-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

Encuentran una cisterna de agua de la era del Primer Templo en Jerusalem

JAI – En la esquina sur del Muro Occidental del Monte del Templo en Jerusalém, se ha encontrado una cisterna rara y preservada del período del Primer Templo, oculta a la vista y desconocida para muchos. La Autoridad de Antigüedades de Israel descubrió la cisterna hace siete años, pero el difícil acceso al sitio impide las visitas públicas.

La entrada está cerrada y no está incluida en los diversos programas turísticos patrocinados por la Ciudad de David y los guías turísticos locales, a pesar de la enorme importancia arqueológica de la cisterna, cuyo volumen se aproxima al de un pequeño embalse.

El descubrimiento de la cisterna socava la tesis de larga data de que durante el período del Primer Templo, Jerusalém se sostuvo solo de las aguas del manantial Gihon. Durante cinco décadas, los arqueólogos han buscado en vano evidencia arqueológica para confirmar el testimonio bíblico e histórico entretejido en un discurso bíblico de Rab-Shakeh, comandante del ejército del rey asirio Senaquerib. Rab-Shakeh trató de convencer a Ezequías, rey de Judá, y a los asediados habitantes de Jerusalén para que se rindieran, diciendo: “Vengan a mí; y comeos cada uno de su vid, y cada uno de su higuera, y bebed cada uno las aguas de su propia cisterna -Isaías 36- “.

Durante muchos años, los arqueólogos buscaron en vano las cisternas mencionadas por Rab-Shakeh. Se descubrieron muchos depósitos del período del Segundo Templo, pero ninguno de los días del Primer Templo se encontró. La suposición predominante, por lo tanto, fue que durante los tiempos del Primer Templo, Jerusalém fue sostenida solo por las aguas del manantial Gihon.

El descubrimiento del embalse de agua oculta
Luego, en 2012, durante la limpieza de los canales de drenaje de Herodes (debajo del camino de los peregrinos de Herodes) que se extienden desde la piscina de Shiloah hasta la pared sur del Monte del Templo, se descubrió el depósito de agua oculto.

El arqueólogo Eli Shukron y el profesor de arqueología Ronny Reich, responsables de muchos de los descubrimientos en la ciudad de David, supervisaban a una tripulación que limpiaba dos mikvas (baños rituales) del período del Segundo Templo que fueron atravesadas por el canal de drenaje herodiano. En un momento, uno de los trabajadores notó que uno de los paneles del piso del canal de drenaje se tambaleaba. Un examen más detallado mostró que debajo del panel del piso tambaleante había un gran vacío vacío.

Trajeron linternas, se movió la roca tambaleante y los trabajadores iluminaron el vacío oscuro. Con una escalera, los trabajadores y Shukron descendieron con cuidado al piso del vacío y se encontraron dentro de un gran depósito público cincelado en la roca, que era mucho más grande que cualquier cisterna de agua normal. El depósito fue sellado con yeso marrón-amarillo característico del período del Primer Templo. El descubrimiento ofreció la primera pista de cómo Jerusalén recibió agua durante el período del Primer Templo.

Hoy, siete años después, Shukron cree que si continúan buscando, encontrarán otras cisternas similares de ese período. Las descripciones bíblicas del Libro de los Reyes sobre la construcción del Templo por Salomón describen el “Mar de Cobre”, un enorme tanque de agua hecho de cobre colocado en el patio del Templo, y las diez cuencas que juntas tenían la capacidad, en términos actuales, de aproximadamente 120,000 litros (32,000 galones, 120 metros cúbicos).

El arqueólogo Dr. Tzvika Tzuk y el profesor Shmuel Avitsur, que se ocuparon por separado de las necesidades de agua de la antigua Jerusalén, ofrecieron otros cálculos: el primer Templo requería varias docenas de metros cúbicos de agua por día para varios propósitos o decenas de miles de litros por día. Pero la distancia entre el manantial Gihon y el Monte del Templo es de unos 800 metros. Tomar un metro cúbico de agua (1,000 litros) requeriría 13 viajes en burro, cada uno con aproximadamente 75 litros de agua a la vez. Por lo tanto, para llenar una cisterna de 100 metros cúbicos, serían necesarias 1.300 cargas de burro.

Por lo tanto, la antigua teoría de que la Primavera de Gihon “sostuvo a Jerusalén sola” durante el período del Primer Templo no resiste la prueba de este cálculo. Pero sin otros hallazgos, la teoría continuó durante muchos años hasta el descubrimiento del embalse del primer período del templo.

Sin embargo, el descubrimiento, publicado en ese momento por la Autoridad de Antigüedades de Israel y la Ciudad de David, ha sido olvidado. Jerusalén todavía está esperando el descubrimiento de cisternas adicionales del período del Primer Templo para confirmar que la ciudad no fue sostenida “solo por la Primavera de Gihon”.

Visité el embalse recientemente. Tiene 4,5 metros de altura, 5,5 metros de ancho y 12 metros de longitud. El techo del depósito tiene dos aberturas. El principal sirvió como la abertura de donde se extraía el agua. El segundo sirve hoy como entrada al embalse mediante una larga escalera de hierro que desciende a la base. Su capacidad es de unos 250 metros cúbicos.

Cisternas similares que permitieron la datación del embalse al pie del Monte del Templo fueron descubiertas en la década de 1990 en Tel Beer Sheva y Tel Beit Shemesh. Las cavernas en esos otros sitios no son simétricas, y desde su cámara principal hay ramas y habitaciones adicionales. El depósito al pie del Monte del Templo también se ramifica, posiblemente hacia el este debajo de la plaza del Monte del Templo de hoy y hacia un área debajo del Museo Islámico. Sin embargo, esta rama está bloqueada y no se puede alcanzar.

Israel no tiene planes de cavar en el Monte del Templo, pero cabe señalar que el área fue mapeada e inventariada en el siglo XIX por Charles Warren, quien encontró 49 cisternas y 42 acueductos que transportaban agua.

Los depósitos de agua, cisternas y acueductos también fueron mapeados por el ingeniero italiano Ermete Pierotti, quien fue designado en 1858 como arquitecto e ingeniero de Jerusalén por el gobernador otomano. La posición le permitió explorar la ciudad y el Monte del Templo, y publicó un controvertido libro Jerusalem Explored .

Hace unos años, el jefe de la rama norte del Movimiento Islámico en Israel, Sheikh Raed Salah, concibió la idea de importar agua del pozo sagrado Zamzam en La Meca como una forma de elevar el estado del Monte del Templo para los musulmanes y su Estado propio. Israel y Jordania lograron cancelar su plan.

Fuente: Nadav Shragai
*Nadav Shragai es investigador principal en el Centro de Asuntos Públicos de Jerusalém. Se desempeñó como periodista y comentarista en Ha-aretz entre 1983 y 2009, actualmente es periodista y comentarista en Israel Hayom , y ha documentado la disputa sobre Jerusalém durante treinta años.

Mostrar más
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni