Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Israel busca ser el cuarto país que llega a la luna

El proyecto nació en 2013, cuando la firma Google lanzó su concurso Lunar XPrize, que consistía en un premio de 30 millones de dólares para la primera empresa privada que lograra hacer descender un vehículo en forma controlada en nuestro satélite natural, luego despegar y volver a posarse a una distancia de al menos 500 metros del sitio original, trasmitiendo imágenes fijas y video de alta definición. El objetivo era hallar formas más económicas de explorar el espacio con robots que las utilizadas hasta ahora, y la fecha límite era el 31 de diciembre de 2017.

Se inscribieron grupos de 16 países se inscribieron, y desde un principio el proyecto de SpaceIL, ONG integrada por más de 100 investigadores y estudiantes de todo Israel, fue uno de los más prometedores. Incluso se firmó un convenio con la empresa SpaceX, la más importante entre las firmas privadas de lanzamiento de satélites. Sin embargo, ninguno de los concursantes logró tener su artefacto listo a tiempo, y aunque Google extendió el plazo hasta el 31 de marzo de 2018, luego declaró la competencia desierta.

Además de trasmitir imágenes, la sonda llevará a cabo investigaciones sobre el campo magnético lunar. El soporte de una de sus cuatro patas tendrá pintada la bandera de Israel, mientras que en otra estará escrito en hebreo Am Israel Jai (“El pueblo de Israel vive”).

SpaceIL ha contado con la colaboración de la compañía estatal Israel Aerospace Industries (IAI), y su presupuesto proviene de aportes privados; hasta ahora se han invertido 88,5 millones de dólares.

De tener éxito, Israel se convertirá en el cuarto país que logra hacer alunizar un vehículo en forma controlada, después de la Unión Soviética, Estados Unidos y China. Además, su sonda será la más pequeña en lograrlo: mide 2 metros de diámetro, 1,5 metros de altura, y su peso sin combustible (en la Tierra) es de menos de 200 kilogramos.

Además del prestigio que este logro daría a Israel, se espera que genere un “efecto Apolo” entre los jóvenes israelíes, es decir un entusiasmo por estudiar carreras de ciencia, tecnología, ingeniería y matemática similar al producido por los alunizajes tripulados de Estados Unidos hace medio siglo.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Helueni