Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Una nueva y cercana mirada a la Primera Guerra Mundial, según Peter Jackson

Es muy poco probable que los espectadores argentinos tengamos la posibilidad de ver en todo su esplendor la última creación de Peter Jackson (genio del cine gore que pasó a la historia como el realizador de la saga El señor de los anillos). Se trata de un documental de interés recóndito para los gustos adocenados: al mismo tiempo, es un logro técnico relevante, un desafío a los purismos y una obra de arte inesperada.

El tema de They Shall Not Grow Old es la primera guerra mundial; en particular, la experiencia personal, física y emocional de los soldados ingleses, que participaron recién en el último año de la contienda en la increíblemente sangrienta y tediosa guerra de trincheras. El material del cual Jackson se nutre está provisto básicamente por los organismos públicos británicos: la BBC y el Imperial War Museum (IWW).

De la BBC proviene el audio: se procesaron 600 horas de entrevistas a 200 veteranos de la contienda. Del IWW las imágenes: cien horas de archivo fílmico. Jackson tomó las siguientes, relevantes, decisiones: en primer lugar, el audio iba a estar compuesto, del principio al fin, exclusivamente de las voces de los veteranos, formando un relato único y cronológico, sin diferenciar individualidades. La otra decisión, herética y valiente, fue la de intervenir las imágenes y “actualizarlas”, el horror de los conservacionistas.

¿A qué nos referimos con actualizarlas? La Primera Guerra Mundial o la Gran Guerra fue la primera del siglo XX, sí, pero también la primera que llevó cámaras de filmación a sus campos de batalla. La fotografía había llegado a la Guerra Civil Norteamericana pero recién ahora el cine podía filmar de cerca la contienda y sus consecuencias. Las imágenes que tenemos de la Gran Guerra se ven gastadas, granuladas, con una velocidad antinatural y, lógicamente, en blanco y negro.

Así se las ve durante buena parte de los primeros 25 minutos de They Shall Not Grow Old. En ese momento, cuando se está contando el despliegue de tropas británicas en el continente, el desvanecimiento de la excitación inicial y la constatación del horror de la guerra, la pantalla abandona su formato cuadrado y se expande horizontalmente, el granulado desaparece y se alcanza una definición cercana a nuestro HD y el blanco y negro se convierte en un color de tonos pastel pero realista y concreto. Incluso en algunas salas de EEUU e Inglaterra, donde se exhibe la película, las imágenes de ese mundo extraño y lúgubre que son las trincheras, se aprecian en tres dimensiones.

Convertir un imagen limitada por la tecnología de la época y dañada por el paso del tiempo en una de aspecto contemporáneo es una decisión riesgosa y que contraría los credos de los fundamentalistas de la conservación. Jackson no solo dio ese paso sino que le agregó el de la banda de sonido. Las películas recopiladas por el IWW, obviamente, eran mudas. Jackson hizo leer los labios de los retratados y con un equipo de actores los dobló, agregando ruidos, explosiones, viento, gritos en el fondo, relinchos de caballos, etc.

Fuente: Infobae

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Helueni