Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

El alcalde judío de Minneapolis, Jacob Frey, sobre su enemistad con Trump y convertirse en un símbolo sexual

A principios de este mes, Jacob Frey pasó de ser el alcalde relativamente desconocido de Minneapolis a una celebridad instantánea de Internet, gracias a algunos ataques del presidente Donald Trump en Twitter.

En una serie de tuits, Trump arremetió contra Frey, a quien llamó un “alcalde liviano”, luego de que Frey anunciara que su ciudad no cubriría los costos de la seguridad de Trump para una manifestación allí. El Minneapolis Target Center, que estaba destinado a realizar el evento, amenazó con cancelarlo si la campaña de Trump no pagaba U$S530.000 para cubrir los costos con anticipación.

Mientras los fanáticos se reunían detrás de Frey, algunos no sólo prestaban atención a sus golpes al presidente. También comenzaron a desmayarse por su aspecto, llamándolo “el alcalde caliente”.

Fue un giro “extraño” de los acontecimientos, dijo el demócrata de 38 años a la Agencia Telegráfica Judía (JTA) en una entrevista telefónica desde Minneapolis el jueves.

“No te levantas por la mañana esperando que el presidente de los Estados Unidos tuitee basura sobre ti y la ciudad que representas”, dijo.

A pesar de la controversia, la compañía que administra el lugar del evento terminó retrocediendo de su demanda inicial de que Trump cubra los costos de seguridad de antemano. Frey le dijo a JTA que la ciudad no cubrirá el costo, y que dependerá de la jurisdicción el decidir cómo pagarlo. Durante la manifestación del 10 de octubre, Trump llamó a Frey “un alcalde podrido”.

Frey no mide las palabras cuando habla de Trump.

“Su retórica es tan odiosa, estúpida e infantil que ni siquiera quiero dignificarla con una respuesta”, dijo. “El hecho de que nos rebajemos a un nivel en el que el presidente de los Estados Unidos tiene tiempo para twittear esta basura, a pesar de una investigación de juicio político y una guerra en Siria y todas las crisis que tenemos en el país, no tiene sentido”.

Pero para sus nuevos admiradores, incluidos los que elogiaron su apariencia, no tiene nada más que sentimientos cariñosos, diciendo que “aprecia las ambles palabras”.

“En serio. Tradicionalmente, los hombres  judíos son estereotipados como feos y débiles a través de la propaganda nazi”, dijo. “Y por lo menos, creo que es bueno cuando los medios y la comunidad rechazan esa noción”.

Frey tiene un currículum colorido. Fue a la universidad con una beca de atletismo y compitió como corredor profesional después, incluso en los Juegos Panamericanos de 2007, donde terminó cuarto con un impresionante tiempo de maratón de 2:16:44.

Él describe correr como su “pasión original”.

“Me encantó y sigo amando la correlación directa entre el trabajo duro y el éxito”, dijo. “Si trabajaba  más duro que la persona que estaba a mi lado en la línea de salida, probablemente iba a ganar”.

La constatación de que muchas otras áreas de la vida no eran tan simples es lo que lo llevó a estudiar Derecho y más tarde a la política.

“Esa correlación no existe en la vida en general. Depende mucho de quiénes fueron tus padres y de qué lado de las pistas creciste, y eso es algo que me inspira a cambiarlo”, dijo.

En 2009, se graduó de la Facultad de derecho de la Universidad Villanova y se mudó a Minneapolis, donde consiguió un trabajo en una firma de abogados.

Durante su trabajo como abogado, ofreció asistencia legal a los residentes de Minneapolis cuyas casas fueron destruidas por un tornado en 2011. También organizó la Big Gay Race, una carrera de 5 km para recaudar dinero para un grupo de Minnesota que apoya el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Cuatro años después de recibirse de abogado, decidió cambiar de dirección y se postuló para un puesto en el Consejo Municipal. Después de ganarlo, se postuló para alcalde con éxito en 2017.

“Este es el trabajo de mis sueños”, dijo. “Estoy trabajando como un perro, pero me estoy divirtiendo. Poder trabajar mano a mano con la comunidad no solo para hablar sino para atacar completamente  algunos de estos problemas institucionalizados  es satisfactorio, difícil y controvertido”.

Una de las pasiones de Frey es el tema de la vivienda asequible.

“Creo que todos deberían tener un lugar seguro para ir a casa a la noche, descansar la cabeza sobre la almohada y rejuvenecer para el día siguiente”, dijo. “Y, obviamente, ese derecho no se otorga a todos”.

El año pasado, su presupuesto para la ciudad incluyó un récord de financiación de $ 40 millones para viviendas asequibles. Este año está quiere agregar otros $ 31 millones al presupuesto para ese propósito.

Frey creció en Oakton, Virginia, en un hogar judío reformista, hijo de padres que trabajaban como bailarines profesionales de ballet.

“No éramos tan religiosos judíos”, dijo. “Ni siquiera estoy seguro de si mi madre cree en Dios o no, pero se tomó muy en serio la tradición: “bagels”  y salmón el domingo, sin dudas”.

A principios de este mes, luego de los tuits de Trump, Frey recibió mensajes amenazantes de redes sociales y llamadas telefónicas. Algunos contenían retórica antisemita, dijo.

Frey asiste a dos sinagogas reformistas en Minneapolis: Temple Israel y Shir Tikvah, junto con su esposa Sarah Clarke, una organizadora comunitaria y cabildera que recientemente se convirtió al judaísmo.

El alcalde se inspira en los valores judíos.

“El imperativo moral delineado por tikkun olam“, dijo refiriéndose a la frase hebrea para el precepto judío de sanar al mundo, “es algo en lo que creo firmemente y es fundamental tanto para el judaísmo como para mi filosofía en el gobierno”.

Traducción de Alicia Weiss con información de JTA

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni