-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

No solo uno se ha alzado contra nosotros

Esta no es una afirmación novedosa. Era obvio cuando se compuso el texto de la Hagadá, y ciertamente es obvio a estas alturas, que ha habido muchas personas que se han levantado para intentar destruirnos. ¡Es una gran subestimación decir que “no solo uno se ha levantado” contra nosotros! ¿Qué nos dice entonces el autor de la Hagadá?

Además, ¿cómo continúa la narrativa? “¡Ve y aprende lo que Laván, el arameo, intentó hacer a nuestro padre Yaakov! Para el faraón que decretó solo contra los machos, Laván intentó desarraigar todo…”. ¿Por qué esta es la prueba de la afirmación “No solo uno se ha levantado contra nosotros”?

He visto una interpretación muy interesante. La expresión “Porque no solo uno se ha levantado contra nosotros para aniquilarnos” significa algo diferente. Si observamos todas las ideologías que han surgido en el escenario mundial, muchas comenzaron con una persona. De esa persona se apoderó una idea y luego la difundió. Por ejemplo, Martín Lutero inició un movimiento, el luteranismo. Karl Marx tuvo una idea, el marxismo. Millones, e incluso miles de millones de personas siguieron la idea de esos hombres. A una persona se le ocurre una idea; la gente toma la idea; propagan la idea, y la idea se generaliza, pero se originó en un solo hombre.

Viene en diferentes formas. Viene por diferentes razones. “No por una sola razón se han alzado contra nosotros”. El milagro es que, en cada caso y en cada generación, “Dios nos salva de sus manos”.

Hay una excepción a esta regla, y es el antisemitismo. Las personas, a lo largo de los siglos, han tenido varias razones para odiar a los judíos; estas razones, sin embargo, rara vez son las mismas. Hay algo diferente en el antisemitismo: no fue simplemente la idea de una persona. La persona A tenía una idea de por qué era antisemita; La persona B tenía otra idea de por qué era antisemita, y así sucesivamente. Una persona dijo que era racista; otra persona dijo que no le gusta Medinat Israel; algunas decían que no les gusta la forma en que actuamos. Ellos convergen en el mismo punto de odio, pero comienzan con una variedad de razones e ideas a menudo contradictorias.

¿Qué nos dice esto? No solo uno se levantó contra nosotros. El antisemitismo en sus diversas formas ha sido promovido por mucha gente. Todo el mundo tiene una nueva queja, encuentra un nuevo defecto, se le ocurre una nueva idea de por qué odiarnos. La conclusión, sin embargo, es la misma: muchos nos odian.

Ven y oye, porque el faraón siguió a Laván. Si simplemente estuviera siguiendo los pasos de Laván, tendría que desarraigar todo, deshacerse de todos los judíos, exactamente como lo intentó Laván. ¡Pero no! El faraón tenía una nueva forma de antisemitismo: solo matar a los varones. Esto era algo nuevo.

Así ha sido a lo largo de las generaciones. El “milagro” del antisemitismo es una de las mayores pruebas de la existencia del Todopoderoso. La mayoría de los “ismos” van y vienen, ya sea humanismo, socialismo o comunismo. Pero hay un “ismo” que ha estado con nosotros desde tiempos inmemoriales: el antisemitismo.

Comenzó con Lavan hace miles de años. Continuó con el faraón y luego con otros enemigos. Continuó con Nabucodonosor, los griegos y los romanos. Continuó con los musulmanes y los españoles y los católicos. Continuó con Jmelnitzki y los ucranianos, y con los nazis. Esto ha estado ocurriendo durante miles y miles de años.

¿Qué nos dice eso? Te dice que no es Medinat Israel y no son nuestros Premios Nobel, no es esto ni lo otro. No es porque controlamos el mundo o porque no controlamos el mundo, o porque somos demasiado pobres o demasiado ricos. Es porque nuestros enemigos entienden, en algún nivel, que somos la nación designada por Dios y estamos en este mundo para difundir Su Palabra. Ese hecho es lo que no pueden tomar. Por eso nos odian.

Viene en diferentes formas. Viene por diferentes razones. “No por una sola razón se han alzado contra nosotros”. El milagro es que, en cada caso y en cada generación, “Dios nos salva de sus manos”.

Aquí estamos, en 2019. Millones de personas pensaron que “si tuviéramos un Estado eso curaría el antisemitismo”. Ellos pensaron: “si actuamos como todos los demás” eso curará el antisemitismo. Queremos ser “normales”, como todos los demás.

Miles de personas son masacradas en diferentes partes del mundo sin una reacción internacional, pero las Naciones Unidas se ponen furiosas cuando un soldado israelí atropella a un hombre por accidente. ¿Qué nos dice esto?

“No solo uno se ha levantado contra nosotros para destruirnos”. Dios solo, nada más, nos salva de sus manos. No es el Estado, ni la normalización, ni la asimilación. Solo Dios nos salva de sus manos, en todas y cada una de las generaciones.

Helueni