Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Con permiso para matar

El Cuarto Comité de la Asamblea General de Naciones Unidas tomó una resolución el pasado viernes por 98 votos a favor,17 en contra y 52 abstenciones. Aclaremos: la resolución no resuelve. Incita, propone y además se pasa al plenario de la Asamblea General que en diciembre resolverá que no resuelve, pero podrá seguir con la incitación y el juego de discursos vacíos, unos, llenos de odio, muchos, vergonzosos la mayoría.

¿Qué decidió el Cuarto Comité? Solicitar con urgencia a la Corte Internacional de Justicia que intervenga en lo que el texto llama “conflicto palestino-israelí”, y más aún, que intervenga en las “anexiones”. El título que le pusieron a esta obscenidad es “Prácticas israelíes y actividades en asentamientos que afectan los derechos del pueblo palestino y otros árabes de los territorios ocupados”.

Pero esta resolución que no resuelve no se quedó por allí, sino que le pide a la Corte Internacional “un asesoramiento sobre la ocupación de territorio palestino”, y acusa a Israel de alterar la demografía de Jerusalén. Asesoramiento porque la Corte no tiene poderes decisorios. Entonces se juega con el lenguaje para hacer que la banalidad parezca un poco seria. No sólo no es seria, sino que es agresiva y falsa. En el texto ni siquiera nombran al Monte del Templo como tal sino por su expresión en idioma árabe Haram Al Sharif. De los 17 países que no se prestaron al ataque político de la ONU contra Israel una vez más, mencionamos a Australia, Austria, Canadá, Estados Unidos, República Checa, Italia, Alemania, Hungría, Estonia, Lituania, Guatemala, e islas del Pacífico.

Entre los que abstuvieron (52 países) cabe mencionar dentro de América Latina a Colombia, Costa Rica, Ecuador, Haití, Honduras, Uruguay. El resto de América Latina (y no se nos ocurre mencionar las dictaduras) se unió a la incitación para formar una mayoría de 98 contra 69 (abstenciones y en contra). Argentina, Brasil, México, Chile, Perú, Paraguay, Panamá, por citar algunos, parecen creer que quitándole a Israel derechos históricos imposibles de soslayar, a través de oraciones vacías y groseras, van a quedar ¿dónde? Pues bien. Sepan dónde. En las innumerables, costosas, innecesarias oficinas de la ONU desparramadas por el planeta hay más archivo en papeleras que en estantes o discos duros. Pero cada uno elige en qué lugar se quiere ubicar cuando llegan las consecuencias de estas llamadas resoluciones y de diatribas pasan a hechos de terrorismo y esparcen la muerte de civiles.

Apenas cuatro días después que desde Nueva York se diera luz verde para que el terrorismo palestino se sintiera cómodo, ya que ni siquiera fue mencionado ni por error o casualidad, hace 48 horas, un terrorista al cual algunos analistas políticos llaman “lobo solitario” acuchilló a un guardia de seguridad en la entrada del parque industrial de la ciudad de Ariel. Acto seguido, acuchilló a tres personas más a la entrada de una gasolinería, robó un auto, se estrelló contra varios autos en la cercana autopista 5, salió del vehículo y acuchilló a otra persona más; luego robó otro auto, chocó con varios autos hasta que fue abatido. Esta masacre terminó con tres ciudadanos israelíes asesinados y otros tres con heridas graves. El terrorista palestino, Muhamed Souf tenía permiso de trabajo en Israel y tenía empleo en la zona industrial de Ariel.

Con todo respeto por los analistas políticos: no hay lobo solitario. Alguien lo llevó al lugar donde empezó su masacre, y eso lo está investigando la policía israelí. Pero eso es un tema de investigación. ¿De dónde saca un joven de 18 años la idea de matar tantos judíos como pueda sabiendo que tiene un 95% de posibilidades de morir a los 18 años? Pues desde que el Muftí de Jerusalén Amin al-Husseini llegó en 1941 a Berlín para abrazarse con Hitler, la incitación al odio no se ha detenido nunca, desde no aceptar la existencia de Israel hasta este presente que tiene liberado a Hamas y a los grupos terroristas que operan en la Autoridad Palestina, mientras la ONU calla sobre eso, pero no con su incitación contra Israel (20 resoluciones o cómo se llamen, por año, ¿no es bastante incitación?). Y esa política internacional permite renovar los ataques contra civiles israelíes. Los que votaron el viernes pasado en el Cuarto Comité, los 98, saben que, en lugar de solucionar, provocan. El lobo que no es solitario no sólo escucha al liderazgo de Hamas o a la dictadura iraní, o al propio Mahmoud Abbas cuando les habla en idioma árabe, sino que ve que puede haber casi 100 países, y no todas dictaduras, que omiten decir (ni hablemos de hacer) nada cuando se asesinan civiles israelíes. Como dice el encabezado de esta columna, con permiso para matar (y no hablamos de ningún agente secreto famoso en el cine sino de la abominable realidad).

Hamas declaró que “el heroico y exitoso ataque de nuestro mártir reafirma la continuación de nuestra lucha”. Yihad Islámica declaró que fue “un operativo heroico”. Nada de lobo solitario. Ni esta semana, ni durante los más de dos mil trescientos atentados contra ciudadanos israelíes que se han cometido en los casi once meses de este año, y sobre los cuales no hay ni cuarto comité, ni secretario general, ni la decencia mínima que se podría esperar (ingenuamente) de democracias que no hacen honor a su estatus político.

Ayer, la organización civil israelí Rescate Sin Fronteras emitió un informe contundente. Solo en octubre hubo 916 atentados contra israelíes. 4 fueron asesinados. 29 crímenes en total en el año, incluyendo esta semana de noviembre. 88 israelíes fueron heridos en octubre. Varios, de gravedad. Se pudieron evitar 14 incendios provocados. Y hay más, mucho más. No importa. El mes que viene en la ONU se pedirá de nuevo que a Israel lo juzgue la Corte Internacional. Pero no van a pedir aplausos para Hamas o Yihad Islámica porque eso lo hacen todos los días, por acción, por omisión, por perversidad, por indiferencia, por todas las formas en que toda seudo explicación se hace insostenible, inaceptable y rechazable. No estamos en Evian en 1938. Ni intenten creerlo ni por un segundo. Aún cuando muchos sigan actuando y votando como entonces

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN