Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

1,7 millones de publicaciones antisemitas en Facebook y Twitter en lo que va de 2020

En una entrevista exclusiva, el enviado especial de los Estados Unidos para monitorear y combatir el antisemitismo analiza el “odio crudo” contra los judíos en las redes sociales y sus causas de optimismo.

Elan Carr se ha desempeñado como enviado especial de EE. UU. Para monitorear y combatir el antisemitismo desde febrero de 2019.

Anteriormente, fue fiscal adjunto de distrito en la oficina del fiscal de distrito del condado de Los Ángeles. También fue juez defensor en el sistema judicial del ejército estadounidense, procesando a combatientes enemigos ante jueces iraquíes en el Tribunal Penal Central. También se desempeñó como presidente internacional de Alpha Epsilon Pi (AEPi).
Carr, de 51 años, republicano, se postuló sin éxito para el Congreso en 2014 contra el representante demócrata Ted Lieu de California.

P: ¿El gobierno federal tiene la obligación de perseguir a las grandes tecnologías por ayudar e incitar al antisemitismo y al antisionismo?

R: Obviamente, una parte del antisemitismo en línea se eleva al nivel de delincuencia y, por supuesto, eso debe abordarse y abordarse de manera agresiva. Pero la gran mayoría del odio en línea está protegido por la Primera Enmienda, por lo que el gobierno no puede perseguir el discurso protegido ni debería hacerlo.

P: ¿Sería mejor un enfoque de libre mercado para combatir el antisemitismo y el antisionismo en los sitios de redes sociales?

R: La competencia siempre es algo bueno y, ciertamente, el gobierno ha expresado esa opinión específicamente en el contexto de las plataformas de redes sociales. Al final del día, tienes algunos malos actores que están escupiendo odio en Internet. Uno puede decidir regular esta o aquella plataforma, pero al final del día, tenemos que ir al origen del problema. La fuente del problema es que la gente tiene opiniones despreciables. La Primera Enmienda protege las opiniones despreciables, pero no significa que no podamos condenarlas o denunciarlas. Creo que eso es absolutamente crítico.

Una de las cosas que creo que es fundamentalmente importante es que las plataformas de redes sociales adopten la definición de antisemitismo de la IHRA. No lo han hecho todavía. Lo hemos alentado pública y privadamente. Continuaremos presionándolos para que lo hagan públicamente o en privado porque creo que es increíblemente importante.

No puede enfrentarse a una amenaza a menos que defina la amenaza. Tenemos un vehículo ampliamente aceptado que define esa amenaza. El Departamento de Estado usa la definición de IHRA. El presidente estadounidense [Donald] Trump emitió una orden ejecutiva que emplea la definición del gobierno federal en general. Creo que las plataformas de redes sociales deberían adoptarlo y utilizarlo como herramienta. Esta es una herramienta no de censura, sino una herramienta de educación. Queremos lidiar con los que odian enfrentando su discurso, en primer lugar, con condena y, en segundo lugar, con educación.

P: ¿Qué plataformas específicamente no están dispuestas a combatir el antisemitismo?

R: No quiero nombrar nombres. Obviamente, hay una deep web. Nos enfocamos mucho en las redes sociales y con razón. Solo en Twitter y Facebook, se realizaron 1,7 millones de publicaciones antisemitas en los primeros ocho meses de este año. Me sorprendió el tipo de cosas que se dicen abierta y notoriamente en estas plataformas marginales de la web profunda, así que creo que hay un problema muy, muy grande. Esto es solo odio crudo que se está arrojando, y es peligroso. Esto tiene efectos reales.

JNS habló con Carr por teléfono el 15 de octubre. La entrevista ha sido editada para mayor brevedad y claridad.

P: ¿El gobierno federal tiene la obligación de perseguir a las grandes tecnologías por ayudar e incitar al antisemitismo y al antisionismo?

R: Obviamente, una parte del antisemitismo en línea se eleva al nivel de delincuencia y, por supuesto, eso debe abordarse y abordarse de manera agresiva. Pero la gran mayoría del odio en línea está protegido por la Primera Enmienda, por lo que el gobierno no puede perseguir el discurso protegido ni debería hacerlo.

P: ¿Sería mejor un enfoque de libre mercado para combatir el antisemitismo y el antisionismo en los sitios de redes sociales?

R: La competencia siempre es algo bueno y, ciertamente, el gobierno ha expresado esa opinión específicamente en el contexto de las plataformas de redes sociales. Al final del día, tienes algunos malos actores que están escupiendo odio en Internet. Uno puede decidir regular esta o aquella plataforma, pero al final del día, tenemos que ir al origen del problema. La fuente del problema es que la gente tiene opiniones despreciables. La Primera Enmienda protege las opiniones despreciables, pero no significa que no podamos condenarlas o denunciarlas. Creo que eso es absolutamente crítico.

Una de las cosas que creo que es fundamentalmente importante es que las plataformas de redes sociales adopten la definición de antisemitismo de la IHRA. No lo han hecho todavía. Lo hemos alentado pública y privadamente. Continuaremos presionándolos para que lo hagan públicamente o en privado porque creo que es increíblemente importante.

No puede enfrentarse a una amenaza a menos que defina la amenaza. Tenemos un vehículo ampliamente aceptado que define esa amenaza. El Departamento de Estado usa la definición de IHRA. El presidente estadounidense [Donald] Trump emitió una orden ejecutiva que emplea la definición del gobierno federal en general. Creo que las plataformas de redes sociales deberían adoptarlo y utilizarlo como herramienta. Esta es una herramienta no de censura, sino una herramienta de educación. Queremos lidiar con los que odian enfrentando su discurso, en primer lugar, con condena y, en segundo lugar, con educación.

P: ¿Qué plataformas específicamente no están dispuestas a combatir el antisemitismo?

R: No quiero nombrar nombres. Obviamente, hay una deep web. Nos enfocamos mucho en las redes sociales y con razón. Solo en Twitter y Facebook, se realizaron 1,7 millones de publicaciones antisemitas en los primeros ocho meses de este año. Me sorprendió el tipo de cosas que se dicen abierta y notoriamente en estas plataformas marginales de la web profunda, así que creo que hay un problema muy, muy grande. Esto es solo odio crudo que se está arrojando, y es peligroso. Esto tiene efectos reales.

P: ¿Qué significan los Acuerdos de Abraham para la lucha contra el antisemitismo? ¿Podría ayudar a disminuir el antisemitismo en el mundo árabe?

UN: Los Acuerdos de Abraham son un cambio de juego para el Medio Oriente y marcan un cambio radical no solo en las relaciones árabe-israelíes, sino también en términos de la lucha global contra el antisemitismo. Mucho del antisemitismo en el mundo de hoy se expresa en términos de odio a Israel: la deslegitimación y demonización del estado judío y la negación de la participación en las relaciones económicas y las relaciones ordinarias con otros países. Que los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin no solo normalicen las relaciones con Israel, sino que lo hagan de la manera en que lo han hecho: un abrazo total y un abrazo entusiasta y afectuoso del estado judío, es histórico, profundamente importante y mundial. cambiando. Creo que si bien esto no significa el fin del movimiento BDS o el fin del antisemitismo,

Tuve el privilegio de asistir al fichaje. Fue increíblemente emotivo. Un miembro de alto rango de una delegación árabe se me acercó y me dijo: “Vamos a hacer grandes cosas juntos. Esto no va a ser una paz fría. Esta será una paz cálida. Esta será una verdadera amistad “.

Verá más estados árabes normalizando sus relaciones con Israel. Este es un momento increíble en el que estamos viviendo.

Para países como Arabia Saudita que patrocinan contenido antisemita dirigido a universidades estadounidenses, ¿Eliminar ese problema debería ser una contingencia para la normalización con Israel?

UN: Desde los primeros días de mi nombramiento hasta el papel de enviado especial y, de hecho, mi primer discurso público, he hablado sobre los planes de estudio antisemitas en el mundo árabe y lo importante que es para mí una prioridad política. Cuando los niños son adoctrinados en el odio, en primer lugar, es una terrible injusticia. Equivale a abuso infantil. Pero también causa un daño intergeneracional que es tan difícil de deshacer, así que esto es algo en lo que he enfatizado, en lo que he trabajado y en lo que seguiré trabajando mientras esté en este puesto. Este es un tema de suma importancia. Dados los cambios en el Medio Oriente, creo que los estados árabes están ahora más dispuestos que nunca a dar una nueva mirada a sus planes de estudio, y cómo se trata a los judíos e Israel, y cómo se trata la historia judía en el mundo árabe, lo cual es un tema de profundo significado personal para mí.

¿Cuál fue su reacción cuando el Consejo de Relaciones Exteriores organizó recientemente un evento Zoom con el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Javad Zarif?

R: Javad Zarif es el principal propagandista del principal patrocinador estatal del terrorismo y el antisemitismo en el mundo. Cualquier lugar que reciba a representantes de un país que brutaliza a su propia gente y ha cometido asesinatos en masa a través de sus apoderados en Siria, que financia e influye y en ocasiones incluso controla a una de las organizaciones terroristas más peligrosas del mundo, Hezbollah, que regularmente amenaza con cometer genocidio contra el pueblo judío, que llama a Israel “un tumor canceroso”. Eso recientemente llamó al yerno judío del presidente un “agente sionista inmundo”; la lista de delitos de este régimen es larga. Está más allá de la imaginación por qué cualquier entidad respetable querría ofrecerles una plataforma.

P: ¿Cuál fue su reacción al acuerdo a principios de este mes entre la Universidad de Nueva York y el Departamento de Educación de los Estados Unidos?

R: El caso del Título VI. No quiero comentar sobre asuntos internos del Departamento de Educación, pero las acusaciones que escuché saliendo de la Universidad de Nueva York fueron muy, muy preocupantes. NYU no es el único lugar. Vimos a varios estudiantes judíos quedarse sin cargos electos en la Universidad del Sur de California. Hemos visto acoso en todo el país y en todas partes. Ha sido muy duro para los estudiantes judíos en demasiados campus.

A pesar de que Trump reconoció a Jerusalem como la capital de Israel y trasladó la embajada de Estados Unidos allí, los ciudadanos estadounidenses nacidos en Jerusalem aún no pueden incluir “Jerusalem, Israel” como su lugar de nacimiento en sus pasaportes estadounidenses. ¿Está considerando la administración tomar medidas para permitir que los ciudadanos estadounidenses lo hagan de otra manera?

R: Soy consciente de ese problema, y ​​sé que ese tema ha sido discutido y analizado activamente por las personas apropiadas y diré que a un nivel muy alto.

P: ¿Está todavía bajo consideración activa?

A: no lo se.

P: Mientras nos dirigimos a las elecciones, ¿cómo se compara su función actual con sus trabajos anteriores? ¿Su puesto actual ha sido su mayor desafío?

R: Ha sido mi mayor alegría. Me encantaba ser fiscal penal. Me encantó y todavía soy un oficial del ejército de los EE. UU. Como fiscal penal, luché por mantener seguras a nuestras comunidades. Como oficial, luché por mantener mi país a salvo. Y ahora en este papel, en nombre de los Estados Unidos de América, luchando para mantener a los judíos a salvo en todo el mundo. Es un privilegio increíble. Y también es un privilegio servir a mi país en una capacidad sustancial. Es un privilegio servir en esta administración. Ha sido una alegría absoluta hacer esto. ¿Es un desafío? Por supuesto. Pero lo que no es un desafío. Cualquier oficina importante en el gobierno de los Estados Unidos es un gran desafío. Luchar contra lo que a menudo se llama el odio más antiguo del mundo es ciertamente un desafío.

Pero soy optimista. Hay muchas buenas noticias por ahí. Sí, tenemos todo el derecho de resaltar las malas noticias porque eso es algo bueno. Quieres saber qué está mal para saber qué arreglar. Pero nunca debemos olvidar que hay muchas buenas noticias. Los cambios que se están realizando. Los socios que tenemos, líderes no judíos en todos los niveles de gobierno, desde el más alto para abajo, que son campeones de esta causa. Quienes están profundamente ofendidos por el odio judío y lo luchan con cada fibra de su ser. Es uno de mis mayores privilegios en este trabajo poder trabajar con líderes de todo el mundo que están tan comprometidos con la lucha por el pueblo judío porque es lo correcto.

Por DF/RJ
Fuente: JNS.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni