Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Abraham Senneor, el converso de la Reina

Era uno de los pocos que por licencia real no debía vestir como judío, podía llevar ropas de seda y joyas, privilegio que también disfrutaban sus hijos y nueras. El predicamento de la familia Senneor era mayúsculo, Abraham y su entorno conformaron un importante grupo financiero que consiguió arrendar, durante más de un siglo, las principales rentas fiscales de la corona de Castilla.

Alcanzó un alto nivel de confianza de Isabel, quien ya reina, en gratitud por sus importantes servicios, le dotó con una pensión vitalicia de 100.000 maravedíes. Fue nombrado juez supremo de la aljama judía de Segovia y “rab de la corte”; cargo para el que, como muchos de sus predecesores sostenían, carecía de cualificaciones apropiadas desde el punto de vista de la ortodoxia religiosa del judaísmo. En lo referente a la recaudación de impuestos estaba asociado con Isaac Abravanel del que se hizo íntimo amigo. En la Guerra de Granada ambos desempeñaron un valioso papel financiero, y también realizaron gestiones, inicialmente infructuosas, en favor del proyecto de la expedición de Cristóbal Colón.
Senneor intervino activamente en apoyo de la causa de la comunidad judía, sometida a una presión cada vez mayor. Gracias a sus esfuerzos, logro que se permita a los judíos la continuidad en el ejercicio de su religión. Intentó demorar la decisión, largamente considerada por los reyes, de expulsar a los judíos de España. Abraham Senior e Isaac Abravanel solicitaron la derogación del edicto a cambio de grandes sumas de dinero. Ante la negativa de la reina, Senneor, un anciano de 80 años, optó por la conversión, mientras su amigo Abravanel, de 65, eligió conservar su religión y partió hacia el exilio junto a sus hermanos judíos.

Tras el decreto de expulsión de los judíos, y casi octogenario, Senneor fue bautizado como cristiano, el 15 de junio de 1492, en el monasterio de Santa María de Guadalupe por el arzobispo de Toledo, y apadrinado por los Reyes Católicos. A partir de entonces, ya con el nombre de Fernán Pérez Coronel, fue recibiendo importantes nombramientos: miembro del Consejo Real, Contador Mayor del Príncipe de Asturias, Regidor de Segovia, obteniendo además de los reyes la Carta de Hidalguía.
De la conversión de Abraham Senior se esperaba gran repercusión y respondía a la estrategia política de los Reyes Católicos, que la misma sería seguida por miles de judíos, por lo que fue cuidadosamente escenificada, publicitada y rodeada de toda clase de solemnidades. Con Senneor fue bautizada toda su familia. Durante la expulsión de los judíos, él siguió manteniendo un papel financiero clave en las relaciones con la comunidad judía que debía abandonar España, en el cumplimiento de una legislación económica muy restrictiva; de modo que en los siguientes años la familia Coronel reclamó y obtuvo de los reyes el cobro de sustanciales cantidades de dinero que tenían su origen en operaciones llamadas “quiebras de judíos”. Estas acciones no hicieron olvidar el usufructo que la nueva familia criptojudía Coronel hizo de la pena y del dolor de los exiliados judíos.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Helueni