Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Primer ministro de Polonia dice que la participación polaca en el Holocausto se dio por “decisión individual”

“No tengo ningún problema en que alguien mencione el hecho de que durante la guerra cruel, malvada y deshumanizadora había criminales individuales en mi nación, obviamente, como en cualquier otra nación”, dijo Morawiecki al diario Haaretz. “Pero cuando utilizas estos estereotipos de que ‘todos los polacos amamantaron el antisemitismo del seno de su madre’, no es más que racismo”.

Morawiecki canceló el domingo la participación de su país en una cumbre de alto nivel en Israel, debido a una disputa diplomática continua ocasionada por los comentarios realizados por el ministro interino de Relaciones Exteriores, Ysrael Katz, y el primer ministro, Benjamin Netanyahu, sobre la colaboración polaca con los nazis. La oficina de Netanyahu dijo más tarde que sus comentarios sobre la colaboración de los polacos con los nazis fueron citados erróneamente por los medios israelíes.

Katz hizo el comentario en una entrevista televisiva el domingo, luego de que ese mismo día fue nombrado ministro de Relaciones Exteriores interino por Netanyahu.

“Soy un hijo de sobrevivientes del Holocausto e incluso nací y crecí en una comunidad formada por sobrevivientes del Holocausto”, dijo Katz al Canal 13. “La memoria del Holocausto es algo que no podemos transigir; está claro y no vamos a olvidar ni perdonar”.

“En la diplomacia intentas no ofender, pero nadie cambiará la verdad histórica para hacer algo así”, agregó. “Los polacos colaboraron con los nazis, definitivamente. Como dijo el ex primer ministro Yitzhak Shamir, amamantan el antisemitismo con la leche de sus madres”.

El lunes por la mañana, Katz le dijo a Radio Israel que “los polacos tomaron parte en el exterminio de judíos en el Holocausto. Polonia se convirtió en el cementerio más grande del pueblo judío”.

Morawiecki le dijo a Haaretz que estaba sorprendido de que los comentarios vinieran del ministro de Relaciones Exteriores.

“Cuando escuché por primera vez de esto, parecía totalmente increíble. Estas palabras podrían ser usadas por un extremista radical, pero no por un ministro de relaciones exteriores”, dijo Morawiecki. “Entiendo que en el curso de una campaña electoral algunos políticos quieren hacer titulares”.

El líder polaco también negó que su país tenga un problema con el odio hacia los judíos.

“También tenemos que hacer frente a cierto antisemitismo en Polonia, pero afortunadamente es marginal”, dijo Morawiecki.

“Polonia es uno de los pocos países de la Unión Europea donde el número de incidentes antisemitas está disminuyendo, mientras que en muchos otros estamos presenciando acontecimientos preocupantes”, agregó.

El jueves por la noche, el propio Katz no se disculpó y reiteró que “muchos polacos” cooperaron con los nazis en la Segunda Guerra Mundial.

“Rechazamos las acciones que tienen como objetivo culpar a Polonia o a la nación polaca en general por los crímenes cometidos por los nazis y sus colaboradores de otras naciones”, dijo Morawiecki durante la entrevista en Haaretz.

Continuó diciendo que a pesar de la aclaración de Netanyahu, las palabras del líder israelí “no fueron bien recibidas en Polonia”, y agregó que “solo puedo decir que si alguien alguna vez citó mis propias palabras, haría todo lo posible por aclararlo”.

Las tensiones entre los dos países han sido altas desde que Polonia aprobó una ley que prohíbe culpar a los crímenes nazis contra judíos durante la Segunda Guerra Mundial en Polonia.

Los funcionarios israelíes inicialmente criticaron la ley polaca como una distorsión de la historia. La medida dio lugar a una importante ruptura diplomática cuando el parlamento polaco dio luz verde a la legislación en enero de 2018.

Pero la disputa sobre la ley pareció resolverse el año pasado cuando Polonia suavizó la legislación, y Netanyahu y su homólogo polaco acordaron una declaración conjunta que enfatiza la participación de la resistencia polaca en la ayuda a los judíos.

Fue visto como un golpe diplomático para Polonia, pero Netanyahu se enfrentó a las críticas de los historiadores en Israel, incluido Yad Vashem, el Centro para el Recuerdo del Holocausto Mundial, por aceptar una declaración que dijo que distorsionó la historia.

Morawiecki se hizo eco de la narrativa absolviendo a Polonia de cualquier reclamo de colaboración con Alemania durante la Segunda Guerra Mundial.

“La colaboración con Alemania nunca fue una posición oficial del Estado polaco”, manifestó. Mas allá de esto,”El Estado polaco subterráneo durante la guerra persiguió a todos los que denunciaban a los judíos, los condenó a muerte y los ejecutó, incluso durante la guerra”.

“Polonia ocupada fue uno de los pocos Estados sin un gobierno títere nazi. Y el único en el que una persona que ayudaba a judíos se enfrentaba a la pena de muerte a manos de los alemanes. Y no solo esta persona, también sus familias completas”, continuó Morawiecki.

“Fue un acto valiente hacerlo. Aún así, decenas de miles de polacos, quizás incluso más, estaban ayudando a sus hermanos judíos… compartimos la historia en común. Nuestras naciones fueron víctimas de la Alemania nazi. “No debemos permitir que algunos radicales reescriban la historia y destruyan la memoria de eso”.

Pero a pesar de la disputa diplomática con Israel, Morawiecki dijo que creía que las relaciones entre el país aún eran sólidas.

“No creo que haya una crisis profunda entre Polonia e Israel. Entiendo que en el curso de una campaña electoral algunos políticos quieren hacer titulares. Pero en general, mi gobierno es uno de los más proisraelíes en la UE y en las Naciones Unidas. Criticamos abiertamente las iniciativas de BDS (Boicot, Desinversión, Sanciones) dirigidas contra Israel”.

Fuente: Noticias de Israel

Helueni