Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Gustavo Michanie fue nombrado Presidente de The World Congress of GLBT Jews


Gustavo Michanie fue nombrado Presidente de The World Congress of GLBT Jews, Keshet Ga’avah (El Congreso Mundial Judío LGTB).

Con él conversamos en Radio Jai para conocer sobre la labor de este Congreso y para saber sobre cómo vive y se organiza la comunidad LGTB dentro de las instituciones judías en la Argentina.

El Congreso Mundial fue creado en 1976 por un grupo de personas LGTB americanas que sentían la necesidad de tener un espacio de contención dentro de su orientación y religión. A partir de allí, y en su “paraguas”, surgirían otras, como JAG (Judíos Argentinos Gays) en la Argentina, que se irían afiliando al Congreso Mundial, y que, hoy, ya cuentan con distintas organizaciones adheridas, a lo largo y a lo ancho del mundo.

Sobre la historia del movimiento LGTB dentro de las instituciones judías en el mundo, indicó que en los inicios, en la década del setenta, cuando comenzaron a hacerse las Marchas del Orgullo, cuando empezaron a visibilizarse -primero en los Estados Unidos, y luego desplegadas por el resto del mundo- no eran aceptados por las instituciones judías, “ni en el movimiento Conservador, ni mucho menos en la Ortodoxia”. Entonces, estos grupos, comenzaron a formar sus propias kehilot (comunidades) que con el tiempo se fueron abriendo a todas las personas que desearan formar parte, pertenecieran o no a la comunidad LGTB.

“Ese fue un cambio y un camino de aceptación y de inclusión”, destacó Michanie.Y explicó que dar visibilidad a estas minorías, hace que el resto conozca de qué se trata y que cada uno pueda ser parte de la comunidad, sin que importe su orientación sexual. Y que, lo que los une, es la identidad, la tradición, la religión o la cultura.

Acerca de la actividad de estos movimientos en la Argentina, teniendo en cuenta la línea ideológica actual de AMIA, regida por una línea religiosa ortodoxa, en donde resulta seguramente problemático el tema de inclusión de estas minorías, Michanie destacó que, justamente, ese es el tema con el que trabajan cotidianamente, porque “la orientación sexual no se elige, lo que se elige es hacerse cargo de ella”.
Entiende que la Ortodoxia tenga una mirada halájica (ley judía) determinada sobre la homosexualidad; más allá que, en los últimos ocho o diez años, tanto en Israel como en los Estados Unidos, los movimientos ortodoxos están cambiando y aceptando la inclusión de la diversidad, como opción a aceptar.

En la Argentina se trabaja en el tema, brindando capacitaciones, dando herramientas en escuelas, en lugares donde participan jóvenes, para que puedan sentirse bienvenidos , señaló que es una labor que viene realizando JAG en los últimos 15 años. “Cuando JAG salió, era un tema tabú hablar de homosexualidad dentro de la religión”, apuntó.  En esta evolución, subraya Gustavo, permite que hoy DAIA, otra de las instituciones centrales de la Comunidad Judía Argentina, lo cuente como miembro del Consejo Directivo, y que eso también tiene que ver con una mirada de aceptación y de inclusión, si bien que, la DAIA, trabaja además sobre otros 16 colectivos discriminados. “Hay cambios, se va renovando el pensamiento de los dirigentes, el tema comunitario”.

Sobre la cuestión de la falta de conocimiento sobre el tema, hasta que los dirigentes no tuvieron contacto con un integrante de la comunidad Gay, no podían saber sobre sus necesidades y sus problemas que tienen comunitariamente.

Cuando en el año 2007, se sumaron a la red de Fundación Judaica, “también era un tema, porque está formada por instituciones con mitradas diferentes sobre el tema y en donde hay también una escuela comunitaria”, y que sin embargo fue posible; eso habla un poco del trabajo que hace una comunidad: “Hoy hay un Shabat de la Diversidad en el templo de Libertad, ‘la Catedral’, todo un símbolo para nuestra comunidad; hoy podamos ser aceptados e incluidos allí como una persona más”.

Gustavo prefiere hablar de “aliados”, al referirse a quienes los apoyan, los escuchan, les abren sus puertas, a quienes son receptores de sus necesidades y hacerlas efectivas. Mencionó a la licenciada Mónica Cullucar, “como una madrina de JAG”, que los llevó a participar en los distintos encuentros del JOINT y que los motivó a seguir trabajando. Dijo que siempre hay gente dispuesta a escucharlos y que también, hay quienes no lo están, pero que eso no es un motivo para no intentarlo.
Sobre los argumentos que pueden tener quienes “no los escuchan”, Gustavo opinó que seguramente, tienen miedo a lo desconocido, por eso, prefieren apegarse a lo taxativo de la ley y no aceptarlos.

Sin despegarse de la ley judía, el judaísmo ha ido evolucionando, ha habido cambios y  muchos estudiosos han ido interpretando de otras maneras la Halajá, adaptándola al día de hoy. Para algunos referentes rabínicos, hay cambios que se aceptan y cambios que no, y que el camino es sentarse a dialogar, y no a excluir. “La diversidad está, estamos en la comunidad, ocupamos cargos, estamos, no se puede negar”, remarcó.

Sobre cómo se vive la diversidad sexual en Israel, por un lado, un país de espacios más libres para las comunidades LGTB, y por otro lado con el poder que ejerce la Ortodoxia, Michanie afirmó que la Marcha del Orgullo que se realiza en Tel Aviv cada año, es la única en Medio Oriente, que convoca a más de 250 mil personas, que Israel “se viste de fiesta” para recibir a las personas LGTB judías y no judías, tanto de Europa como de otros lugares del mundo, y que Israel tiene mucha política de inclusión para las parejas igualitarias. Y reveló que desde el Congreso están trabajando con la Agencia Judía sobre un programa de aceptación previo a la Aliah (Inmigración) para que todos los judíos del mundo conozcan los derechos que tienen como cualquier otro inmigrante, sin importar su orientación sexual.

Sobre la convivencia con el mundo ortodoxo, Michanie, confesó que “siempre hay una interna”, especialmente cuando se quiere llevar a cabo la Marcha del Orgullo en Jerusalem, que sin embargo, se termina realizando, y que en general, más allá del episodio en el que asesinaron a una joven en la Marcha de 2015 (perpetrado por una persona recientemente salida de la cárcel), Israel tiene muchas instituciones que trabajan sobre la diversidad, que es un país con una gran apertura, que de hecho hay dos ministros abiertamente gays en el gobierno.

Por CL/RJ

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni