Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

El general Qasem Soleimani aparece nombrado en la causa AMIA pero nunca estuvo imputado

El asesinado general iraní Qasem Soleimani aparece nombrado en la causa AMIA desde el 2003 en un informe reservado ─aunque sin ninguna imputación penal─, pero llamó la atención en fuentes judiciales que haya hecho un homenaje al ex jefe del servicio de seguridad exterior del Hezbollah Imad Moughnieh, acusado de haber sido el cerebro que organizó el comando que voló la sede de la mutual judía en 1994​.

El diario La Vanguardia de Barcelona informó que “en el Líbano se le había visto (a Soleimani) orando en solitario sobre la tumba del combatiente del Hezbollah Imad Mougnieh, ejecutado por Israel”.

“Hezbollah juró venganza después de que uno de sus principales comandantes, Imad Moughnieh, fue aniquilado en un ataque en Damasco del que el grupo responsabilizó a Israel. Esto ocurrió en 2008, y aunque el grupo paramilitar ha intercambiado fuego con Israel desde entonces, no ha realizado acción alguna de gran escala”, recordó el diario español.

Por otra parte, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, afirmó en Brasilia que Soleimani: “era una persona que según informaciones aquí, estaría involucrada en el ataque a la AMIA, aquella entidad judía que existía en Argentina”.

Sin embargo, Soleimani fue nombrado pero no llegó nunca a ser imputado, aunque la causa AMIA ​tuvo y tiene vaivenes que van de la mano de la política exterior del gobierno de turno. La Fuerza Quds o Qods, que dirigía Soleimani, es un cuerpo de intervención en el extranjero que forma parte de la Guardia Revolucionaria de la República Islámica de Irán.

En fuentes judiciales se destacó el homenaje que hizo Soleimani a Moughnieh, quien sí estaba sindicado como el “cerebro” de grupo operativo de la Jihad Islámica del Hezbollah que armó el cochebomba con 300 kilos de amonal que voló la AMIA y mató a 85 personas en 1994. El homenaje habla, por lo menos, de una relación política.

Cuando Moughnieh fue asesinado en Siria en el 2008, el fiscal Nisman dijo a la prensa que fue “el jefe operativo del atentado”. Por su parte, el secretario penal de la Corte Suprema, Esteban Canevari, expresó que Moughnieh lideraba el “grupo encargado de cometer atentados fuera de Líbano”.

La Corte investigó el atentado a la Embajada de Israel de 1992. Moughnieh, en el expediente AMIA, figura con ocho variaciones de su apellido, catorce apodos y tres fechas de nacimiento distintas, entre otras características sospechosas.

En octubre de 2003, el entonces juez Juan José Galeano, recibió un informe reservado desde la Embajada Argentina en Londres que nombraba a Soleimani como comandante de la fuerza Quds, en reemplazo del comandante Ahmad Vahidi sobre quién si se emitió un pedido de captura internacional.

Entonces, el presidente era Néstor Kirchner y el canciller era Rafael Bielsa. Con el informe se abrió un legajo que debe estar aún en la unidad fiscal AMIA que dirigió Alberto Nisman hasta su muerte violenta en el 2015.

Galeano emitió una alerta roja sobre Vahidi y Ahmed Reza Ashgari, otro ex miembro de la fuerza, pero no profundizó la investigación sobre Solemani porque unas semanas después fue suspendido en su cargo, junto antes de que la entonces senadora Cristina Kirchner declarara en el primer juicio por la AMIA.

El año pasado fue condenado por supuestas irregularidades en la causa por el pago de 400 mil dólares de la SIDE al ex reducidor de autos robados, Carlos Telleldín, quien entregó la Trafic usada como cocheboma.

Como la Argentina no tiene un servicio de inteligencia que llegue a Irán o el Líbano, todos los presidentes desde Menem a Kirchner aceptaron la cooperación de la CIA, el Mossad, o los servicios de inteligencia de Francia, Alemana y Gran Bretaña para tratar de investigar la conexión internacional del mayor ataque terrorista que la Argentina sufrió en su historia.

El informe reservado en inglés de 11 páginas había sido entregado por el Consejo Nacional de la Resitencia Iraní y afirmaba que dos miembros de la Fuerza Quds Kaml Za’re y Karim Zadeh habrían estado en el Argentina en 1993 haciendo, supuestamente tareas de inteligencia previas al atentado de 1994. Asegura que Ashari fue enviado como tercer secretario de la embajada iraní en Buenos Aires para supuestamente hacerse cargo del plan del atentado.

En el documento se hace una explicación detallada del nacimiento y expansión de la Fuerza Quds, su organización y sus supuestos atentados terroristas en el exterior.

Luego señala que el cuartel de la base se encuentra en Teherán y que “el comandante (en el 2003) es el brigadier general de la Guardia, Qasem Soleimani y su vice comandante es el brigadier general de la Guardia Rabiee, que colabora estrechamente con el ministerio (de Inteligencia) y participa de las reuniones más importantes”.

El informe fue entregado a la embajada argentina en Londres porque desde el 21 de agosto de ese año el ex embajador iraní en Buenos Aires, Hadi Soleimanpour, había sido detenido por Scotland Yard por pedido del juez Galeano.

Soleimanpour era otro de los sospechados de haber dado apoyo al grupo del Hezbollah que perpetró el atentado.

Finalmente, la extradición no se concretó porque el ministerio del Interior británico no quiso afrontar el riesgo que suponía la medida y luego de que la embajada inglesa en Teherán fue baleada.

Fuente: Clarin

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni