Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Gran Bretaña tras el Brexit

Gran Bretaña y la U.E. libraron una lucha encarnizada durante casi cuatro años, que tendrá como resultado el alejamiento del primero, como miembro del segundo, en el llamado Brexit. En diálogo con Hayley Stevenson, analista internacional y profesora de Relaciones Internacionales en la Universidad Torcuato Di Tella, analizamos el significado que tendrá el Brexit y las posibles consecuencias para el Reino Unido y la región.

Stevenson comenzó explicando que a partir de este viernes 31 de enero, el Reino Unido no será más miembro de la Unión Europea. Sin embargo, destacó que en la práctica nada cambiará mucho, al menos no inmediatamente. Las partes seguirán negociando por al menos un año para definir la futura relación, principalmente con respecto a los lazos comerciales. Esto significa que por ahora el comercio seguirá sin altas regulaciones y los ciudadanos seguirán viajando sin fronteras.

Además, Hayley señaló que Boris Johnson, actual primer ministro, probablemente estará obligado a seguir una prórroga y aclaró que debido a la complejidad de las negociaciones de este tipo, las mismas suelen tardar años. “Hacerlo en un plazo de 11 meses es muy ambicioso”, comentó.

En cuanto a las ventajas y desventajas del bloque regional, la analista responde de manera ambivalente: “Es difícil decir. Hubo muchas ventajas para permanecer dentro de la Unión Europea. Las personas que votaron para salir después, cuando vieron la realidad, se vieron muy arrepentidas. Hubo un deseo de retomar el control”.

“Por otro lado -continúa Stevenson- había una percepción generalizada de que la U.E. es poco democrática. Se toman decisiones que afectan las vidas de los británicos mientras que ellos no tienen mucho margen de influencia en estas decisiones”.

A pesar de este punto negativo, la profesional destaca que la permanencia garantiza muchos beneficios, sobre todo en cuanto a las inversiones. Explica que la U.E. es la principal inversora en las islas inglesas.

Según la especialista, a través de los años hubo mucha información manipulada, que destaca los aspectos negativos y no tanto los beneficios. El tema inmigratorio es un perfecto ejemplo.

Hayley Stevenson comentó que los lugares donde viven más inmigrantes en el Reino Unido, son los que más votaron a favor de la permanencia. Entonces concluye que este hecho demuestra sentimientos de rechazo hacia los recién llegados, específicamente en lugares donde hay pocos de los mismos. Agrega que las percepciones no están formadas únicamente por experiencias personales, sino que también son influidas por la información que circula en los medios y redes sociales. A través de estos canales se destacaron en gran medida los aspectos negativos de la inmigración, dejando afuera los positivos.

Este fue un aspecto que claramente influyó en los votantes británicos a la hora de decidir si quedarse o no dentro del organismo internacional.

Stevenson analiza el comportamiento británico en general. “El Reino Unido siempre quiso mantener el máximo poder posible dentro de la U.E., es por esto que siempre fue un miembro aislado. Una de las herramientas fue no tomar el euro y preservar su moneda, la libra”.

A la vez, la especialista reconoce que Gran Bretaña contribuyó mucho económicamente a la Unión. Pero, también recibió bastante. “La mitad de su comercio es con países europeos e importa más del 30% de sus alimentos desde países de la U.E. Esto fue muy ventajoso para la consumidores británicos porque permitía establecer costos menores debido a que eran alimentos importados sin tarifas. Fuera de la U.E. el gobierno no puede garantizar la importación con precios tan bajos”. Ante esto resaltó que “seguramente aumentarán los precios”.

Otra consecuencia que probablemente ocurra esta vinculada a la restricción a la inmigración: “Se espera una falta de enfermeros ya que hay muchos puestos claves en el sistema de salud pública que son ocupados por inmigrantes. No va a ser fácil reemplazar estos puestos con ciudadanos británicos. El empleo se verá muy afectado”.

 

¿El Brexit abre la puerta a que otros países salgan de la U.E.?

La especialista asegura: “Hace 4 años que el Reino Unido viene negociando simplemente la salida. Muchos dicen que esta es la parte más sencilla de todo el proceso de retirarse. Los otros países notan las dificultades, incluidos los costos económicos. Entonces creo que hace 4 años hubiese sido más atractivo irse de la U.E., ahora todos ven la crisis”.

En cuanto al interior de la nación, Stevenson declara que “los británicos ya están hartos de este tema, de cómo domina el tiempo parlamentario. Mientras tanto hay muchos temas más urgentes que requieren del tiempo y atención de los líderes”.

Por último afirma que la salida efectiva tuvo un impacto negativo en el deseo de retirarse, sobre todo porque además de los costos económicos, generó muchas divisiones al interior del pueblo inglés.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni