Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

A 80 años de la Noche de los Cristales Rotos

En la primera mitad de 1938 fueron promulgadas numerosas leyes que restringían la actividad social y laboral de los judíos en Alemania. En julio de ese año se promulgó una ley que obligaba a los judíos a portar cartas de documentación. El 28 de octubre 17.000 judíos polacos que habían vivido por años en Alemania por décadas fueron arrestados y expulsados a través de la frontera con Polonia.

Entre los deportados estaba Zindel Grynszpan y su familia, quienes residían en Hannover desde 1911. Sus propiedades fueron confiscadas. Su hijo, Herschel, de 17 años, vivía entonces en Paris junto a su tío. Enterado de la expulsión de su familia se dirigió el 7 de noviembre de 1938 a la embajada alemana en Paris y disparó contra el tercer secretario, Ernst vom Rath, quien murió dos días después a causa de las heridas recibidas.

El asesinato proveyó al Ministro de Propaganda del Reich, Joseph Goebbels, de una formidable excusa para desatar un pogromo contra los judíos de Alemania. Para Goebbles el ataque de Grynszpan era parte de una conspiración judía contra Alemania y el mismo Hitler. El pogromo pasó a la historia con el nombre de “Kristallnacht” (“Noche de los Cristales”) debido a las miles de vidrieras de negocios destruídas durante las noches del 9 y 10 de noviembre.

Inmediatamente después del pogromo, la Gestapo y las SS, que durante la noche se habían mantenido al margen, pasaron a la acción y detuvieron a cerca de treinta mil hombres judíos, con edades comprendidas entre dieciséis y sesenta y cinco años. La mayoría de ellos fueron enviados a campos de concentración como Dachau, Sachsenhausen y Buchenwald, donde se les sometió a un trato brutal y se calcula que entre dos mil y dos mil quinientos murieron. A lo largo de los siguientes tres meses se permitió a la mayoría de los supervivientes regresar a casa tras firmar una declaración que les obligaba a emigrar de Alemania.

El día 12 de noviembre de 1938, durante una conferencia a la que acudieron los oficiales nazis de mayor rango, convocada por el Mariscal del Reich Göring y celebrada en las oficinas del Ministerio de Transporte Aéreo, se decidió multar a los judíos con el pago de una “indemnización” o “reparación”, de mil millones de marcos, por los daños producidos en el pogromo perpetrado contra ellos. Durante los siguientes meses y semanas, un auténtico aluvión de decretos discriminatorios y medidas represivas, esbozados durante la conferencia del Ministerio de Transporte Aéreo, cayó sobre los desafortunados judíos de Alemania y Austria, arrebatándoles su medio de vida y los últimos vestigios que aún quedaban de sus derechos legales. Los judíos se convirtieron en parias sociales y en el blanco de todos. “No me gustaría ser un judío en Alemania”: comentó Göring.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Helueni