Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Polémica en Israel por un hombre oriundo de Kenya al que le impidieron al ingreso al país

Njogu fue rechazado a pesar de que tenía una visa válida de tres meses para turistas a Israel, firmada por el embajador de Israel en Nairobi, Noah Gal Gendler.

La conversión de Njogu al judaísmo, ocurrida hace unos 10 años, fue supervisada por el rabino de la comunidad de Abayudaya en Uganda. La comunidad de Abayudaya se separó del cristianismo a principios del siglo XX cuando sus miembros comenzaron a identificarse como judíos y observar las leyes y costumbres judías. El año pasado, la Agencia Judía dictaminó que los Abayudaya son una comunidad judía reconocida.

Después de convertirse, Njogu pasó un año viviendo entre los Abayudaya. Actualmente estudia en Nairobi, y pasó un semestre hace varios años en el Instituto de Verano Brandeis en Los Ángeles estudiando judaísmo.

A principios de este año, Njogu presentó una solicitud de visa de turista por tres meses a Israel, indicando en su solicitud que tenía la intención de estudiar y viajar en el país. Su solicitud fue denegada por el Ministerio del Interior.

El mes pasado, se reaplicó, esta vez directamente a través de la Embajada de Israel en Nairobi, donde explicó que había sido aceptado en un programa de estudio en la yeshivá del movimiento conservador. Un funcionario de la embajada contactó a la yeshivá para confirmar que, de hecho, había sido aceptado. Hace unos 10 días, Njogu fue informado de que su visa había sido aprobada y que debía ir a la embajada para recoger su pasaporte. La visa, que contiene el sello del embajador israelí en Kenia, establece que el objetivo de su visita es estudiar en la yeshivá.

Un miembro prominente del movimiento conservador en Israel había acordado pagar el vuelo, el alojamiento y la matrícula, y acumular dinero garantizando que Njogu regresaría cuando su visa expirara.
Después de que fue detenido en el aeropuerto, a Njogu se le negó el contacto con sus patrocinadores en Israel.

El rabino Andy Sacks, director de la Asamblea Rabínica del movimiento conservador en Israel, describió la deportación como “un acto de racismo absoluto”. “Seamos honestos”, dijo. “No lo dejaron ingresar al país porque es negro, y esta no es la primera vez que a nuestros conversos de África se les ha insultado”.

Cuando se le pidió un comentario, una portavoz del Ministerio del Interior dijo que no le permitieron entrar a Israel “tanto por la negativa inicial a otorgarle una visa como por las preocupaciones de que se quede aquí”.

Fuente: Aurora

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Helueni