Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Sobrevivientes de Auschwitz conmemoran el aniversario de su liberación de manera online

sobrevivientes conmemoran online el dia de las victimas de la shoa

Los planes para eventos masivos y visitas al campo de exterminio dan paso a eventos realizados por videoconferencia a la sombra de la pandemia.

Tova Friedman se escondió entre cadáveres en Auschwitz en medio del caos de los últimos días del campo de exterminio nazi.

Con solo 6 años en ese momento, la madre de Friedman, nacida en Polonia, recibió instrucciones de su madre para que se acostara absolutamente quieta en una cama en un hospital de campo, junto al cuerpo de una joven que acababa de morir. Mientras las fuerzas alemanas se preparaban para huir de la escena de su genocidio iban de cama en cama disparando a cualquiera que aún estuviera vivo, Friedman apenas respiró bajo una manta y pasó desapercibido.

Días después, el 27 de enero de 1945, estaba entre los miles de prisioneros que sobrevivieron para saludar a las tropas soviéticas que liberaron el campo en la Polonia ocupada por los nazis.

Friedman, que ahora tiene 82 años y vive en Estados Unidos, esperaba celebrar el aniversario llevando a sus ocho nietos al sitio conmemorativo de Auschwitz-Birkenau, que está bajo la custodia del estado polaco. La pandemia de coronavirus impidió el viaje.

Entonces, en cambio, Friedman estará sola en su casa en Highland Park, Nueva Jersey, en el Día Internacional del Recuerdo de la Shoa. Sin embargo, un mensaje de advertencia de ella sobre el aumento del odio será parte de una conmemoración virtual organizada por el Congreso Judío Mundial.

En toda Europa, las víctimas fueron recordadas y honradas de diversas formas.

En Austria y Eslovaquia, a cientos de sobrevivientes se les ofreció sus primeras dosis de la vacuna contra el coronavirus en un gesto a la vez simbólico y práctico dada la amenaza del virus para los adultos mayores. En Israel, unos 900 sobrevivientes de la Shoa murieron por COVID-19 de los 5.300 que se infectaron el año pasado, dijo el martes la Oficina Central de Estadísticas.

El Papa Francisco advirtió desde el Vaticano que las ideologías distorsionadas pueden “terminar destruyendo a un pueblo y a la humanidad”. Mientras tanto, Luxemburgo firmó un acuerdo en el que acordó pagar reparaciones y restituir cuentas bancarias inactivas, pólizas de seguro y arte saqueado a los sobrevivientes de la Shoa.

Instituciones de todo el mundo, incluido el museo conmemorativo de Auschwitz-Birkenau en Polonia, Yad Vashem en Israel y el Museo conmemorativo del Holocausto de los Estados Unidos en Washington DC, han planeado eventos en línea. Los presidentes de Israel, Alemania y Polonia estaban entre los que planeaban pronunciar comentarios de recuerdo y advertencia.

La naturaleza en línea de las conmemoraciones de este año contrasta fuertemente con la forma en que Friedman pasó el 75 aniversario de la liberación de Auschwitz el año pasado, cuando se reunió bajo una enorme carpa con otros sobrevivientes y decenas de líderes europeos en el sitio del antiguo campo. Fue una de las últimas grandes reuniones internacionales antes de que la pandemia obligara a cancelar la mayoría de ellas.

Muchos sobrevivientes de la Shoa en los Estados Unidos, Israel y otros lugares se han encontrado en un estado de aislamiento antes inimaginable debido a la pandemia. Friedman perdió a su marido en marzo pasado y dijo que ahora se siente muy sola.

Pero sobrevivientes como ella también han encontrado nuevas conexiones a través de Zoom: el líder del Congreso Judío Mundial, Ronald Lauder, ha organizado videoconferencias para sobrevivientes y sus hijos y nietos durante la pandemia.

Más de 1,1 millones de personas fueron asesinadas por los nazis alemanes y sus secuaces en Auschwitz, el sitio más notorio de una red de campos y guetos destinados a la destrucción de los judíos de Europa. La gran mayoría de los muertos en Auschwitz eran judíos, pero otros, incluidos prisioneros de guerra polacos, rumanos y soviéticos, también murieron en gran número.

En total, unos 6 millones de judíos europeos y millones de otras personas fueron asesinados por los alemanes y sus colaboradores. En 2005, las Naciones Unidas designaron el 27 de enero como Día Internacional de Recuerdo de la Shoa, un reconocimiento al estatus icónico de Auschwitz.

Israel, que hoy cuenta con 197.000 supervivientes de la Shoa, celebra oficialmente su Día de Conmemoración de la Shoa en la primavera. Pero los eventos también se llevarán a cabo el miércoles por organizaciones de sobrevivientes y grupos de recordación en todo el país, muchos de ellos virtualmente o sin la asistencia de miembros del público.

Si bien las conmemoraciones se han movido a su versión online por primera vez, una constante es el impulso de los sobrevivientes por contar sus historias como palabras de advertencia.

Rose Schindler, una sobreviviente de Auschwitz de 91 años que era originaria de Checoslovaquia pero ahora vive en San Diego, California, ha estado hablando con grupos escolares sobre su experiencia durante 50 años. Su historia, y la de su difunto esposo, Max, también sobreviviente, también se cuenta en un libro, “Two Who Survived: Keeping Hope Alive while Surviving the Holocaust”.

Después de que Schindler fuera transportada a Auschwitz en 1944, fue seleccionada más de una vez para su muerte en las cámaras de gas. Ella sobrevivió escapándose cada vez y uniéndose a los demás trabajadores.

Los horrores que experimentó de Auschwitz (el asesinato en masa de sus padres y cuatro de sus siete hermanos, el hambre, el afeitado, las infestaciones de piojos) son difíciles de transmitir, pero sigue hablando con grupos, durante los últimos meses solo por Zoom.

“Tenemos que contar nuestras historias para que no vuelva a suceder”, dijo Schindler a The Associated Press el lunes en una llamada de Zoom desde su casa. “Es inconcebible por lo que pasamos, y el mundo entero se quedó en silencio mientras esto sucedía”.

Friedman cree que su función es “dar la alarma” sobre el aumento del antisemitismo y otros tipos de odio en el mundo, de lo contrario “podría suceder otra tragedia”.

Ese odio, dijo, estaba a la vista cuando una turba inspirada por el ex presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, atacó el Capitolio de los Estados Unidos el 6 de enero. Algunos insurrectos vestían ropas con mensajes antisemitas como “Camp Auschwitz”.

“Fue absolutamente impactante y no podía creerlo. Y no sé qué parte de Estados Unidos se siente así. Espero que sea un grupo muy pequeño y aislado y no un sentimiento generalizado ”, dijo Friedman el lunes.

Sin embargo, la violencia de la turba no pudo hacerle perder su fe en la bondad esencial de Estados Unidos y de la mayoría de los estadounidenses.

“Es un país de libertad. Es un país que me acogió ”, dijo Friedman.

En su mensaje grabado que se transmitirá el miércoles, Friedman dijo que compara el virus del odio en el mundo con el COVID-19. Dijo que el mundo de hoy está presenciando “un virus de antisemitismo, de racismo, y si no se detiene el virus, va a matar a la humanidad”.

Fuente: Times of Israel
Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni