Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

El Sábado Negro

Yehuda Krell
En el día de mañana se cumplen 75 años del ‘Sábado Negro’, o ‘Shabat Hashjorá’, fue el inicio de dramáticas jornadas en las cuales el gobierno británico en Palestina llevó a cabo una serie de violentas acciones contra el yshuv, la comunidad judía, que se extendieron desde el Shabat del 29 de junio al 1° de julio de 1946. Fue un operativo militar que las autoridades británicas prepararon minuciosamente para capturar y arrestar a judíos sospechosos de desarrollar actividades terroristas y confiscar documentos oficiales incriminatorios.
El propósito oficial británico era poner fin a un ‘estado de anarquía’ en Palestina, como lo definían los británcios, pero lo que verdaderamente perseguían era preparar un golpe como respuesta a las numerosas y renombradas acciones del movimiento de rebelión hebreo llamado Tnuat Hameri, Movimiento del Levantamiento, que nucleaba y articulaba las acciones de las principales organizaciones de liberación nacional judías como la Haganá, el Palmaj, Leji y el Irgún Tzvaí Leumí.

Las acciones del Movimiento Meri eran impactantes, entre las últimas grandes operaciones de ese entonces, se contaba la ‘Noche de los Puentes’, del 16 de junio de 1946, en que el Palmaj voló ocho puentes de carreteras y ferrocarriles que unían Palestina con los países vecinos, aislando a Eretz Israel del Medio Oriente, o el ataque del Leji a la terminal ferroviaria de Haifa del 17 de junio, y poco tiempo después, el secuestro de seis oficiales británicos por el Irgún y el posterior ofrecimiento de dejarlos en libertad a cambio de la conmutación de la pena de muerte que pesaban sobre dos miembros del Irgún.

Durante varios meses el ejército británico quería emprender acciones militares contra las organizaciones clandestinas judías, pero el Alto Comisionado Alan Cunningham, se oponía a tomar acciones militares contra la Agencia Judía. Con la Noche de los Puentes cambió de opinión, Cunningham voló a Londres para reunirse con el gabinete británico y el jefe del ejército, el mariscal de campo Bernard Montgomery, y trajo de regreso un plan de acción bautizado con el nombre Operación Agatha
Con la acción, los británicos pensaban destruir el poder de los grupos clandestinos, dejar al yshuv sin liderazgo, lograr el abatimiento moral de la población judía, y demostrar con los documentos a encontrar los planes de la dirigencia judía en establecer unilateralmente un Estado Judío.

La furia británica por los atentados judíos no se hizo esperar, el 29 de junio, el gobierno del Mandato impuso un toque de queda en varias ciudades, entre otras, Tel Aviv, Jerusalén, y Haifa, y de varias decenas de kibutzim y moshavim, en los que se llevaron a cabo registros de casa por casa. El toque de queda alcanzó a toda Palestina, aviones en vuelo bajo sobrevolaron Jerusalén, se colocaron barricadas en las carreteras, los trenes fueron detenidos y se evacuó a los pasajeros escoltándolos a sus casas. Fueron requeridas licencias especiales para las operaciones de vehículos de emergencia, las tropas y la policía británicas saquearon las sedes de la Agencia Judía en Jerusalén y en Tel Aviv, y de otras instituciones judías como la Organización Sionista Internacional de Mujeres y la Histadrut. Se allanó un total de 27 asentamientos judíos y muchos residentes opusieron una feroz resistencia. Cuatro judíos murieron resistiendo los registros británicos.

Para el operativo los británicos utilizaron entre 17.000 y 25.000 efectivos, se llevaron a cabo arrestos masivos de líderes judíos y miembros de la Haganá. Un total de 2.718 personas fueron detenidos, incluidos cuatro miembros del Ejecutivo de la Agencia Judía, entre los que se encontraban Moshé Sharett, siete oficiales de la Haganá y casi la mitad de la fuerza de combate del Palmaj. Sin embargo, debido a una advertencia de la inteligencia de la Haganá, la mayoría de los comandantes del grupo pudieron evadir el arresto, incluido David Ben-Gurion, quien se hallaba en París en ese momento.

En la mente de muchos judíos, la Operación Agatha reavivó recuerdos de la Shoá. Ante interpérritos soldados británicos, las mujeres arrancaban su ropa para mostrar los números tatuados que les realizaron en los campos de concentración. Hubo incidentes con personas que estaban confinados en campos de detención bajo estricta vigilancia, mientras gritaban que esto mismo fue lo que hicieron los nazis. Entre las tropas británicas hubo soldados que gritaban ‘Heil Hitler’ y pintaban cruces esvásticas en las paredes, además de hacer referencia a las cámaras de gas mientras realizaban las búsquedas.

Concluídas las jornadas del ‘Sábado Negro’, los oficiales británicos capturados por el Irgún fueron puestos en libertad y Alan Cunningham conmutó la pena de muerte a los miembros del Irgún a cadena perpetua. La Haganá y el Palmaj fueron disuadidos momentáneamente por los dirigentes del yshuv de suspender las acciones antibritánicas. Sin embargo, los grupos más radicales, principalmente el Leji y el Irgún, continuaron e incluso intensificaron sus ataques. El 22 de julio de 1946 el Irgún llevó a cabo un sanguinario atentado en el ala sur del Hotel King David en Jerusalén, sede de la comandancia militar británica que dejó un saldo de 92 muertos, entre ellos 16 judíos. El impacto del atentado causo tal conmoción que llevó a la disolución del Movimiento Meri, y a un grave conflicto en el seno del yshuv, se abría así un nuevo capítulo en la historia de la lucha por la independencia de Israel.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni