Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Legados y Reflexiones

La reciente y repentina muerte del Rabino Jonathan Sacks z’l ha dejado sin voz a cientos de miles de judíos en todo el mundo. Cuando estos grandes pensadores desaparecen físicamente su trascendencia deviene de su discurso, ahora acallado para siempre, pero no enmudecido. Ese es el mérito de un gran intelectual: más allá de su breve epitafio, si lo hay, yace su obra.

Cuando surge un intelectual de esta talla, muchos de nosotros reconocemos en ellos las preguntas que nos hacemos, los desvelos que nos motivan, los ideales que nos inspiran. Tener la capacidad de hablar por voces anónimas es un desafío, una responsabilidad, pero sobre todo una bendición; porque es hablarle al corazón de la gente. Es conectar entre lo humano y lo inefable. Es, casi, profético.

Mis dos “voces” judías que siento hablan por mí son, entre otros pero sobre todo, Oz y Hartman.
David Hartman z’l murió en febrero de 2013 a los 81 años. Su repetido latiguillo “just give plain Kosher”, no por repetido, confirmaba, año a año, que lo esencial del judaísmo no yace en su detalle sino en su esencia, no en lo que nos divide sino en los que nos une. El mensaje de Hartman se mantiene vigente, sobre todo en vista de la creciente tribalización y fanatismo que permean al pueblo judío en todas sus variantes.

Amos Oz z’l murió en diciembre de 2018 a los 79 años de edad. Sobre todo, nos faltará el Amos Oz escritor. Sus personajes complejos y torturados; las epifanías de felicidad y esperanza; Jerusalém revivida en sus inviernos, sus piedras, su oscuridad; su kibutz habitado por seres solitarios y rodeado de aldeas árabes abandonadas y chacales aullantes; la feroz sátira costumbrista; el crudo revisionismo histórico; los grandes dilemas éticos en torno a las causas y la traición; y esa precaria noción de lo judío implantado en una tierra levantina y hostil.
Sacks, Oz, Hartman, son sólo algunos de muchos grandes judíos que han construido la “genealogía de la palabra”. Su legado nos pertenece a todos. Siempre estamos a tiempo que aparezca una nueva voz que nos articule como Sacks, nos desafíe como Hartman, y nos conmueva como Oz. Entre todas las voces que se atraviesan se sigue construyendo este relato de vida y esperanza: Judaísmo.

(artículo completo en http://tumeser.com/2020/11/16/de-legados-y-otras-reflexiones/)

Por Ianai Silberstein.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

1 Comentario

  • Fernando A. Hernando M.
    Fernando A. Hernando M.

    Z´L

    Responder
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni