Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Estoy muy orgulloso del Estado de Israel

Estoy muy orgulloso del Estado de Israel y al mismo tiempo me entristece que en la actualidad no existan relaciones diplomáticas formales entre el Estado de Israel y Venezuela.

Estoy muy orgulloso del Estado de Israel, especialmente al recordar que cuando era joven en Lima, Perú, y miembro de Betar, me mantuve vigilante durante una hora junto a su fotografía cubierta de negro cuando Vladimir Zabotinsky z’l falleció en 1940.

Estoy muy orgulloso del Estado de Israel, especialmente cuando recuerdo que en 1948 en Yeshiva University algunos estudiantes mayores desaparecerían por la noche y la razón fue que estaban empacando armamento checoslovaco para ser enviado a Israel para la batalla por la Independencia.

Estoy muy orgulloso del Estado de Israel porque abrió sus puertas a la inmigración judía que a través de “Jok Hashevut” otorgó el derecho y el privilegio de la ciudadanía israelí. Si bien el resultado de la Segunda Guerra Mundial fue determinado por las grandes potencias de la época, el destino del pueblo judío podría haber sido diferente, seguramente en el número de víctimas, si hubiera habido entonces un Estado independiente de Israel.

Estoy muy orgulloso del Estado de Israel cuando en 1976 se envió una misión a Entebbe, Uganda, para rescatar a los ciudadanos y judíos que no eran ciudadanos israelíes, que habían sido tomados como rehenes por terroristas con la aprobación de las autoridades locales. Yonatan Netanyahu z’l cayó trágicamente en esta misión que demostró que Israel no permitirá que los judíos sean discriminados, porque todos los demás pasajeros de este vuelo de Air France habían sido liberados. Fue una misión valiente, que también demostró desesperación debido a los peligros involucrados en el aterrizaje de una misión de rescate en territorio hostil. Recuerdo que el mismo tipo de avión se estrelló mientras intentaba aterrizar en tiempo tormentoso en las Islas Azores en esos días. Este avión que no dejó sobrevivientes llevaba al grupo coral de la Universidad Central de Venezuela, por quienes celebramos un servicio conmemorativo en mi sinagoga de Caracas. Contraste los peligros de una visita amistosa con la temeridad de la misión israelí. Contraste la indiferencia del resto del mundo, con la actitud de Israel que respondió con valor. No hay duda de que después del Holocausto existe el juramento “never again” que proclama que la sangre judía no puede fluir libremente. Israel es el garante.

Estoy muy orgulloso del Estado de Israel por su crecimiento en los campos intelectual y cultural, sus logros en las actividades económicas y de innovación. La conversión de la tierra desértica en jardines es ejemplar.

Estoy muy orgulloso del Estado de Israel porque todos sus ciudadanos tienen los mismos derechos bajo la ley que no permite la discriminación entre judíos, árabes, cristianos, musulmanes. A pesar de las calumnias de antisemitas y tiranos en sentido contrario.

Estoy muy orgulloso del Estado de Israel, que recibió el apoyo de toda América Latina en el momento en que proclamó su independencia.

Estoy muy orgulloso del Estado de Israel porque es una nación basada en la salvaguardia de los derechos humanos que no se pueden poner en peligro y, por lo tanto, su gobierno y su población se identifica con los valores de todas las demás naciones democráticas del mundo.

Estoy muy orgulloso del Estado de Israel porque, a pesar de que hay aquellos que sostienen que los Estados no tienen amigos, solo tienen intereses; Israel debe ser diferente porque se construyó encima de una herencia de ética y moralidad que se remonta a más de tres milenios. El Estado moderno de Israel fue fundado en 1948, pero la nación judía ha existido durante siglos sirviendo de ejemplo para la humanidad.

Estoy muy orgulloso del Estado de Israel y saludo al primer ministro, Benjamin Netanyahu, por haber reconocido públicamente a Juan Guaidó como presidente legítimo de Venezuela, porque el actual régimen llegó al poder por medio de elecciones fraudulentas. De hecho, la mayoría de los países democráticos negaron la validez de estas elecciones. En la actualidad, existe solo una Asamblea Nacional legítima en Venezuela elegida por votación popular en 2015 y presidida por Juan Guaidó.

Estoy muy orgulloso del Estado de Israel y no entiendo por qué no se ha respondido a la carta de Juan Guaidó dirigida al primer ministro Netanyahu el 27 de enero de 2019 expresando el deseo de establecer inmediatamente relaciones políticas y diplomáticas con el respectivo nombramiento de representantes.

Estoy muy orgulloso del Estado de Israel porque valora lo justo por encima del poder, la libertad por encima de la tiranía, la moral por encima de los intereses materiales.

Estoy muy orgulloso del Estado de Israel y, por lo tanto, insto a la Knesset y al Poder Ejecutivo a que tomen las medidas necesarias para restablecer las relaciones diplomáticas plenas entre el Estado de Israel y el gobierno de Venezuela dirigido por Juan Guaidó.

Estoy muy orgulloso del Estado de Israel y siento enorme orgullo, como judío y ciudadano venezolano, de haber sido nombrado embajador de Venezuela en Israel después de servir como Rabino Mayor de la Unión Israelita de Caracas durante 44 años.

Estoy muy orgulloso del Estado de Israel y siempre seguiré orgulloso tanto de Israel como de Venezuela y especialmente de sus valientes pueblos.

Por el rabino Pynchas Brener

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni