Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

El judío laico

Durante el siglo XIX, en las comunidades judías centroeuropeas, se desarrolló una lucha por modificar la imagen del judaísmo tradicional: se introdujeron estudios seculares en las escuelas judías y se fomentó el uso de vestimentas acordes a la época; también se impulsó el uso del idioma de los lugares de residencia y una forma de vida según las costumbres de la sociedad circundante.
Esta efervescencia ideológica y política permitió el surgimiento de una nueva forma del ser judío: el “judío laico”, quien asumía una actitud crítica a las formas y estructuras de la comunidad tradicional y traía consigo demandas a la sociedad gentil para que ésta conociera una nueva cultura judía moderna, en sintonía con las ideas de la época. El impacto fue mayúsculo, se derribaron los muros del gueto y colapsó el mundo tradicional a partir de los grandes cambios políticos que se sucedían en la Europa ilustrada.
Estos cambios generaron profundos y dolorosos debates internos; se produjo una ruptura que cambió profundamente la estructura de la comunidad judía. El mundo tradicional se resquebrajó: la pertenencia a la kehilá (comunidad) se transformó en un enrolamiento voluntario y no obligatorio, tal como lo fuera en el pasado. Surgieron y se desarrollaron diferentes corrientes religiosas que buscaron nuevas interpretaciones y respuestas en la fe y se fundó el movimiento académico “Jojmat Israel” que entendía al judaísmo desde una perspectiva científica.
El secularismo instaló una cultura judía que incorporó las artes, el aprendizaje y el conocimiento de la historia del pueblo, el estudio de las lenguas y de sus literaturas, se diseñó un nuevo modelo de escolaridad que amalgamaba las tradiciones con las ciencias generales y judaicas. El judío laico entendió que el judaísmo era en principio un legado y no un mandato, al cual cada generación debía estudiarlo, enriquecerlo, recrearlo y resignificarlo.
Este nuevo proceso histórico provocó una revolución en la concepción de lo que debía ser el hombre judío contemporáneo, como si el nuevo lema fuese: “sólo se puede perdurar cambiando”. Los iluministas entendieron que el judaísmo no era algo congelado y atemporal que sólo los observantes de la religión sabían de qué se trata.
Sentían que tenían derecho a cambiar. Consideraban la historia del judaísmo como un factor relevante en la consolidación del sentimiento de pertenencia y que les permitía comprender como, en las diversas épocas, las múltiples corrientes de pensamiento que se sucedieron interpretaron de manera disímil las formas de vida, las ideas y el accionar; alternando períodos de hermetismo y encierro con períodos de permeabilidad y apertura.
Pero con el correr de los tiempos, los judíos laicos comprendieron rápidamente que, a pesar de la integración y la asimilación a las sociedades modernas, los judíos seguían siendo a los ojos de los ciudadanos gentiles una “minoría exiliada en su tierra”. Sus intelectuales y pensadores buscaron superar los escollos del exilio, la animosidad antijudía y el desgajamiento social, creando y diseñando proyectos alternativos como respuesta a la perplejidad judía de la época, así surgieron: el autonomismo, el bundismo, el radicalismo social y el sionismo.
El secularismo fue el intento de cambiar los paradigmas de la vida judía, lograr un cambio histórico en la trayectoria de un pueblo; para unos, era la búsqueda de la autodeterminación y de la liberación nacional, para otros la liberación social y cultural. Nuevos valores y nuevos desafíos que no provenían del mundo tradicional y que cambiarían el destino de un pueblo en el futuro.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Helueni