-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

¿Qué dice el judaísmo sobre el aborto?

Radio Jai entrevistó a dos rabinos, uno ortodoxo y otro conservador, para entender cuál es la mirada del judaísmo al respecto. ¿Existen diferencias entre ambas corrientes?

Los rabinos Ariel Groisman (ortodoxo, del Gran Templo Paso) y Adrián Herbst (conservador, de NCI Emanuel) coincidieron en que existen dos casos en los que para el judaísmo el aborto está permitido: violación y riesgo de vida para la madre.

Con respecto a la primera situación, Groisman explicó que “el aborto está permitido hasta los 40 días de concepción”, aunque admitió que hay opiniones de sabios judíos que en estos casos aceptan que el aborto se realice “hasta los 3 meses”.

Asimismo, el referente del Gran Templo Paso aclaró que “siempre se puede abortar cuando la vida de la madre corre riesgo, incluso un minuto antes del nacimiento”.

Por su parte, Herbst hizo hincapié en la afección de la salud física y la psíquica de la madre y señaló que “en estos casos la vida de la madre está por encima de la del feto”. Sin embargo, uno de los problemas aquí es que la salud física es más fácil de definir, pero el concepto de salud mental es más complejo de encuadrar.

La santidad de la vida
“El tema del aborto es muy complejo, yo no creo que ninguna mujer quiera abortar”, señaló Groisman, quien citó el versículo 9.6 del génesis para hacer referencia a la prohibición del aborto, el cual dice que “aquel que derramare sangre de una persona dentro de otra persona, su sangre será derramada porque con la imagen y semejanza Dios creó al ser humano”. “Todos, judíos y no judíos, tienen prohibido el aborto bajo la ley de la Tora”, sentenció.

“Es muy importante conocer el valor de la santidad de la vida como un concepto amplio, no solo desde un punto de vista biológico, sino también sagrado, cada vida tiene un alma, y si uno aborta corta una energía espiritual”, explicó Groisman.

“La ley judía es bastante clara respecto al aborto”, aseguró el rabino de NCI Emanuel.

Dilemas y valores en conflicto
A su vez, Herbst señaló que “la tradición judía diferencia el concepto de ‘problema’ del de ‘dilema’”. Un “problema” es una situación conflictiva que tiene una (o varias) resolución claramente imaginable y visible. Un “dilema”, en cambio, es una situación conflictiva que no tiene una resolución claramente imaginable y visible. “En esta situación, dos valores importantes para nosotros entran en conflicto entre sí”, aseguró Herbst. Por eso, se presenta el dilema entre dos valores muy importantes: por un lado, el valor del derecho y la santidad de la vida; y por el otro lado, el valor del derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo y su vida.

El rabino de NCI Emanuel explicó: “A priori la ley judía no permite el aborto, pero a posteriori hay casos en los cuales un tribunal rabínico lo puede autorizar. Si una mujer se presenta ante mí y me dice ‘Quiero abortar’, mi obligación como rabino es contestarle que eso no está permitido, pero le pido que se siente y me cuente su situación,
ya que luego de escuchar el caso y hacer las consultas pertinentes a otras autoridades rabínicas y a profesionales de otras áreas (médicos, psicólogos, asistentes sociales, etc.) puede ser que se le autorice
la realización del aborto”.

El rol del Estado y de la sociedad civil
“Es muy importante que las organizaciones civiles y gubernamentales se ocupen de este tema. Habiendo tantas parejas que no pueden tener hijos, bien se podría hacer una conexión entre aquellas mujeres que quieren abortar y las parejas que desean tener hijos y no pueden hacerlo para acelerar el proceso de adopción”, propuso Groisman. De hecho, resaltó que “la Tora exalta a aquellos que adoptan a un Ser Humano y considera que le está salvando la vida”.

“El judaísmo es muy sabio, tiene miles de años de experiencia, y su voz puede ser muy útil para el debate público, ya que el aborto es un tema filosófico”, concluyó Herbst.

Mostrar más
Helueni