Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

El Canal de Suez, entre la guerra y la paz

Por Yehuda Krell

En el día de la fecha se cumplen 65 años de la nacionalización del Canal de Suez llevada a cabo por el presidente egipcio Gamal Abdel Nasser, cumpliendo su deseo en realizar su ideario revolucionario y de recaudar fondos para la construcción de la presa de Assuan. Con la declaración de la nacionalización del canal se prohibió a los barcos israelíes su cruce.
El Canal de Suez es la obra de ingeniería más relevante de su tiempo, atraviesa Egipto, tiene unos 193 km de largo y se extiende entre las ciudades de Port Said en el norte, y la ciudad de Suez en el sur. El canal se utiliza para transporte marítimo, su gran importancia es unir Oriente y Occidente, permite que los barcos que se muevan entre Asia y Europa eviten la necesidad de circunnavegar África a través del Cabo de Buena Esperanza, acortando y abaratando significativamente la ruta.

La construcción del canal fue una obra faraónica, comenzó el 25 de abril de 1859 y se prolongó durante 10 años, fue realizada por una empresa francesa para los gobiernos de Egipto y Francia. Alrededor de 1,5 millones de trabajadores egipcios participaron de la construcción y unos 125.000 de ellos murieron durante los trabajos, principalmente de cólera. El 16 de noviembre de 1869, con gran pompa internacional el canal fue inaugurado oficialmente, y al día siguiente una flotilla de 68 buques de todo el mundo lo cruzó.  Posteriormente, el gobierno egipcio vendió su parte del canal a Gran Bretaña, con el fin de reembolsar los préstamos internacionales. A partir de 1882, las fuerzas del Reino Unido entraron en el área para salvaguardar sus intereses dando comienzo a la hegemonía británica sobre Egipto. En 1936, Gran Bretaña y Egipto firmaron un acuerdo que permitiría al ejército británico estar presente en el canal durante 20 años.
A principios de la década de 1950, a medida que se acercaba la fecha del final del acuerdo anglo-egipcio, se llevaron a cabo conversaciones entre las partes sobre la presencia continua del ejército británico. Finalmente, las fuerzas británicas se retiraron el 18 de julio de 1956.

Siguiendo el deseo de Gamal Abdel Nasser, Egipto declaró el canal nacionalizado el 26 de julio de 1956 y prohibió que los barcos israelíes lo atravesaran. El rais egipcio ordenó el bloqueo de los estrechos de Tirán, vía de acceso al puerto de Eilat, principal puerto mercantil israelí en el Golfo de Aqaba, que le permitía a Israel comunicarse con los mercados del sudeste asiático a través del mar Rojo y el Índico. En respuesta a la acción unilateral egipcia, el Reino Unido y Francia planearon una operación para ocupar el área y encontraron en Israel una aliada que tenía el mismo objetivo. Desde los tiempos de la Guerra de la Independencia, Egipto era para Israel uno de sus más fuertes enemigos y un país del cual salían los grupos terroristas que asolaban con sus atentados el territorio israelí.

El 28 de octubre, David B. Gurión reunió a su gabinete y le explico el pacto que había firmado con los franceses e ingleses, y los detalles de la nueva guerra. A las 24 horas de la reunión, comenzaron las operaciones, el éxito del ejército israelí fue rápido, en una semana conquistó toda la península de Sinaí llegando a diez millas del Canal, mientras las dos potencias europeas no demostraron en el teatro de operaciones un elevado nivel de combate.
Estados Unidos se opuso firmemente a la Guerra del Sinaí, presionó política y económicamente al Reino Unido para que se retirara de Egipto y exigió a Israel abandonar la península de Sinaí. Con la finalización de los combates y con una rotunda victoria israelí, la ONU declaró que el Canal de Suez era de propiedad egipcia.

El triunfo militar israelí significó para el gobierno de Ben Gurión un fracaso político, la derrota militar egipcia no provocó la caída de Nasser, sino todo lo contrario, había logrado la nacionalización del canal, su liderazgo panárabe se fortificó y su prestigio se solidificó en la región y en el Tercer Mundo. Además, Egipto no se comprometió a modificar su actitud beligerante hacia Israel.

A partir de la Operación Kadesh, o Guerra de Sinaí, el Canal de Suez se convirtió en uno los grandes  escenarios de las siguientes guerras egipto-israelíes. A partir de la Guerra de los Seis Días, y la ocupación del Sinaí por parte del ejército israelí, el Canal de Suez sirvió de línea fronteriza entre Israel y Egipto. La guerra provocó que el Canal estuviese cerrado durante 8 años a partir de 1967.

La línera divisoria del Canal continuó vigente durante la Guerra de Desgaste y la Guerra  de Yom Kippur. En 1974, Israel comenzó a abandonar la región con el Acuerdo de Separación de Fuerzas entre ambos países. El Canal fue reabierto en 1975 por el sucesor de Nasser, el presidente Anwar el Sadat.

Con los acuerdos de Camp David firmados por el presidente egipcio Anwar el Sadat y el primer ministro israelí Menajem Begin, el 17 de septiembre de 1978, con la mediación del presidente de los Estados Unidos, Jimmy Carter, Egipto e Israel acordaron la paz. Hecho que se materializó el 26 de marzo de 1979, en una emotiva ceremonia en la Casa Blanca, con la firma de un acuerdo de paz histórico de los mismos mandatarios que ponían fin a tres décadas de hostilidades entre ambos países y establecía lazos diplomáticos y comerciales. Al mismo tiempo se acordó el franco paso de buques israelíes por el Canal de Suez.
A fines del siglo XIX, el 29 de octubre de 1888, las potencias de la época firmaron un convenio en Constantinopla para asegurar el libre uso del Canal de Suez para todos los países y en todo tiempo. En el Art. 1° del acuerdo se expresa: El Canal Marítimo de Suez permanecerá siempre libre y estará abierto; así en tiempo de guerra como en el de paz, a todo barco de comercio o de guerra, sin distinción de pabellón.

Entre los múltiples beneficios de la paz con Egipto figura el que permite a Israel la utilización del Canal de Suez, una vía por la cual pasa el 12 % de todo el comercio mundial, y para Egipto, recuperar el Canal significa una fuente vital para sus ingresos; su importancia es de tal magnitud, que hace pocos meses, luego de la reflotación del enorme portacontenedores ‘Ever Given’, el gobierno egipcio colocó en el canal un cartel con el mensaje: ‘Bienvenido al Canal de Suez: la vía de Egipto a la paz, la prosperidad y el desarrollo’.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni