Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Los iraquíes salen a las calles para la mayor protesta desde la caída de Saddam

Miles de iraquíes invadieron el centro de Bagdad para exigir la caída de la élite política, en lo que se esperaba que se convirtiera en el mayor día de manifestaciones masivas contra el gobierno desde la caída de Saddam Hussein.

Las protestas que se cobraron la vida de 250 personas en el último mes se han acelerado dramáticamente en los últimos días, atrayendo a grandes multitudes de las divisiones sectarias y étnicas de Iraq para rechazar a los partidos políticos que controlan el país desde 2003.

Miles de personas acamparon en la céntrica plaza Tahrir de Bagdad, y muchos miles más se unieron a ellas durante el día. Se esperaba que el viernes, el día musulmán de oración, atraiga a las multitudes más grandes hasta el momento, y muchos salgan a las calles después del culto.

Más de 50 personas resultaron heridas durante la noche y la madrugada del viernes, dijeron fuentes policiales y hospitalarias. Al final de la mañana, cientos marchaban hacia la plaza desde las calles laterales, condenando a las élites vistas como profundamente corruptas, endeudadas con las potencias extranjeras y responsables de las frecuentes privaciones de derechos.

En los últimos días, las protestas han sido comparativamente pacíficas durante el día, unidas por personas mayores y familias jóvenes, volviéndose más violentas después del anochecer mientras la policía usa gases lacrimógenos y municiones para luchar contra los autoproclamados jóvenes “revolucionarios” en la calle.

Amnistía Internacional dijo el jueves que las fuerzas de seguridad estaban usando botes de gas lacrimógeno “nunca vistos”, modelados en granadas militares que son 10 veces más pesadas que las estándar.

En Bagdad, los manifestantes habían establecido puestos de control en las calles que conducen a la plaza Tahrir y la rodean, redirigiendo el tráfico.

Los recién llegados se unieron y ayudaron a los que habían acampado durante la noche. Un grupo de jóvenes estaba barriendo las calles para “hacer las cosas cómodas” para los manifestantes.

Mohammed Najm, un graduado de ingeniería sin trabajo, dijo que la plaza se había convertido en un modelo para el país que él y sus camaradas esperan construir: “Estamos limpiando calles, otros nos traen agua, nos traen electricidad, la cablearon.

“Un mini estado. Salud gratis, transporte de tuk-tuks gratis ”, dijo. “El estado ha existido durante 16 años y lo que no pudo hacer lo hicimos en siete días en Tahrir. Si no pueden hacerlo, vete.

Muchos cantaban sobre la sentada. Cascos y máscaras de gas eran ahora una vista común. Un grupo de mujeres de mediana edad estaba sentado haciendo sándwiches de falafel.

“Estamos haciendo comida para los manifestantes. Son nuestros hijos y hermanos ”, dijo Umm Idrees, madre de tres graduados universitarios que no han podido encontrar trabajo. “Estamos aquí hasta que el régimen caiga, todos los días”.

‘No es suficiente’

En su sermón semanal, el principal clérigo chiíta, el Gran Ayatolá Ali al-Sistani, advirtió sobre “conflicto civil, caos y destrucción” si las fuerzas de seguridad o los grupos paramilitares reprimen las protestas. Y asintió con la cabeza a los manifestantes que dicen que el gobierno está siendo manipulado desde el extranjero, sobre todo por Irán.

“Ninguna persona o grupo o parte con una agenda, o cualquier partido regional o internacional, puede infringir la voluntad de los iraquíes o forzar una opinión sobre ellos”, dijo el representante de Sistani durante un sermón en la ciudad sagrada de Kerbala.

A pesar de la vasta riqueza petrolera de Iraq, miembro de la OPEP, muchos iraquíes viven en la pobreza o tienen acceso limitado a agua limpia, electricidad, atención médica básica y educación. Las protestas son impulsadas por jóvenes que, sobre todo, quieren trabajo.

El gobierno del primer ministro Adel Abdul Mahdi, en el cargo durante un año, no ha podido encontrar una respuesta a las protestas. Una ofensiva que vio a la policía disparar contra las multitudes desde los tejados solo ha inflamado la ira de las multitudes.

Muchos ven a la clase política como subordinada a uno u otro de los principales aliados de Bagdad, Estados Unidos e Irán, que usan a Iraq como un representante de una lucha por la influencia regional.

“El liderazgo está controlado por Irán”, dijo el barbero Amir, de 26 años. “Cuando hacemos demandas, ni siquiera deberíamos hablar con el gobierno, deberíamos hablar con Irán. No tenemos un gobierno “.

Reuters informó esta semana que una poderosa facción respaldada por Irán había considerado abandonar a Abdul Mahdi, pero decidió mantenerlo en el cargo después de una reunión secreta a la que asistió un general de la Guardia Revolucionaria de Irán. Un funcionario de seguridad iraní confirmó que el general Qassem Soleimani había asistido a la reunión del miércoles y dijo que estaba allí para “dar consejos”.

El presidente Barham Salih dijo el jueves que Abdul Mahdi estaba dispuesto a renunciar si los principales bloques del parlamento podían acordar un reemplazo.

Los manifestantes dicen que eso no sería suficiente; quieren deshacer todo el sistema político posterior a Saddam, que distribuye el poder entre los partidos sectarios, dándoles pocos incentivos para la reforma.

“No queremos expulsar solo a Adel Abdul Mahdi, queremos a todos los corruptos. ¿Y qué si él renuncia? ¿Lo que sucederá? Conseguirán a alguien peor ”, dijo Amir. “No es suficiente. ¿Qué pasa con el resto de ellos? No queremos las fiestas “.

Hubo protestas en otras provincias, y los disturbios se extendieron por gran parte del corazón del sur chiíta.

Algunos manifestantes en Basora, rico en petróleo, trataron de bloquear el camino que conduce al campo petrolero Majnoon y levantaron una carpa el viernes en apoyo de las protestas de Bagdad, pero fuentes petroleras dijeron que las operaciones no fueron interrumpidas.

Fuente: Algemeiner.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni