Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

La cuarta parte de los nuevos casos de virus se encuentran entre ultraortodoxos

El funcionario del Ministerio de Salud que supervisa las acciones para contrarrestar el coronavirus entre la población ultraortodoxa de Israel reveló que la comunidad ha representado recientemente más de una cuarta parte de todos los nuevos casos diagnosticados, a pesar de que representa poco más de una décima parte de la población total.

Durante una conferencia de prensa en video, Roni Numa dijo que la aplicación de las restricciones de cierre y la cuarentena para los portadores del virus entre los ultraortodoxos, también conocidos como Haredim, no era lo suficientemente buena, en parte por razones políticas.

“Lamentablemente, la aplicación de la ley en algunos lugares, principalmente en las instituciones educativas, no es lo suficientemente efectiva”, dijo Numa, después de informar cifras que mostraron durante el día anterior que el 26 por ciento de todos los casos de virus nuevos ocurrieron en la comunidad haredi.

La tasa de pruebas positivas para el virus en la comunidad haredi es del 15%, dijo, en comparación con el 11% en la comunidad árabe, donde también ha habido un brote significativo, y considerablemente más alta que el 4% del resto de la población. Hace tres semanas, la tasa de pruebas positivas en la comunidad haredi era del 5%, dijo. De los infectados, el 60% tienen entre 10 y 19 años y la mayoría son asintomáticos y sin saberlo infectan a sus familias en el hogar.

Cuando se le preguntó si la política desempeñaba un papel en la prevención de la aplicación adecuada de las restricciones relacionadas con los virus, Numa afirmó que ese era el caso.

“Ciertamente, todo tiene un efecto”, dijo.

Al señalar que Israel se encuentra ahora en el período previo a las elecciones, Numa dijo que “cualquiera que diga que no tiene ningún efecto está distorsionando la verdad”.

Los partidos ultraortodoxos son aliados clave del primer ministro Benjamin Netanyahu en el gobierno de coalición.

Sin embargo, el director general del Ministerio de Salud, Chezy Levy, rechazó la afirmación y le dijo a la emisora ​​pública de Kan que era el gran número de ancianos en la comunidad haredi y las condiciones de vida hacinadas en los barrios ultraortodoxos los culpables.

Según un informe, un documento interno del Ministerio de Salud reveló que los pacientes verificados en varias yeshivas e internados no estaban separados del resto de los estudiantes, lo que generaba grupos de infección.

El informe dijo que incluso las instituciones que anteriormente tenían buenos registros en el mantenimiento de las regulaciones que veían a los estudiantes divididos en grupos más pequeños estaban comenzando a ver brotes más amplios.

Sin embargo, Numa dijo que si bien había habido 500 casos entre los estudiantes de ieshivá desde Hanukkah, los brotes se centraron en solo 12 instituciones de entre cientos, y no fueron suficientes para justificar el fin del sistema de estudio de cápsulas y el cierre de las ieshivá.

“Está bajo control”, dijo. “No hay necesidad de entrar en pánico. No es bueno, pero no es un colapso ”.

Parte del problema, dijo Numa, fue que los estudiantes que estuvieron expuestos al virus tardaron demasiado en obtener los resultados de las pruebas que tomaron y, cada vez más impacientes, rompieron la cuarentena.

“No logramos controlar esas cosas”, dijo. “Estamos tratando de mejorarlo”.

La comunidad haredi ha experimentado algunos de los niveles más altos de infección desde el inicio del brote a principios de este año, y los principales rabinos inicialmente se opusieron a las restricciones impuestas por el gobierno a la vida pública, luego desalentaron a los estudiantes de ieshivá de molestarse en hacerse las pruebas del virus y abrieron escuelas. incluso cuando se ordenó el cierre de todo el sistema educativo del país. También hubo una vacilación inicial para respaldar el programa de vacunación masiva del país, aunque en la víspera de su lanzamiento, los líderes comunitarios clave emitieron declaraciones en apoyo de la campaña.

Los comentarios de Numa se produjeron cuando el Ministerio de Salud dijo que había encontrado siete nuevos casos de una cepa mutada y altamente contagiosa del coronavirus detectada originalmente en el Reino Unido.

De 96 muestras para detectar la cepa entre pacientes con virus, las siete que se confirmaron fueron de Jerusalén, Givat Ze’ev y la ciudad predominantemente ultraortodoxa de Bnei Brak. Aún se están procesando otras 300 muestras, dijo el ministerio.

Ninguno de los infectados con la cepa había regresado recientemente del extranjero. Hasta ahora ha habido 30 casos de la nueva cepa en el país, de los cuales se sabe que solo seis han regresado del extranjero.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni