Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Rusia anuncia fabricación de segunda vacuna para Covid-19

Rusia ha comenzado la producción de una segunda vacuna Covid-19 que no ha completado las pruebas mientras el Kremlin se apresura a desarrollar un escudo contra la pandemia.

La producción de la vacuna, desarrollada por el antiguo laboratorio de armas biológicas del Centro Estatal Vector de Virología y Biotecnología de Novosibirsk, aumentará a finales de año, dijo Anna Popova, dijo la jefa del organismo de control de la salud pública de Rusia, en una conferencia el martes.

El presidente Vladimir Putin anunció la aprobación de la vacuna de Vector a principios de este mes, siguiendo una trayectoria similar a la inoculación de la Sputnik V en agosto, que según él fue la primera en registrarse en el mundo. Ambas fueron probadas en un número limitado de personas antes de recibir el registro provisional que permitirá su uso generalizado cuando se sometan a los ensayos de la fase 3 para demostrar que son seguras y eficaces.

Las autoridades esperan que las vacunas experimentales frenen la marea de la pandemia y al mismo tiempo reduzcan al mínimo las repercusiones económicas que supondría un cierre. Rusia, que ocupa el cuarto lugar en el mundo en cuanto al número de casos de Covid-19, se resiste a restablecer las restricciones para combatir una segunda oleada, aun cuando el número de nuevas infecciones y muertes está en un nivel sin precedentes.

Sin embargo, los científicos y las empresas farmacéuticas dicen que es necesario realizar más pruebas para demostrar la seguridad y la eficacia antes de que se certifique el uso de esas vacunas. En los Estados Unidos, el desarrollo acelerado requiere al menos dos meses de datos de seguimiento de los ensayos de la fase 3 antes de que un desarrollador pueda solicitar la autorización de uso de emergencia.

El Fondo Ruso de Inversión Directa, que es uno de los desarrolladores de Sputnik V, dijo el martes que presentó una solicitud a la Organización Mundial de la Salud para obtener una lista de uso de emergencia y la precalificación de la vacuna. La aceptación de la OMS podría ayudar a disipar la preocupación por su seguridad y calidad.

A diferencia del Sputnik V, que usa adenovirus para estimular el sistema inmunológico contra el Covid-19, la vacuna de Vector es una mezcla de cadenas cortas de aminoácidos, llamadas péptidos, que inducen una respuesta inmunológica.

Incluso mientras Rusia reduce los gastos para permitir el uso masivo, la ampliación de la producción de las vacunas está resultando un desafío. Cuando la vacuna Vector recibió su registro el 14 de octubre, la Viceprimera Ministra Tatyana Golikova dijo que las primeras 60.000 dosis se producirían pronto.

Kirill Dmitriev, el jefe del Fondo Ruso de Inversión Directa, dijo en julio que Rusia se proponía producir 30 millones de dosis en 2020. Ese objetivo fue calificado de “imposible” este mes por el Ministro de Industria Denis Manturov, quien dijo que se producirían un máximo de 2,3 millones de dosis.

“Tenemos dificultades con los volúmenes de producción y el escalado”, dijo Alexey Repik, el propietario de R-Pharm, una empresa farmacéutica rusa que producirá el Sputnik V.

Esta semana, la compañía farmacéutica rusa Generium anunció que ha producido 90.000 dosis de Sputnik V y aumentará la producción hasta 100 millones de dosis anuales, aunque no proporcionó una línea de tiempo. Eso la convierte en la tercera compañía en producir con éxito la vacuna en volumen, después de su desarrollador, el Instituto Gamaleya de Moscú, y Binnofarm de Vladimir Evtushenkov.

El Sputnik V es complejo de fabricar porque se requieren cantidades relativamente grandes y la vacuna utiliza diferentes cepas de adenovirus en cada una de sus dos inyecciones. También debe ser mantenida congelada antes de su uso, lo que aumenta los desafíos logísticos.

“Los problemas surgieron en la etapa de transferencia de la producción del Instituto Gamaleya a otros sitios”, dijo Dmitry Kulish, biólogo y profesor de la Universidad Skoltech de Moscú que había trabajado en el negocio farmacéutico de Rusia. La industria nacional también depende de los equipos extranjeros, dijo.

Las primeras dosis de las vacunas serán administradas a los trabajadores de primera línea. Moscú planea comenzar las vacunaciones masivas en diciembre o enero, escribió el alcalde Sergei Sobyanin en su blog este mes.

Rusia puede registrar una tercera vacuna, desarrollada por el Centro Científico Federal Chumakov de Moscú, para diciembre. Cada vacuna tendrá su propio público objetivo, según Popova.

“Hoy en día tenemos la capacidad de producir una cantidad significativa de vacuna sin cargar un solo sitio de producción”, dijo Popova, informó RIA Novosti.

Por DF/RJ
Con información de RIA NOVOSTI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni