-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Si una persona mantiene constantemente su mente concentrada en hacer obras de bien, estará libre de pensamientos que lo conduzcan a la tristeza "   Rabí Pinjas de Koretz

Cincuenta mil judíos celebraron el sionismo en Maárat Hamajpelá

50.000 israelíes acamparon hace 1 semana en el centro de Hebrón, junto a Maárat Hamajmpelá (la Cueva o Tumba de los Patriarcas), para compartir la lectura de la Torá de la Perashá  Jayei Sara, que cuenta la historia de las negociaciones y compra del lugar por parte de Abraham para el entierro en ese lugar de su esposa, la matriarca Sara.

Por supuesto, la importancia de Hebrón en la tradición judía y el nacionalismo es más amplia que los legados espirituales de Abraham y Sara, Isaac y Rivká, y Yaacob y Lea, todos los cuales están enterrados en Maárat hamajpelá en el centro de Hebrón según el registro bíblico. El trono del rey David fue establecido en Hebrón, y gobernó allí durante siete años antes de trasladar su capital a Jerusalem.

La comunidad judía de Hebrón, que había estado en funcionamiento durante siglos, fue masacrada y expulsada por los alborotadores árabes en 1929, por lo que el regreso de los judíos a Hebrón en los últimos 40 años fue una cuestión de principios y orgullo.

Hebrón hoy en día es una de las principales ciudades árabes, la presencia de una pequeña comunidad judía en la ciudad (100 familias) es especialmente peligrosa y, por lo tanto, doblemente importante para los judíos con fuertes inclinaciones sionistas-nacionalistas.

La “repoblación” judía en Hebrón es una forma de jurar lealtad a los poderes providenciales detrás del regreso de los judíos a Sión, y una forma de desafiar a los enemigos de Israel que niegan cualquier derecho judío profundo en la Tierra de Israel.

Desde el triunfo de Israel en la guerra de los 6 días en 1967, Hebrón es parte de los territorios administrados por Israel en Judea y Samaría.

El entonces embajador israelí ante la ONU Chaim Herzog introdujo formalmente los pasajes bíblicos de la compra por parte de Abraham de la Tumba de los Patriarcas en el registro de la ONU, y circuló la “escritura” abrahámica del pueblo judío a la Tierra de Israel como un documento oficial de la Asamblea General. Eso siguió a la aprobación en 1975 de la infame resolución de la ONU “El sionismo es racismo”, y a la negación directa de la Conferencia Islámica de 1976 de todas las asociaciones judías con la ciudad de Hebrón, tanto religiosas,  como históricas.

Mi familia y yo tuvimos el privilegio de participar por tercera vez en la edificante celebración en Hebrón el pasado Shabat. Fue un grito: un cruce entre Uman y Woodstock, Rosh Hashaná y Purim, una solemne reunión de oración y una fiesta callejera comunitaria.

Decenas de miles de personas acamparon en tiendas de campaña y remolques junto a la Tumba de los Patriarcas y en cada acera y en cada parque, y decenas de miles de otros visitantes fueron recibidos en la cercana Kiryat Arba. Las multitudes eran tan densas que a veces era difícil caminar por la calle principal que conecta las dispersas propiedades israelíes en Hebrón.

Uno de los concurrentes comentaba, a las 8 de la mañana del Shabat, no se podía entrar en la tumba para los servicios matutinos; ya estaba llena. Así que me uní a uno de los al menos 100 minianím de oración diferentes en la plaza al aire libre, bajo viejos olivos, bajo un sol glorioso y un ambiente festivo, leyendo la porción de la Toráh sobre Abraham y Sara.

Jabad recibió a 6.000 invitados por cada una de las tres comidas del Shabat en gigantescas tiendas de campaña equipadas con lámparas de araña, lo que, según algunos, estableció un récord en las comidas más grandes de la historia del Shabat.

La peregrinación abarcó muchos tipos de judíos: religiosos y seculares, Haredim (ultra ortodoxos) y nacionales-religiosos, ashquenazíes y sefardíes, israelíes y de la diáspora, habitantes y residentes de la ciudad, muchas familias numerosas, ancianos y jóvenes, (en su mayoría) de la corriente principal y (algunos) tipos marginales, un popurrí de Am Israel.

Fue una experiencia trascendente.

Con Información de diversas fuentes.

Mostrar más