Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Inauguran una muestra sobre un ciclista italiano que salvó a judíos durante el Holocausto

La muestra, llamada “Gino Bartali: Justo entre las Naciones. Campeón del ciclismo y la humanidad”, es un proyecto conjunto entre el Museo del Holocausto y la Embajada de Italia en la Argentina. En la apertura estuvieron presentes el embajador de Italia, Giuseppe Manzo, el ministro de Educación del pais europeo, Marco Bussetti, el director ejecutivo del Museo, Jonathan Karszenbaum, Gioia Bartali, nieta del ciclista, los diputados nacionales Waldo Wolff y Fernando Iglesias, el Director Nacional de Pluralismo e Interculturalidad de la Secretaría de Derechos Humanos y Pluralismo de la Nación, Julio Croci, sobrevivientes del Holocausto y representantes de instituciones de las comunidades judía e italiana.

El evento fue inaugurado por Ariel Schapira, secretario general del Museo del Holocausto, quien dijo que “es casi cinematográfico imaginar a un campeón de ciclismo pedalear por las rutas italianas, con un gran número de documentos vitales ocultos en su bicicleta, papeles que sirvieron para salvar cientos de vidas, y cuya acción fue conocida recién hace pocos años. ¿Por qué Bartali no habló sobre aquel período? Es posible pensar que, como muchos otros rescatadores de judíos, haya pensado que lo que hizo fue simplemente lo correcto”.

Sobre la muestra
La muestra ‘Gino Bartali: Justo entre las Naciones. Campeón del ciclismo y la humanidad’ se puede visitar a partir del 15 de marzo y hasta el 19 de abril de 2019, todos los martes y jueves a las 16:00 y a las 17:30 horas, previa inscripción en el sitio web del Museo del Holocausto de Buenos Aires (www.museodelholocausto.org.ar).

Sobre Gino Bartali
Gino Bartali nació en Florencia en 1914 y fue campeón de ciclismo de carretera, ganador del Giro d’Italia -una carrera de múltiples etapas- tres veces (en 1936, 1937 y 1946) y dos veces del Tour de France (en 1938 y 1948). Tras la ocupación alemana de Italia en septiembre de 1943, Bartali comenzó a cumplir un papel importante en el rescate de judíos en el marco de una red clandestina iniciada por el arzobispo Elia Angelo Dalla Costa y el rabino Nathan Cassuto: Bartali, conocido por cubrir largas distancias para entrenarse, trasladaba documentos falsos en el manubrio y el asiento de su bicicleta. Cuando era detenido y cacheado pedía expresamente que su bicicleta no fuera tocada, dado que sus diferentes componentes estaban cuidadosamente calibrados para adquirir una máxima velocidad. Después de la guerra, Bartali nunca habló sobre sus actividades clandestinas y se negó rotundamente a ser entrevistado, ya que indicó que lo había motivado su conciencia y no quería que sus acciones fuesen documentadas, por lo que muchos de sus audaces esfuerzos son aún desconocidos.

FV
Con información de Vis a Vis

Helueni