-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Más de lo que Israel cuidó al Shabat, el Shabat cuidó a Israel "   Ejad Haam

El Templo de los Actores: la sinagoga donde solían rezar las estrellas más grandes de Broadway

En un viernes reciente por la noche, unas 20 personas se reunieron para los servicios de Shabat en el Templo de los Actores, una sinagoga a pocas cuadras de Times Square.

La rabina Jill Hausman saludó a cada uno por su nombre con un beso en la mejilla y un “Buen Shabat”. Algunos cantaron y otros escucharon mientras ella guiaba a la pequeña multitud en un servicio usando un libro de oraciones y un paquete que había impreso unos minutos antes arriba en su oficina.

Esta escena es muy diferente a las de la época en que algunas de las celebridades más grandes del país solían reunirse en el shul de West 47th Street. Los Tres Chiflados, los actores como Shelley Winters y Aaron Chwatt (más conocidos como Red Buttons), las estrellas de béisbol Sandy Koufax y Hank Greenberg, y el presentador de televisión Ed Sullivan rezaban allí. Sullivan, cuya esposa era judía, también organizó el beneficio anual del templo en el Teatro Majestic. Fotos de las estrellas que frecuentaban la sinagoga cuelgan de una pared.

La sinagoga fue fundada en 1917 para una multitud muy diferente: los comerciantes ortodoxos que trabajaban en Hell’s Kitchen, un vecindario repleto de bares y restaurantes que atendía a las multitudes antes del teatro, que en ese momento estaba plagado de pandillas.

En la década de 1920, la sinagoga, anteriormente conocida como Congregación Ezrath Israel, contrató a Bernard Birstein como su primer rabino. Birstein tenía sus ojos puestos en Broadway, que era el hogar de muchos actores y actrices judíos, pero pocos asistían regularmente a las sinagogas.

“No eran socialmente aceptables, su moral era cuestionable porque estaban todos en vodevil, recorrían todo el país y no eran realmente bienvenidos en las grandes sinagogas ricas”, dijo Hausman.)

Uno de los primeros reclutas de Birstein fue la popular artista de origen ucraniano Sophie Tucker. Al principio ella se resistió a sus sugerencias, pero después de múltiples visitas, el rabino la hizo reaccionar con una gran carga de culpa judía.

“Él le dijo: ‘Sofele, ¿quién va a decir Kaddish para tu mamá Yiddishe?’ Y eso realmente le tocó el corazón”, dijo Hausman.

Después de Tucker, otras estrellas comenzaron a concurrir y la sinagoga se hizo conocida como el Templo de los Actores. Además de los miembros famosos, otros grandes nombres actuarían en su gala anual, incluidos Barbra Streisand, Bert Lahr, Danny Kaye y Jimmy Durante.

En algún momento después de que Tucker se uniera, la sinagoga se convirtió en conservadora. Hausman no está segura en qué año fue, pero dice que en un servicio de Shabat, una mujer muy adinerada decidió sentarse en la sección de hombres con su esposo en lugar de en el balcón de mujeres, como es la costumbre ortodoxa. Tucker se unió a ella y, finalmente, al resto de las mujeres. Hoy la sinagoga es nodenominacional y da la bienvenida a parejas interreligiosas y miembros de la comunidad LGBTQ.

La sinagoga continuó atrayendo a las estrellas de Broadway durante la década de 1960, cuando los socios comenzaron a disminuir.

Cuando Hausman, que ahora tiene algo más de 60 años, se unió hace 14 años, el templo tenía solo 12 miembros y tenía dificultades financieras. La junta pensó que podría ser hora de cerrar sus puertas, recordó el rabino.

Pero Hausman fue capaz de cambiar las cosas devolviendo la sinagoga a sus raíces del mundo del espectáculo. Sacó los bancos y convirtió el santuario en un espacio que alquiló como escuela de danzas.

Poco después, conoció a un gerente de teatroque le sugirió que alquilara la sinagoga como un espacio de teatro vocacional. El gerente ayudó a instalar un escenario y poner luces de teatro en el balcón donde una vez se sentaron las mujeres.

“Era una necesidad económica porque nuestras cuotas eran de $ 180 por persona por año”, dijo Hausman.

El primer espectáculo tuvo lugar en el otoño de 2006 y desde entonces la sinagoga ha alquilado su escenario para actuaciones casi todas las semanas. Puede albergar hasta ocho actuaciones a la semana. No se alquila solo los viernes por la noche y para las Altas Fiestas. La sinagoga también alquila espacio para un programa que ofrece clases de capacitación para niños que reciben educación en el hogar.

Hausman estima que hoy hay entre 150 y 200 miembros y alrededor de 20 se presentan en un típico viernes por la noche. Ella dijo que alrededor del 40 por ciento de los clientes habituales estáninvolucrados en el negocio del espectáculo de alguna manera.

“No somos una congregación familiar como lo son la mayoría de las congregaciones”, dijo. “No es que no nos gusten las familias, pero nuestros socios son en su mayoría solteros y parejas desde la primera hasta la mediana edad”.

POR JOSEFIN DOLSTEN

Traducción para Radio Jai, Alicia Weiss

Fuente: JTA

Mostrar más
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.