Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Turquía acusó a Grecia de apoyar el terrorismo

En las últimas horas, Turquía amenazó a Grecia y la acusó de apoyar el terrorismo. No es la primera vez que el país utiliza  las míticas acusaciones de “terrorismo” para justificar invasiones, bombardeos, limpiezas étnicas y encarcelamientos de personas, incluidos disidentes y estudiantes en su país.

En este momento, los turcos amenazaron a los griegos, luego de utilizar afirmaciones similares para justificar los ataques contra los armenios, los kurdos y Libia.

El jefe de comunicación y medios de comunicación de la presidencia turca, Fahrettin Altun, cuya cuenta de Twitter figura como cuenta del gobierno turco, arremetió contra Grecia en la madrugada del 10 de abril. Sin poseer alguna prueba, afirmó que “Grecia alberga organizaciones terroristas, incluido el PKK”. Este último es el Partido de los Trabajadores del Kurdistán, un grupo que Ankara califica de terrorista. “Desde un supuesto campo de refugiados dentro de la UE, los terroristas traman atentados (incluidos atentados suicidas) contra Turquía”, expresó el gobierno turco. “Es hora de acabar con la impunidad de Grecia”, agregó.

El vídeo que acompaña a las amenazas turcas incluye imágenes de un F-16 y de drones turcos Bayraktar realizando ataques aéreos, que se puede tomar como una amenaza hacia Grecia.

No ha habido ataques terroristas del PKK en Turquía desde hace años que suele inventar historias de “terrorismo”. Además, también ha acusado a Estados Unidos de respaldar a grupos “terroristas” en Siria, sin ninguna prueba. Ha utilizado esto como excusa para atacar a líderes políticos civiles. Por ejemplo, en octubre de 2019 Turquía amenazó a las fuerzas estadounidenses en el este de Siria, exigiendo que Estados Unidos se retirara y envió a extremistas sirios respaldados por Turquía a asesinar a Hevrin Khalaf, una joven activista política. Turquía afirmó que “neutralizaron” a la joven, arrastrándola, desarmada, fuera de un todoterreno y golpeando su cabeza y disparando a su cuerpo sin vida en un vídeo que los extremistas publican en Internet.

El gobierno turco utiliza a menudo grupos de tipo terrorista para llevar a cabo sus ataques contra los kurdos en Siria, incluyendo la desaparición de decenas de mujeres en Afrin, ocupada por Turquía, y su reclusión en prisiones secretas.

No está claro por qué Turquía ha optado ahora por intensificar las tensiones con Grecia. En la primavera y el verano de 2020, llevó a cabo una serie de acciones de provocación contra Grecia, incluyendo el ataque a los F-16 griegos, y el uso de un barco de investigación como cobertura para las maniobras navales y las amenazas contra las aguas reclamadas por Grecia en el Mediterráneo oriental.

Turquía pasó el otoño de 2019 y parte de 2020 lanzando una serie de invasiones y ataques, a menudo bajo el pretexto de “luchar contra el terror”. Por ejemplo, firmó un acuerdo con el asediado gobierno de Libia y envió a refugiados sirios a luchar en Libia después de invadir Siria en octubre de 2019. Los sirios se quedaron en Libia en la primavera de 2020 mientras Turquía se dedicaba a calentar una crisis en Idlib. Después de firmar acuerdos con Rusia, incluida la importación del sistema de defensa aérea S-400 de Rusia, Turquía continuó con las amenazas aumentando los ataques al norte de Irak y amenazando con invadir la región de Sinjar en Irak, donde viven los supervivientes del genocidio yazidí.

Turquía afirma, sin pruebas, que los supervivientes del genocidio son “terroristas”. Las amenazas de Turquía contra Irak provocaron las quejas de Bagdad y el desplazamiento de paramilitares iraquíes a Sinjar para defenderse de una posible invasión turca. Al final, Turquía prefirió una incursión en la montaña de Gare, en el norte de Irak, en febrero de 2021, que provocó la muerte de rehenes turcos que, según Turquía, fueron asesinados por el PKK. Los lugareños dijeron que los ataques aéreos turcos mataron a los rehenes. Turquía utiliza ese ataque como excusa en su país para intentar prohibir al HDP, un partido de extrema izquierda que cuenta con muchos seguidores kurdos. Turquía intenta ahora prohibir los partidos de la oposición, alegando que son “terroristas”. También atacó a los manifestantes LGBTQ y los implicó como “terroristas” en febrero de 2021.

Ankara pareció reducir sus amenazas a Grecia en el otoño de 2020 después de que el presidente estadounidense Donald Trump perdiera las elecciones en Estados Unidos. Esto se debe a que Turquía tenía una estrecha relación con Trump y había trabajado con voces pro-turcas en el Departamento de Estado de EE.UU. para animar a EE.UU. a dar a Ankara un cheque en blanco para acosar a Grecia, Egipto, Israel, Libia y los Emiratos Árabes Unidos mientras invadía Irak y Siria y amenazaba a Armenia. Por ejemplo, la seguridad presidencial de Turquía atacó a manifestantes estadounidenses en Washington en la primavera de 2017, Ankara mantuvo como rehén a un pastor estadounidense en 2017 y amenazó a las fuerzas estadounidenses en Irak en 2018. Ankara también armó a refugiados sirios, entrenó a extremistas, permitió el tránsito de miembros del ISIS desde Raqqa a Idlib en 2018 y utilizó la amenaza de empujar a los refugiados a Europa en 2020 para arrancar concesiones a la UE y la OTAN.

Tras las tensiones de los últimos años, incluido el acoso a un buque de investigación israelí en diciembre de 2019, Turquía pareció cambiar de tono en diciembre de 2020 y principios de 2021, afirmando que quería reconciliarse con Israel, Egipto y los Estados del Golfo a los que había estado acosando. Esto parecía diseñado para aislar a Grecia y Chipre, que se han acercado a Egipto e Israel y al Golfo. Por ejemplo, Grecia y Chipre se unieron a Egipto, Francia y el Golfo para condenar a Turquía en la primavera de 2020. Turquía acosó a Grecia y Francia en el verano de 2020. En respuesta a un foro de gas del Mediterráneo Oriental y a un plan de gasoductos en el que están trabajando Israel, Grecia y Chipre, Turquía trató de utilizar la prensa de Israel para afirmar que quería la reconciliación, borrando las reclamaciones de Chipre sobre las zonas económicas del Mediterráneo.

Ahora las nuevas amenazas de Turquía contra Grecia se producen en el contexto de otras cuestiones. Turquía ha detenido a almirantes en su país que se oponen a un nuevo canal turco. En Ucrania, Rusia ha afirmado que la escalada supone una “amenaza” para Rusia. Se supone que Turquía está vendiendo drones a Ucrania, pero también está comprando S-400 a Rusia. Mientras tanto, Turquía ha afirmado que la UE es responsable de la controversia sobre los asientos.

Turquía, cuyos dirigentes han criticado al presidente estadounidense Joe Biden en el pasado, también está tratando de mejorar sus relaciones con Estados Unidos al tratar de intervenir en las conversaciones entre Estados Unidos y los talibanes. Turquía mantiene estrechos vínculos con los talibanes y otros grupos extremistas islámicos como Hamás. Es probable que Ankara quiera trabajar con Irán en Afganistán y que prefiera que los talibanes, que también han sido apoyados por Pakistán en el pasado, tengan un papel más importante.

Turquía, Irán y Rusia tienden a trabajar juntos también en Siria y los tres prefieren que Estados Unidos abandone el país. Esto pone a Turquía en una encrucijada de varias políticas importantes de Estados Unidos en la región. La retórica de Ankara contra Grecia se produce a pesar de que se suponía que Turquía y Grecia iban a mantener conversaciones para reducir las tensiones. Las conversaciones se estancaron en marzo. Turquía pasó entonces a cortejar a la UE y especialmente a Alemania, que ha tendido a simpatizar con el giro autoritario de Ankara.

Por GS/RJ

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente

 

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni