Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Malas noticias para Hezbollah en el Líbano

Se podría haber esperado que el anuncio de renuncia del primer ministro libanés Saad Hariri complaciera a Hezbollah. Después de todo, Hariri, hijo del ex primer ministro Rafik Hariri, asesinado por los emisarios de Hezbollah en 2005, es un enemigo del grupo terrorista desde hace mucho tiempo.

Pero en realidad, la renuncia, al igual que las protestas en todo el país, que lo impulsaron, está causando un fuerte dolor de cabeza a los altos mandos de Hezbollah.

No es una coincidencia que en su último discurso , el líder de Hezbollah, Hassan Nasrallah, criticó las manifestaciones y lanzó una amenaza implícita de movilizar a su personal “para evitar un vacío [de liderazgo]”.

Tampoco es una coincidencia que los miembros de Hezbollah fueron filmados asaltando las tiendas de protesta en Beirut, destruyéndolas y perjudicando a los manifestantes. Enfrentamientos violentos similares han estallado varias veces durante la semana pasada entre los partidarios de Hezbollah y los manifestantes, que exigen el reemplazo no solo del gobierno sino también del sistema del régimen y la actual división étnica del poder que está paralizando al país.

La respuesta negativa de Hezbollah a las protestas se debe principalmente a su temor de que los disturbios que azotan al Líbano desde el 17 de octubre se descontrolen aún más. La crítica de Hariri es una cosa, y es bienvenida en lo que respecta al grupo terrorista. Pero cambiar el sistema de régimen es algo completamente diferente, y podría causar severas tensiones entre los diferentes grupos étnicos y religiosos y potencialmente incluso enfrentamientos mucho más violentos.

Hezbollah se siente cómodo con el statu quo y con el actual sistema de fallas. Se las arregla para gobernar el país, incluso sin sus miembros que sirven como primer ministro o presidente. Controla el ejército libanés a pesar de que el jefe de personal es cristiano, y establece las políticas exteriores e internas del país, al tiempo que aprovecha la división interreligiosa para mantener su poder.

Hace lo que le agrada en todo el país, incluido el desarrollo de uno de los arsenales de cohetes más grandes del mundo y tomar medidas para convertirlos en misiles de precisión mucho más peligrosos.

Una verdadera revolución en el sistema político libanés hundiría a la organización chiíta en un futuro desconocido, lo que podría resultar beneficioso, pero el riesgo es demasiado alto en este momento.

El hecho de que cientos de miles de ciudadanos libaneses, de todas las etnias y religiones, incluidos los chiítas, hayan salido a las calles, es un resultado directo de la problemática situación política y económica del país. Preservar el statu quo está llevando al Líbano a la bancarrota.

Con un gran número de refugiados sirios, con un desempleo creciente que recuerda a lugares como la Franja de Gaza, con una deuda nacional en aumento y, sobre todo, con un sistema político paralizado, podrido y corrupto, el futuro del Líbano parece sombrío. Sin embargo, Hezbollah se considera mejor gobernando un país así que apostando por un Líbano normal y funcional, con líderes que buscan el beneficio de todo el país en lugar de una secta o grupo específico.

El anuncio de Hariri el martes de que está renunciando no es una noticia particularmente importante. Renunció en el pasado y Hezbollah le dio la bienvenida a cada movimiento. Con los años, ha vuelto al papel y luego renunció.

Sin embargo, esta vez, a la luz de la crisis social, política y económica, parece que la renuncia podría conducir a un caos total, e incluso Hezbollah no puede predecir cómo terminará eso.

Con información de Times of Israel.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni