Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

El correo israelí emite un sello en honor a Natán Lerner

Por iniciativa de la Fundación Internacional Raoul Wallenberg, la Dirección General de Correo de Israel emitió hace varios meses un sello en reconocimiento a la brillante trayectoria de Natán Lerner.  Justo y digno tributo a una de las grandes figuras que emergieron del Judaísmo Latinoamericano que se radicaron en Israel y cuyo quehacer trascendió fronteras.Jurista, docente, conferenciante, escritor, columnista y activista comunitario, Lerner fallecido hace más de tres años, se destacó con grandes relieves en los distintos espacios de su quehacer.

Nacido en Polonia en 1925, sus padres emigraron a la Argentina en 1931.En este país se graduó de abogado en 1950 y obtiene el doctorado en Derecho y Ciencias Sociales en 1958, ambos en la Universidad de Buenos Aires.Fue Vicepresidente de la DAIA, ejerció la abogacía hasta 1963 y en ese año se traslada a Nueva York en calidad de representante del Congreso Judío Mundial ante Naciones Unidas.

Se radica en Israel en 1966 donde se desempeñó como Director de la Oficina del Congreso Judío Mundial hasta 1983. Desde 1984 a 1989 fue el Director del International Center por the University of Jewish Civilization en Jerusalén. Paralelamente comienza su carrera como Docente Universitario en la Universidad de Tel-Aviv y posteriormente en el Centro Interdisciplinario Herzlía contándose entre los fundadores de su Facultad de Derecho, en los cuales impartió Derecho Internacional y Derechos Humanos.Por todo ello no debe extrañar que El Centro interdisciplinario de Herzlía le confirió el título de Profesor Emérito.Fue igualmente una autoridad mundial en Derecho Internacional Público, así como en áreas de los Derechos Humanos y las relaciones entre el Estado y las Confesiones Religiosas.Asesoró a organizaciones internacionales y en este contexto, elaboró para Unesco un estudio que apunta a la coordinación de instrumentos entre Naciones Unidas y Unesco en la lucha contra la discriminación racial .Asesoró a las distintas Delegaciones de Israel ante Naciones Unidas y fue ni mas ni menos que el redactor de la Convención de Naciones Unidas en materia de discriminación racial.

Fue igualmente miembro del conjunto de expertos de Naciones Unidas en lo que atañe a Libertad de Expresión y Protección ante el odio Religioso así como integrante de IRLA, Asociación Internacional de Libertad Religiosa.

PIONERO Y VISIONARIO

Hubo un área en al cual Lerner jugó un papel decisivo y que surgió producto de circunstancias muy especiales. En al década del 70 del siglo anterior, Lerner fue invitado a disertar en el Centro de Estudios Judeo-Cristianos de Madrid. Poco antes de comenzar su disertación, irrumpió la policía del régimen franquista cancelando la conferencia aduciendo que no se habían obtenido los permisos pertinentes.Al otro día y en el transcurso de una cena que sus anfitriones le ofrecieron a título de desagravio, Lerner lanzó la idea de celebrar periódicamente encuentros entre judíos y cristianos, españoles e israelíes. Forma la comisión israelí en la que igualmente jugó un rol preponderante el extinto Nahum Schutz y así con el invalorable apoyo y coparticipación de Sor Ionel y el

Centro de Estudios Judeo-Crisitianos de Madrid y posteriormente también el de la Amistad Judeo-Cristiana de Valencia, surgen los Simposios Hispano- Israelíes celebrados cada dos años en España e Israel respectivamente, los cuales se extendieron por cuatro décadas, algo inusual en este tipo de eventos.En lo personal, tuve el honor y privilegio de tomar parte de los mismos durante casi treinta años.

Los simposios reunieron a destacados académicos e intelectuales de ambos países y confesiones religiosas, configurando un éxito rotundo.Amén de lo mucho que se recogía en cada simposio, para muchos españoles era la primera vez que se topaban con judíos a este nivel, para otros fue una magnífica oportunidad para acceder a las fuentes judías en su real dimensión y a una imagen más fidedigna del Estado de Israel.Fue igualmente una oportunidad de instrumentar el reciente cambio operado en la Iglesia Católica en relación al Judaísmo y al pueblo judío a partir de la Declaración Nostra Aetate del año 1965 y posteriores declaraciones del mismo tenor. Para los israelíes, los simposios fue una oportunidad para calibrar en toda su envergadura la presencia judía en España. Para los que proveníamos de América Latina, fue asimismo especialmente grato pulsar la España democrática-algo utópico e inimaginable en la década del 60 del siglo anterior-, y reencontrarnos con una parte inseparable de nuestro rico acervo cultural.Cabe recordar, que España e Israel no entablaron relaciones diplomáticas hasta el año 1986, todo lo cual acrecentó la trascendencia de los antedichos simposios.

Lerner jugó un rol preponderante en dos espacios de los simposios.Uno fue la incorporación de nuevas generaciones asegurando de tal modo la continuidad de los simposios.El otro fue la elección de la temática de los simposios.Tópicos como “Libertad Religiosa”, “Derechos de las Minorías”, “Derechos Humanos y Naciones”, “Pluralismo y Tolerancia”, “Multiculturalismo y Globalización”, “La Familia en Nuestros Días”, no sólo fueron y continúan siendo de palpitante actualidad, sino que la naturaleza de los mismos, posibilitó a ambas delegaciones compartir posturas y aproximaciones y contribuir de ese modo, a la excelente atmósfera que siempre reinó en los simposios.En el año 2013 Lerner se hizo merecidamente acreedor al prestigioso Premio Toledano otorgado en Israel, por su significativa contribución al fortalecimientos de los vínculos entre España e Israel y en particular a las relaciones interreligiosas entre judíos y cristianos en ambos países.

Lerner fue autor de diversos libros en inglés y español.Los volúmenes en inglés fueron The Crime of Incitement of Group Hatred(1965),The UN Convention on the Elimination of All Forms of Racial Discrimination(1980),Religion, Beliefs and International Human Rights (2000),Group Rights and Discrimination in International Law (2003) y Religion, Secular Beliefs and Human Rights (2006).Este último volumen fue igualmente traducido al japonés (2009).

En español fueron de su autoría En Defensa de los Derechos Humanos(1958), Esquema del Derecho Israelí(1963), Judíos y no Judíos ante la Ley Israelí(1978), Israel y la Condición Judía: el Derecho a ser Diferente(1987), Minorías y Grupos en el Derecho Internacional(1991), Discriminación Racial y Religiosa en el Derecho Internacional(2002) y De lo Parroquial y Universal(2010).

Han transcurrido algo más de tres años de acaecido su fallecimiento, pero la vida y obra de Lerner continúan suscitando vivo interés.Recientemente el Congreso Judío Latinoamericano acaba de publicar en Buenos Aires su libro Reminiscencias que refleja sus memorias, en tanto que el Centro Interdisciplinario de Herzlía editará una antología en su honor y en hebreo en la revista Derecho y Negocios, en la que prestigiosos académicos de Israel y del Exterior abordarán distintas facetas de su trayectoria y cosmovisión

Natan Lerner reunía todos los atributos de un gran jurista. Fue y continuará siendo un referente a nivel mundial en los espacios en los cuales operó y se especializó.

 

LA MODESTIA DE LERNER

El nombre de Natán Lerner me fue familiar desde muy niño.Mi extinto y admirado tío Nahum Schutz solía siempre contarnos que a la edad de 15

años escribió desde Montevideo su primer artículo en una publicación que dirigía Lerner desde Buenos Aires.

Posteriormente en Israel compartí con él muchas horas en los Simposios celebrados en España así como en mesas redondas ante grupos hispanohablantes en Israel en calidad de copartícipe o moderador.Sabía que impartía Derecho Internacional Público en ámbitos universitarios, que era autor de varios libros pero desconocía su jerarquía a nivel mundial en determinados espacios del Derecho Internacional Público. Lerner jamás se jactó, se vanaglorió ni hizo alarde de su jerarquía. Ni siquiera me lo comentó cuando en cierta oportunidad fui visitarlo a su apartamento en Kirón, en las afueras de Tel-Aviv, después de haber sido sometido a una intervención quirúrgica en la que naturalmente departimos como amigos.

Todo ello no fue casualidad.Era la natural secuela de su sencillez, austeridad, sobriedad y modestia, atributos que por cierto merecen destacarse e invocarse al tributarle este reconocimiento.

 

Dr. Israel Jamitovsky

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni