Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Nueva información: La vacuna israelí funciona también contra variante Delta

La vacuna BriLife de Israel, basada en vectores, es eficaz contra ciertas variantes del coronavirus, incluida la Delta. Esto, se ha demostrado en una nueva investigación realizada por el Instituto de Investigación Biológica de Israel (IIBR).

Específicamente, las pruebas de anticuerpos neutralizantes realizadas en el laboratorio del IIBR, mostraron que los anticuerpos de la vacuna mantienen su capacidad de neutralización contra las cuatro cepas virales principales: Alfa, Beta, Gamma y Delta. Los datos han sido sometidos a revisión por una importante revista científica. El Instituto dijo que no podría revelar la información, hasta que el informe haya sido aceptado para su publicación.

El Dr. Jonathan Javitt, director ejecutivo de NeuroRx, confirmó que había visto los datos y  que el  IIBR le dio permiso para publicarlos. En julio, el Ministerio de Defensa, anunció que había firmado un acuerdo con NRx en nombre de IIBR para ayudar a acelerar la vacuna BriLife de Israel. La empresa estadounidense, que cotiza en Nasdaq, recibió derechos exclusivos de desarrollo, fabricación y comercialización en todo el mundo de la vacuna.

Según Javitt, el laboratorio tuvo acceso al suero sanguíneo de pacientes vacunados que se encontró que habían desarrollado anticuerpos. En el laboratorio, los investigadores pudieron verificar si estas muestras tenían los mismos anticuerpos contra la variante Delta y encontraron que sí.

Se descubrió que la eficacia de las vacunas de mRNA que se han administrado en gran medida en Israel, han disminuido su eficacia después de aproximadamente cuatro a seis meses y que habían sido menos potentes contra la variante Delta altamente infecciosa. Israel se embarcó en una campaña de la tercera dosis que ralentizó la infección una vez más, logrando permanecer abierta incluso cuando la variante circulaba por todo Israel.

Hasta ahora, más de cuatro millones de israelíes han sido vacunados con una tercera inyección. Aún no hay nuevas investigaciones sobre cuánto tiempo funcionará el refuerzo, pero los funcionarios de salud esperan entre seis meses y un año.

La vacuna Brilife, por el contrario, es una vacuna basada en vectores. Toma el virus de la estomatitis vesicular (VSV) y lo manipula genéticamente para que exprese la proteína del nuevo coronavirus . Una vez inyectado, no causa una enfermedad por sí mismo. VSV no daña a los humanos; en cambio, el cuerpo reconoce la proteína  que se expresa en la envoltura de la célula y comienza a desarrollar una respuesta inmunológica. La vacuna se administrará inicialmente mediante inyección tradicional.

“La vacuna BriLife se diferencia de otras vacunas COVID-19 al presentar toda la proteína de COVID-19 al sistema inmunológico del cuerpo”, explicó NRx en un comunicado en agosto. “También se diferencia de otros enfoques de la vacuna COVID-19 en que es una vacuna de virus vivo autopropagable en la que la proteína de la vacuna parece evolucionar de una manera consistente con la evolución natural del virus SARS-CoV-2.

“Por lo tanto, si bien pueden surgir variantes que apoyen el enriquecimiento manual de la vacuna contra esas variantes específicas, la vacuna en sí puede continuar evolucionando de una manera que brinde protección continua contra las variantes”, dice el comunicado.

Javitt dijo que hay razones para ser “optimistas” de que la vacuna Brilife tiene el potencial de ser duradera en términos de su protección contra las nuevas variantes a medida que llegan y de larga duración en términos de la inmunidad que confiere.

Israel ya ha completado la dosificación de los participantes en un ensayo clínico de fase II de Brilife. Aproximadamente 450 personas recibieron una dosis alta o una dosis máxima de la vacuna, que parece ser óptima y eficaz. El resto de los aproximadamente 900 participantes recibieron dosis demasiado bajas y se les recomendó recibir una vacuna Pfizer.

Además, los datos preliminares tomados hace aproximadamente un mes de este ensayo de fase II que se estaba llevando a cabo en el Centro Médico Sheba, el Centro Médico de la Universidad de Hadassah y otros hospitales de todo el país, habían mostrado hasta ahora resultados asombrosos: solo cinco de alrededor de 250 pacientes que pudieron ser evaluados en ese momento habían contraído el virus, cuatro de ellos habían recibido un placebo.

Javitt dijo que Israel también participará en este estudio de registro. “Hay una población significativa de adultos en Israel que se han negado a recibir vacunas de mRNA y muchas de esas personas han llamado a nuestros sitios de investigación y se han ofrecido como voluntarios para ser parte del estudio”, dijo.

Sivan Gobrin desde Israel

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.