Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Comer en Erev Iom Kipur

La razón de por qué comer en el día nueve es considerada una acción tan buena que es equivalente a haber ayunado, es que al hacerlo mostramos nuestro júbilo porque ha llegado el momento de nuestra expiación. Por extensión, mostramos así que estamos preocupados por nuestros pecados.

Otra razón: En otros Festivales tenemos comidas fijas como medio de expresar nuestra felicidad al tener la oportunidad de cumplir mitzvot. Esta alegría es en sí misma una fuente de mérito. Ya que no podemos tener una comida festiva en Iom Kipur, lo hacemos entonces en Erev Iom Kipur.

Una tercera razón: La comida festiva en Erev Iom Kipur nos da la fortaleza física necesaria en Iom Kipur para concentrarnos en las plegarias, las súplicas y la reflexión que nos llevan a teshuva.

Tur (Oraj Jaim 604) indica:

Esto (comer en Erev Iom Kipur) surge de Su gran amor por Su pueblo, ya que les ordenó ayunar únicamente una vez al año – para su beneficio, a fin de sus pecados puedan ser expiados. Les ordenó comer y beber primero para que pudiesen ayunar y la aflicción no los dañase.

Se acostumbra comer pescado en la comida de la mañana en Erev Iom Kipur.

La Midrash (Bereshit Raba 11) cuenta:

R. Tanjuma enseñó: Ocurrió una vez en Roma en Erev Iom Kipur que un sastre judío fue al mercado a comprar pescado. Había solamente uno a la venta, pero había dos compradores: el sastre y el sirviente del gobernador romano. Cada uno ofreció una suma cada vez mayor hasta que el precio alcanzó doce dinares, que fueron pagados por el sastre.

Durante la cena del gobernador, éste le preguntó a su sirviente: “¿Por qué no trajiste pescado?” El sirviente replicó: “No te esconderé la verdad mi amo. Fui a comprar pescado, pero solamente había uno a la venta. Un judío y yo pujamos por él, cada uno ofreciendo más que el otro, hasta que el precio alcanzó doce dinares. ¿Hubieses querido que gastase doce dinares en un pescado?” El gobernador preguntó: “¿Quién es este judío?”

Envió a buscarlo y fue traído ante él. Le preguntó: “¿Por qué tú, un sastre judío, considera adecuado comer un pescado que le cuesta doce dinares?” El sastre replicó: “¡Señor! Tenemos únicamente un día durante el cual todos los pecados que cometemos durante el año son expiados. ¿No debemos honrar ese día cuando llega?” El gobernador replicó: “Ya que has explicado tu comportamiento, puedes irte.”

¿Y cómo recompensó Di-s al sastre? Cuando abrió el pescado, Di-s le dio una joya preciosa -dentro del pescado- y eso le dio suficiente para mantenerse el resto de sus días.

Aunque es una gran mitzva comer con entusiasmo en Erev Iom Kipur, uno debe tener cuidado de comer aquellos alimentos que son fáciles de digerir. Vemos que algunos tzadikim justos -quienes no se atiborran el resto del año – comen muchas comidas ligeras durante todo el día como para derivar alegría en la mitzva que acompaña a cada bocado de comida.

Fuente: Eschabad.org

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Helueni