Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Rajel, la poetisa

Al sur del Kineret, se encuentra un hermoso paraje llamado Gan Rajel, el Jardín de Rajel, que mira hacia el lago desde un espacio pastoral. El sitio fue creado en memoria de una de las más sobresalientes poetisas de la renovada lengua hebrea: Rajel Bluwstein, más conocida como ‘Rajel, la poetisa’.

Conocer su biografía es por demás atrapante, Rajel nació el 20 de septiembre de 1890 en Vyatka, Rusia, nieta del rabino de Kiev Moshé Mendelsstam, y fue criada en un hogar que preservó la tradición judía, a pesar que su padre Isser-Leib, a la edad de 8 años, fue secuestrado por los kantonistas del ejército ruso y sirvió allí durante 25 años. Al ser liberado, se le permitió vivir fuera de la zona de residencia rusa y comerciar con pieles con enorme éxito.

Su madre Sophia, era una mujer intelectual que se ocupó de la crianza y educación de sus hijos, mantenía correspondencia con León Tolstoi y otras personalidades renombradas de la cultura rusa. Rajel, en su formación, recibió lecciones de hebreo, estudió en una escuela judía de habla rusa y, más tarde asistió a una escuela secundaria secular. A la edad de 15 años comenzó a escribir poesía, y a los 17 comenzó a estudiar pintura. 

Junto a su hermana Shoshana planearon estudiar arte y filosofía en Italia, en el camino a dicho destino visitaron la Tierra de Israel, y resolvieron permanecer como pioneras sionistas en la localidad de Rejovot e involucrarse en la construcción del nuevo yshuv. Con el tiempo toda su familia emigró a Israel.

En la renovada comunidad judía las hermanas aprendieron el hebreo y trabajaron en los huertos. Luego Rajel se mudó a Kvutzat Kineret a orillas del Mar de Galilea, donde estudió y trabajó en una escuela agrícola para mujeres. Allí conoció al líder del sionismo socialista Aarón David Gordon y al ideólogo Berl Katzenelson quienes tendrían una decisiva influencia en su vida, y también conoció allí a Zalman Shazar (años después el tercer presidente del E. de Israel), quien sería el inspirador de muchas de sus poesías y con quien mantuvo una conflictiva relación romántica. A todos ellos les dedicó diferentes poemas en hebreo en los que expresa sus sentimientos y sensaciones.

En 1913, por consejo de Gordon, Rajel viajó a Toulouse, Francia, para estudiar agronomía y dibujo. Al concluir sus estudios, la Primera Guerra Mundial le impidió regresar a Israel y decidió su retorno a Rusia, donde enseñó a niños judíos refugiados en Braynsk y Saratov. En Rusia sufrió todo tipo de necesidades, y también el agravamiento de una disfunción pulmonar. Pudo haber sido en este momento de su vida en el cual contrajo tuberculosis. Sola, enferma y con hambre, sólo le quedaba una esperanza: regresar a Israel, hecho que concretó en 1919, después de la guerra.

A su regreso, Rajel se unió al pequeño kibutz Degania, cerca de Kineret. Al poco tiempo de su llegada le diagnosticaron que sufría de tuberculosis, en aquel entonces, una enfermedad incurable. Incapaz de trabajar con niños por temor al contagio, la aislaron y luego la expulsaron del kibutz. Su salida fue por demás traumática, la decisión no se tomó en un foro organizado del kibbutz sino por la iniciativa de uno de los integrantes que le informó con duras palabras de la decisión del grupo: ‘Estás enferma y nosotros estamos sanos. Por eso tienes que irte’.

Fue expulsada de Degania y, salvo algunas excepciones, abandonada a su suerte. Lo que más le dolió a Rajel fue que la mayoría de los amigos que sabían de la decisión tomada evitaron despedirse de ella. Unos pocos la cuidaron y ayudaron en encontrar una cura a su enfermedad. En esa búsqueda, Rachel se estableció en Safed, Ein Ganim, Jerusalén, y finalmente en Tel Aviv, donde vivió sus últimos años, en un pequeño apartamento cerca del mar. Rajel se ganaba la vida dando lecciones privadas de hebreo y francés, publicando sus poemas en el periódico ‘Davar’ y de una asignación mensual limitada que heredó de su padre. Pasó sus últimos días en una clínica para pacientes de tuberculosis en Gedera.

Todos los avatares de su corta vida quedaron plasmados en su ríquisima obra, sus primeros poemas los escribió en ruso, conocidos como ‘El cuaderno ruso’ que luego se tradujo al hebreo. Cuando llegó a Israel comenzó a escribir en hebreo, su primer poema en este idioma fue ‘Estado de ánimo’, dedicado a Aaron David Gordon. La mayoría de sus poemas fueron publicados en el diario ‘Davar’, y están datados en los últimos seis años de vida.

Los poemas de Rajel se recopilaron en tres conocidos archivos: Apéndice (1927), Opposite (1930), y Nevo (1932). Los nombres de los archivos son un símbolo de su trágica y corta vida, y por carecer del tiempo para realizarse.

Los estudiosos de su poesía reconocen en Rajel su estilo lírico, de poemas breves y de una revolucionaria sencillez por su tono coloquial. La mayor parte de su poesía se desarrolla en el campo y en la naturaleza de la Tierra de Israel a la cual expresa su inmenso amor, escribiendo:

No te canté mi tierra,

ni ensalcé tu nombre,

con hazañas heroicas,

con gestos guerreros.

Sólo un árbol mis manos plantaron

junto a riberas del Jordán, silenciosas.

Solo un sendero marcaron mis pies

entre los prados

Es cieto, es muy pobre,
bien lo sé, mi tierra-madre,
es muy pobre
la ofrenda de tu hija.

Sólo el estallido de un grito de alegría
cuando brote la luz;
Sólo un oculto llanto
junto a tu pena.

Muchos de sus poemas se hacen eco de sus sentimientos de nostalgia y pérdida, resultado de su imposibilidad en alcanzar sus propias aspiraciones. En varios poemas lamenta el hecho de que nunca podrá tener un hijo propio.

Lírica, sumamente musical y caracterizada por su lenguaje sencillo y sentimiento profundo, su poesía trata sobre el destino, su propia vida difícil y la muerte. Sus poemas de amor enfatizan los sentimientos de soledad, distancia y nostalgia por el amado. También tocan las dificultades y lamentos del jalutz en su arduo trabajo de la tierra.

Su escritura estuvo influenciada por las historias bíblicas y la literatura de los pioneros de la Segunda Aliá. En algunos poemas, Rajel expresa su identificación con figuras míticas como la matriarca Rajel y Mijal, esposa de David.

Rajel fue la primera poeta judía en Israel en ser reconocida por su género. Las antologías de su poesía siguen siendo un éxito de ventas hasta el día de hoy. Muchos de sus poemas fueron musicalizados, y son cantados por grandes cantantes populares israelíes, entre otros, Java Alberstein, Arik Einstein y Naomi Shemer

Sus poemas están incluidos en los planes de estudios de las escuelas israelíes, y su obra ha sido traducida a decenas de idiomas. Rachel falleció el 16 de abril de 1931 en Tel Aviv, a la edad de 40 años. Sus restos reposan a la vera de su amado Kineret, tal como lo reflejó en su poesía:

Y tal vez las cosas nunca fueron

Quizás

Nunca me desperté al amanecer para ir al campo

A cultivarlo con el sudor de mi frente

Oh, mi Kineret

¿Eras tú o solo tuve un sueño?

Esa fue Rajel, la poetisa, un hito en la renovada literatura hebrea.

Y tal vez las cosas nunca fueron

Quizás

Nunca me desperté al amanecer para el jardín de infantes

¿Para servirle en una nariz sudorosa?

Oh mi Kinneret

¿Eras tú o tuve un sueño?

Rachel murió de tuberculosis el 16 de abril de 1931, a la edad de cuarenta años, sin que nadie conociera, en el Hospital Hadassah de la calle Balfour en Tel Aviv, y fue enterrada, como pidió en el poema “Si la orden del destino … “, en el cementerio de Kinneret. Las palabras del poema “Opuesto” están grabadas en su lápida:

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni