Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Los judíos de la isla española obtienen la primera sucá “pública”

Palma de Mallorca

Para los judíos de Mallorca, su primera sucá ‘pública’ es un triunfo sobre la Inquisición española. Una tienda de cuero que solía ser una sinagoga en Palma de Mallorca, España.

Antes de la Inquisición española, la Isla de Mallorca tenía una comunidad judía considerable. Cada otoño, la isla se llenaba de chozas con techos de hojas que se les ordenaba a los judíos que erigieran durante la festividad de Sucot.

Pero todo eso cambió bajo la campaña de persecución de la Inquisición que comenzó en 1488 (cuatro años antes de que comenzara en España continental) y solo se abolió oficialmente siglos después en 1834.

Este año, sin embargo, la pequeña comunidad judía de la isla en la capital, Palma, está decidida a reintroducir su tradición de Sucot con una declaración pública.

Antes de la festividad de esta semana, la comunidad judía junto con el municipio de Palma han erigido lo que los organizadores llaman la primera sucá “pública” de la isla desde la Inquisición, situada en el antiguo barrio judío de la ciudad.

“Es una de las primeras cosas para los judíos de Mallorca, y es especialmente significativa porque restaura algo del pasado de esta comunidad”, dijo Dani Rotstein, fundador de Limud Mallorca y secretario de la Comunidad Judía de las Islas Baleares. Un profesional del turismo y la producción de videos de Nueva Jersey, ha liderado los esfuerzos para promover la comunidad judía de Mallorca desde que se mudó allí en 2014.

Para ser justos, Palma ha visto su parte de sucá desde la Inquisición. La ciudad y la isla, que es un popular destino de vacaciones frente a las costas orientales de España, durante décadas ha tenido una pequeña pero activa comunidad judía de unos 100 miembros, además de varios expatriados judíos. Están celebrando el 50 aniversario desde que expatriados británicos fundaron la comunidad en 1971. Palma también tiene una sinagoga, un pequeño museo judío y un rabino residente.

Pero el feriado de Sucot de una semana de este año, que comienza el lunes por la noche, marcará la primera vez que se construirá una sucá en terrenos públicos con fondos del municipio local. Fue erigido en la mansión Ca’n Oms, sede del departamento de cultura de la ciudad y otros organismos municipales. Judíos y no judíos podrán disfrutar de la programación cultural de Limmud Mallorca, que incluye conferencias en la sucá y recorridos por la zona, en el transcurso de dos semanas.

La sucá pública es parte de una iniciativa europea Días europeos de la cultura judía, una serie de eventos que celebran la herencia judía en decenas de ciudades de Europa cada año en septiembre y octubre.

Este desarrollo es el último de una serie de movimientos de Rotstein y otros diseñados para conmemorar la presencia de judíos en Mallorca antes de la Inquisición, que se conocieron como chuetas, el nombre local de anusim, o aquellos que se convirtieron por la fuerza al cristianismo durante la Inquisición. .

En Rosh Hashaná, los judíos locales organizaron un servicio festivo y un concierto musical para celebrar el nuevo año judío, con la cooperación de un centro cultural catalán local, en su jardín ubicado en el antiguo barrio judío.

Fue simbólico para los participantes debido a un capítulo doloroso en la historia de la comunidad judía de Mallorca. En 1677, los criptojudíos locales, que arriesgaron sus vidas practicando su fe mientras pretendían ser cristianos, celebraron un servicio de Yom Kipur en secreto en un jardín fuera de las murallas de la ciudad.

Los judíos locales dicen que cuando los gobernantes españoles se enteraron del servicio, salaron la tierra del jardín para asegurarse de que nada pudiera volver a crecer allí, y se esforzaron por erradicar las celebraciones judías de la isla.

En los últimos años, las autoridades se han esforzado por reconocer y expiar esas atrocidades.

Iglesia en Palma de Mallorca
Dani Rotstein, señalando, explica a los turistas alemanes que una iglesia solía ser una sinagoga en Palma de Mallorca, el 11 de febrero de 2019. Cnaan Liphshiz

En 2018, las autoridades locales revelaron una placa conmemorativa en la plaza de Palma donde 37 criptojudíos fueron quemados públicamente en lo que una vez se conoció localmente como “la hoguera de los judíos”.

En 2015, la ciudad ayudó a construir un pequeño museo judío en lo que solía ser el barrio judío. El área, con fachadas de piedra arenisca y calles tranquilas y adoquinadas, solía ser un área comercial y comercial próspera y fuertemente judía, con muchas curtidurías, zapaterías y carnicerías. Hoy en día, pocos judíos viven allí, y la mayoría de los visitantes son turistas.

También en 2015, los parlamentos de España y Portugal aprobaron leyes que otorgan a los descendientes de judíos sefardíes el derecho a la ciudadanía. Se están invirtiendo millones de dólares en fondos públicos para preservar y desarrollar los sitios del patrimonio judío en esos países.

Muchas familias chueta continuaron practicando el judaísmo en secreto. Incluso aquellos que no mantuvieron su práctica judía en ese momento fueron tratados con sospecha y excluidos de muchas maneras del resto de la sociedad.

Algunas tradiciones judías permanecieron en las familias chueta, como el encendido de velas en Shabat, cubrir los espejos durante el duelo y las limpiezas de primavera asociadas con la Pascua. Pero con el tiempo la población judía de la isla se redujo.

Pero, irónicamente, la exclusión de los chuetas por parte de la sociedad resultó ser la clave del resurgimiento del judaísmo en Mallorca, dicen los historiadores: debido a que no se les permitió casarse libremente con la población cristiana, los chuetas se casaron entre ellos. Esto ayudó a preservar una identidad chueta distinta hasta bien entrada la década de 1970, cuando la dictadura de Francisco Franco finalmente colapsó, abriendo la sociedad española al resto de Europa.

Cuando eso sucedió, Mallorca tenía miles de personas que se definían a sí mismas como chuetas, una minoría que asciende a unos 20.000 en la actualidad.

En los últimos años, los chuetas que regresaron al judaísmo y se convirtieron han tomado las riendas de la comunidad. En 2018, dos chuetas fueron elegidos para la junta ejecutiva de cuatro personas de la comunidad. Y en junio, la comunidad recibió, por primera vez desde la Inquisición, a un rabino nacido en Palma de familia chueta, Nissan Ben Avraham.

Este proceso, así como los eventos públicos de Rosh Hashaná y Sucot, “son una victoria”, dijo a la Agencia Telegráfica Judía Iska Valls, una chueta retornada al judaísmo y esposa de Toni Pinya, uno de los miembros de la junta de chueta de la comunidad judía. 

“Es una victoria [sobre] la Inquisición y una prueba de que somos como un fénix, resurgiendo una vez más de las cenizas”, dijo.

Dani Rotstein, señalando, explica a los turistas alemanes que una iglesia solía ser una sinagoga en Palma de Mallorca, el 11 de febrero de 2019. Cnaan Liphshiz

Comunidad judía de Palmas de Mallorca
Miembros de la comunidad judía de Mallorca, España, asisten a un picnic en Tu bishvat, el 10 de febrero de 2019. Cnaan Liphshiz
Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN

1 Comentario

  • Alberto Alejandro bagdadi
    Alberto Alejandro bagdadi

    Tikju avo n o v aticano

    Responder
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni