Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

El Maguen David Adom vacunó a algunos trabajadores palestinos

maguen david adom vacuno a trabajadores palestinos

Alrededor de 400 palestinos, residentes de Jerusalem Este y palestinos que trabajan en Israel, fueron vacunados contra el coronavirus el miércoles por la tarde en una estación del Magen David Adom (MDA) cerca del puesto de control de Qalandiya.

“Los palestinos de Jerusalem Oriental pueden venir y ser vacunados, así como aquellos que tienen tarjetas de identidad de la Autoridad Palestina y permisos de trabajo”, dijo un portavoz de la institución.

Las inmunizaciones del miércoles fueron un primer paso para proporcionar vacunas a los 122.000 palestinos de Judea y Samaria que trabajan en Israel. Algunos palestinos que trabajan en el sector de la salud ya han sido vacunados, pero son una pequeña minoría; la inmensa mayoría de los trabajadores están empleados en la construcción o la agricultura.

Los expertos en salud los han señalado como una posible fuente de infección, dado que muchos cruzan la Línea Verde a diario.

Sin embargo, el Ministerio de Salud aún no ha anunciado un plan importante para vacunar a los trabajadores palestinos. El esfuerzo del miércoles pareció ser el único, al menos por ahora. Magen David Adom dijo que inició el movimiento por su propia cuenta, pero la estación junto al puesto de control de Qalandiya solo estará abierta hasta el miércoles por la noche.

Jerusalem Oriental fue anexada por Israel en 1980, pero sus residentes palestinos no son ciudadanos; más bien, poseen tarjetas de residencia que les otorgan algunos de los beneficios de la ciudadanía, incluido el seguro médico.

Al parecer, el MDA eligió ubicarla junto a la estación junto a Qalandiya para aumentar el acceso a la vacuna entre los palestinos de Jerusalem Oriental que viven más allá de la valla de seguridad. Decenas de miles viven más allá de la barrera que atraviesa la capital, lo que algunos expertos en salud han sugerido que podría dificultarles más el acceso a la vacuna.

Los ciudadanos israelíes y los residentes palestinos de Jerusalem Oriental están cubiertos por las cuatro principales organizaciones de gestión de la salud: Clalit, Meuhedet, Leumit y Maccabi.

En Jerusalem Oriental, la disposición de los palestinos a vacunarse ha sido baja. Solo el 13 por ciento de los palestinos de Jerusalem Oriental habían sido vacunados contra el coronavirus hasta el lunes por la noche, en comparación con aproximadamente el 23% de todos los residentes de Jerusalem.

Casi ningún palestino de Judea y Samaria ha sido vacunado, aunque algunos pequeños envíos de dosis de vacuna han llegado a Ramallah. Los funcionarios palestinos han dicho que anticipan comenzar su campaña de vacunación a mediados de febrero.

Durante varias semanas se ha producido un feroz debate sobre si Israel es en última instancia responsable de proporcionar vacunas a los palestinos.

Funcionarios israelíes han dicho que los Acuerdos de Oslo, una serie de acuerdos bilaterales entre Israel y Ramallah de la década de 1990, delegaron esa responsabilidad en la Autoridad Palestina. Los grupos de derechos humanos afirman que Israel ocupa áreas palestinas, lo que hace que Israel sea el último responsable de su bienestar.

La mayoría de los trabajadores palestinos no son miembros de ningún proveedor de atención médica. Aunque un caso de la Corte Suprema de Israel de 2020 acusó a los empleadores de registrar a sus empleados, no está claro cuántos realmente han estado asegurados.

A diferencia de los trabajadores extranjeros de otros países, que llegan a Israel por largos períodos de tiempo, muchos trabajadores palestinos cruzan de un lado a otro entre Israel y Judea y Samaria a diario.

El constante movimiento de trabajadores palestinos de un lado a otro a través de la Línea Verde ha despertado la preocupación de los funcionarios de salud israelíes y palestinos de que podrían transferir nuevos casos de coronavirus entre las regiones.

Un sindicato de empresas constructoras apeló el martes al Ministerio de Salud para que proporcione vacunas a sus empleados.

La carta, que también fue enviada a la Administración Civil, señaló que los 65.000 trabajadores palestinos entran en estrecho contacto con unos 205.000 israelíes empleados en las obras de construcción, lo que crea un riesgo de infección por COVID-19.

“A la luz de la estrecha y duradera asociación entre los empleadores y trabajadores israelíes y los trabajadores palestinos en las obras de construcción, creemos que sería justo y moral promover esto”, escribió la asociación.

Fuente: Times of Israel
Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni