-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Radio Jai, Donaciones recibidas durante Octubre - En memoria de Mauricio Hatchwell Toledano Z.L U$2000 - A la memoria de Ursula Heyman Z.L U$120 - Rabbi Alberto Zeilicovich Temple Beth Sholom U$500 - Anónimo U$180 - Ester y Darío Pardo U$100 - Familia Roisentul U$100 - Eugenio Guzman U$10 - Anónimo U$360 - Si por algún motivo su aporte no aparece publicado por favor envíenos un mail a [email protected] - Gracias por su donación, la misma es imprescindibles para sostener nuestra tarea - Rabino Marcelo Kormis U$500 - En memoria del Juez Simón Kupchik Z.L, Simja leíble Ben Asher Zelig Z.L, Fanny Shajris de Spak, Feiga bat Guershon Z.l. y Kowa Spak, Yaacov ben Leizer Z.L U$240 -

Hacer aliáh durante la pandemia: “Va a costar un poco, pero voy a conseguir trabajo”

Un grupo de sesenta nuevos olim (inmigrantes) acaba de llegar a Israel, desde la Argentina, en este particular escenario de pandemia, para concretar su Aliáh.

Hablamos con Shai Faingold, uno de los nuevos inmigrantes, quien nos contó detalles del viaje y de sus futuros proyectos en Israel.

Shai dijo que la salida desde el aeropuerto de Ezeiza se desarrolló dentro de un estricto protocolo sanitario: Distanciamiento social, uso de barbijo “en todo momento”, incluso durante el vuelo. El avión no estaba completo, también como medida de protocolo. En la escala en Paris, no notaron medidas tajantes. Y ya en Israel, “las medidas son extremas”, subraya Shai y cuenta que los tuvieron “lejos siempre, no se nos acercó nadie”.

En el Aeropuerto Ben Gurión los recibieron muy bien, aunque no se pudo hacer la fiesta que se suele realizar, con banderas, flores, “nos pidieron disculpas como si nos las debieran”, expresa Shai, agradecido y feliz por cómo les dieron la bienvenida, a pesar de las limitaciones, pero que sin embargo, los esperaron con algunos presentes y canciones. Luego subieron a los bus que los trasladarían al hotel en Tel Aviv en donde están este momento, para cumplimentar el período de aislamiento que impone el protocolo. Cada uno tiene su propia habitación de la que no pueden salir: “No sabés lo mal que la estoy pasando en un hotel cinco estrellas, con aire acondicionado, pantalla gigante y vista al mar”, bromea Faingold.

Después de la estadía en Tel Aviv, Shai va a ir al Mercaz Klitá (Centro de absorción) de Beer Sheva para hacer el Ulpan (lugar donde aprenden el idioma hebreo) y luego buscar trabajo. No lo intimida la situación económica del país ni los índices de desocupación. “Soy bartender, va a costar un poco más, pero voy a encontrar trabajo en eso y en otras cosas también”, expresa entusiasmado, y comenta que pudo ver, en las páginas de Internet y por lo que cuentan sus amigos,  que “hay oportunidades aquí”.

Shai nació en Israel y a la edad de tres años, sus padres retornaron a su Argentina natal. La idea de volver a Israel estuvo siempre. Hoy, a los treinta años, se presentó el momento para hacerlo por dos razones que se dieron, para que eso ocurriera: La primera, que la Argentina no está pasando por un buen momento, “en lo absoluto”. La segunda, fue que entendió que ya era tiempo de cumplir el sueño sionista, “era ya el momento y tenía que hacerlo”.

Faingold se encuentra en la condición de katin jozer, es decir, un menor que regresa a Israel, pero que la decisión de salir del país había sido de sus padres. Por ello conserva todos los derechos de ole jadash (nuevo inmigrante); solo debe cumplimentar algunos trámites administrativos.

Respecto del idioma, confía en reflotar pronto su hebreo algo olvidado, con las próximas clases en el ulpan, y con eso, poder salir a trabajar.

Shai Faingold es parte de la familia, como todos los oyentes de Radio Jai, pero él, además, es el hermano de nuestra querida productora, Daniela, y por ello, es que pudimos seguir más de cerca los momentos previos a la concreción de su aliáh.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni