Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Acondicionando refugios: del sobresalto al alivio

¿Y si estoy en la playa? ¿Y si voy en auto? ¿Y si no tengo un refugio cerca? ¿Y si voy en bicicleta? ¿Te fijaste si hay botellas de agua en el cuarto blindado?
Durante la jornada del domingo, estas preguntas con sus consabidas respuestas se escucharon en los domicilios de los israelíes. Padres “refrescando” a hijos las instrucciones de ir atentos, sin auriculares y de buscar protección de inmediato si escuchan la sirena de alarma.
Los edificios públicos y las viviendas más antiguas en Israel, tienen un refugio anti-bombas en el subsuelo, que -salvo en las ciudades del sur- suele utilizarse como depósito de trastos y estar lleno de polvo. Las nuevas construcciones tienen que incluir por Ley un cuarto blindado, con paredes de hormigón y con aberturas cubiertas por una resistente placa de hierro. Ese cuarto se utiliza como uno más y a veces se otorga a los más pequeños, para que ni siquiera tengan que despertarse cuando suena la sirena anti-bombas.
Correr al refugio, es en muchos casos la diferencia entre la vida y la muerte, porque los misiles terroristas cuando impactan, destruyen un sitio puntual.
Cuando un ciudadano se encuentra lejos de un edificio, en un lugar abierto como un parque, la playa o una cancha de fútbol, no tendrá tiempo de correr y llegar a una estructura construida. Entonces, deberá acostarse en el piso, cubrirse la cabeza y rezar que el misil no caiga justo encima de él. Es importante también no estar de pie: cuando el misil impacta, las peligrosas esquirlas se disparan hacia arriba y no al ras del piso, por eso la indicación de acostarse en el piso.
Cuando alguien está en la ruta conduciendo y escucha la sirena de alarma, deberá detener el auto, bajar del mismo, correr lo más lejos posible del vehículo y tirarse al piso.

Durante la noche del domingo al lunes, los municipios de Israel abrieron los refugios públicos, los ventilaron y acondicionaron, quitando el óxido a las pesadas puertas de hierro.
Las familias que viven en edificios modernos y tienen el cuarto blindado dentro de la vivienda, dispusieron botellas de agua mineral y comida no perecedera dentro de los mismos.

La noticia del cese de fuego trajo la esperanza de volver a la rutina, de planear el asadito del día de la Independencia, de escuchar las noticias que hablen del Festival Eurovisión (y no de misiles) y de que retorne la seguridad interna que -en general- se vive en la mayor parte de Israel durante casi todo el año.
El universo israelí intentará volver a girar sobre un eje de mayor cordura y las familias de los combatientes y reservistas que fueron movilizados o que podrían serlo, pasarán de la angustia al alivio.
En el aire, quedará flotando la pregunta de cuando será la próxima escalada de patoterismo violento e inútil. Pero para cuatro familias del Sur que sufrieron la irremplazable pérdida de un ser querido…
ya nada será igual.
Por Andrea Bauab

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Helueni