Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Jacob Frank, el mesías de las orgías

Otro loco mesiánico que fomentó el odio, la división y el antisemitismo, una verdadera vergüenza para su pueblo. Yakov ben Judah Leib Frankovich, comúnmente conocido como Jacob Frank o Jakob Franck, nació en 1726 en Korolivka, actual Ucrania, dentro de una familia judía polaca (el territorio entonces formaba parte del Reino de Polonia). Su padre era rabino y esto le permitió desde joven un acercamiento a los textos sagrados hebreos.

Siendo todavía joven realizó un viaje a Oriente Medio donde entró en contacto, de manera profunda, con el pensamiento de Shabtai Tzvi, fundador un siglo antes de la secta turca de los sabateos. Este hecho provocó que a su vuelta a Polonia, en 1755, comenzara a desarrollar la secta judía herética a la cual dará su nombre, el Frankismo. Jacob Frank lideraró un movimiento judío mesiánico del cual se él se presentará como una reencarnación de Shabtai Tzvi.

La base ideológica que presentaba mostraba una clara línea herética opuesta al Talmud y antinomista. Se buscaba la purificación a través de determinadas actuaciones transgresoras. El antinomismo es una visión que se oponía a la ley moral establecida por Moisés. Decían que se podía pecar y que Dios en su gracia infinita iba a otorgar el perdón divino. Precisamente los frankistas afirmaban que con la llegada del mesías, las leyes y enseñanzas conocidas terminarían y cada persona debía traspasar los límites. Frank indicaba a sus seguidores que no había llegado para elevar su espíritu sino para humillarlo y, una vez este tocase fondo, solamente la divinidad podía elevarlo. Este aspecto era característico de esta secta, realizar prácticas de carácter sexual, donde destacaban las orgías sagradas. Estas generaban un escándalo social del cual se aprovechaban para propagar el movimiento.

Asimismo Frank se va a presentar deificado mostrándose como receptor directo de revelaciones procedentes del cielo. Posteriormente, solicitará a sus seguidores que se conviertan al cristianismo como etapa de transición hacia una religión mesiánica final que aglutinaba diferentes aspectos teológicos del cristianismo, judaísmo y del islam. Ante tales actos la comunidad judía de Europa del Este, a través de su órgano de mayor representatividad, el Consejo de las Cuatro Tierras, lo acusó de herejía y declararon su excomunión. Este hecho provocó que los sectores tradicionales del judaísmo empujasen a la exclusión de la sociedad judía de dos mil frankistas y su conversión al cristianismo.

Jacob Frank se convirtió al cristianismo en Varsovia frente a Augusto III. Todo ello mientras su posición se fue consolidando así como su visión mesiánica, llegando incluso a seleccionar a doce apóstoles de entre sus seguidores y generar actos y difamaciones de carácter directamente antisemitas. Desde 1786 hasta su fallecimiento en 1791, Jacob Frank vivió en la ciudad alemana de Offenbach del Meno, gracias a las donaciones de sus acólitos. Posteriormente el liderazgo de la secta lo ejerció su hija, Eva Frank, quien desde 1770 ya era considerada como la encarnación de la Shejiná; es decir, la presencia de Dios desde una perspectiva femenina vinculada con el planeta Venus. Se trató de una secta formada por un grupo reducido de intelectuales y personalidades con amplios recursos financieros que poco a poco se fueron alejando de Jacob Frank y sucesores.

Los enclaves principales se centraron en tres grandes ciudades: Offenbach, Praga y Varsovia. La verdad es que en la historia judía hubo grandes personalidades que hicieron importantes aportes a la humanidad y personas como Frank que sólo aportaron a la división y al odio a sus correligionarios, una verdadera vergüenza para su pueblo.

Fuente: Personalidades judías de todos los tiempos.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni