Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Aristides de Sousa Mendes

Aristides de Sousa Mendes pertenecía a una familia aristocrática, católica, conservadora y monárquica. Su padre, José de Sousa Mendes, era juez.6 Después de licenciarse en Derecho por la Universidad de Coímbra, en el año 1907 Aristides se mudó a Lisboa, al igual que su hermano gemelo César, quien llegaría a ser ministro bajo el régimen de Oliveira Salazar. En 1910, contrajo matrimonio con su amor de juventud, Angelina, con la cual tendría catorce hijos, nacidos en los distintos países en los que Sousa Mendes estuvo destinado. Poco tiempo después, comenzó su carrera consular en Portugal. En esa época, el servicio diplomático y el consular constituían carreras o actividades separadas), desempeñando su labor en diversas delegaciones consulares portuguesas de Zanzíbar, Brasil o Estados Unidos de América.

Tuvo una carrera algo problemática, pues se enfrentó a problemas disciplinarios con varios regímenes políticos. E Al estallar la Segunda Guerra Mundial, el 3 de septiembre de 1939, Arístides se encontraba en Burdeos desarrollando su labor como cónsul. El período que siguió fue conocido como la Guerra de broma, pues había sido declarada el 3 de septiembre de 1939, pero no había guerra aún. Las hostilidades sólo empezaron mucho más tarde, con la invasión alemana de Francia, Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo el 10 de mayo de 1940.

Copiando las políticas restrictivas de emigración ya adoptadas por los demás países europeos, António de Oliveira Salazar distribuyó la Circular 14, determinando que para los casos especiales de apátridas, los portadores de Pasaporte Nansen, los rusos y los judíos expulsados de sus países, los cónsules portugueses sólo podían conceder visados después de haber pedido autorización al Ministerio. En los demás casos, los cónsules podían seguir otorgando visados. El objetivo era evitar la entrada de agitadores políticos, infiltrados y apátridas.

En ese momento era era cónsul general de Portugal en Burdeos, Francia.

Al capitular Francia, en junio de 1940, decenas de miles de refugiados, entre ellos miles de judíos, se trasladaron al sur de Francia con la intención de cruzar la frontera con España, continuar a Portugal y partir desde allí a América.

Hasta el 10 de mayo de 1940 era posible obtener visados de entrada o permisos de tránsito a través de Portugal en el consulado de ese país en Burdeos. En esa fecha, cuando Alemania invadió Holanda y Bélgica, el gobierno de Portugal prohibió el tránsito por el país de refugiados, en particular judíos, lo cual fue el cierre de la última vía de esperanza para

ellos. Ciudadanos británicos portadores de una recomendación del cónsul británico podían obtener visados. Pero alrededor de otros 30.000 refugiados, entre ellos 10.000 judíos se congregaron frente al consulado portugués tratando de obtener el mágico trozo de papel que les podía hacer salir de Francia.

Sousa Mendes, un católico devoto y de buen corazón, sorprendió a propios y extraños, cuando en junio de 1940 decidió desobedecer la Circular número 14 dictada por el dictador Salazar, que prohibía emitir visas a los perseguidos por el nazismo que sin miramientos invadía Francia. Al ver la apremiante situación en que se encontraban, decidió desobedecer las instrucciones explícitas de su gobierno. Recibió la visita de una delegación de los refugiados, encabezada por el rabino Jaim Kruger, a quienes prometió emitir visados de tránsito a todo aquel que lo necesitara, agregando que quien no pudiese pagar por los visados los recibiría gratis.

Estableció una oficina improvisada en el consulado y, con la ayuda de dos de sus hijos y algunos judíos que se encontraban a la espera en las cercanías, comenzó a emitir visados de tránsito. Por tres días y tres noches trabajó sin tomar ni un minuto de descanso, hasta desplomarse exhausto una vez completado el trabajo. Entre el 15 y el 22 de junio emitió 1.575 visados.

Los rumores acerca de las acciones de Sousa Mendes llegaron a Lisboa y se le ordenó retornar a su país. Dos hombres fueron enviados para escoltarle de regreso a Portugal. En el camino, todavía en suelo francés, pasaron por el consulado portugués en Bayona. Allí vio una multitud compuesta por varios centenares de personas apiñadas a las puertas del consulado. Ello le recordó las escenas del suyo en Burdeos. A pesar de haber sido llamado de regreso entró a la oficina y haciendo caso omiso de las objeciones del cónsul local, le ordenó emitir de inmediato visados a todos los solicitantes. Él mismo estampó los mismos agregando con su propia letra: “El Gobierno de Portugal solicita amablemente al Gobierno de España permitir al portador de este documento cruzar España libremente. El portador es un refugiado del conflicto en Europa y está en camino a Portugal”. Después de proveer a los solicitantes el tan ansiado documento, los acompañó personalmente a un puesto fronterizo español y se aseguró que lo cruzaran sin incidentes.

De regreso a Lisboa Sousa Mendes fue juzgado por un tribunal disciplinario y despedido del Servicio Exterior. Esto lo dejó en la indigencia e incapacitado para proveer por sus 13 hijos. Sousa Mendes nació el 18 de julio1885: y murió en la pobreza el 3 de abril 1954. Recién en 1988 fue rehabilitado totalmente gracias a presiones externas, al esfuerzo de sus hijos. y un puñado de hombres y mujeres, amigos y familiares del Cónsul que no claudicaron, pues aun viendo como las puertas se cerraban una y otra vez, persistieron escribiendo a los diarios; participaron de actos; llamaron a las radios; e insistieron para que la historia no sea tergiversada y el acto de conciencia de aquel hombre, nacido el 18 de julio de 1885 en Cabanas de Viriato, no sea olvidado.

Cuando se le pidió que explicara sus acciones, dijo: “Si miles de judíos están sufriendo por un cristiano (Hitler), no hay duda que un cristiano puede sufrir por tantos judíos”.

El 18 de octubre de 1966 el Yad Vashem reconoció a Aristide de Sousa Mendes como Justo de las Naciones.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni