-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Radio Jai, Donaciones recibidas durante Octubre - En memoria de Mauricio Hatchwell Toledano Z.L U$2000 - A la memoria de Ursula Heyman Z.L U$120 - Rabbi Alberto Zeilicovich Temple Beth Sholom U$500 - Anónimo U$180 - Ester y Darío Pardo U$100 - Familia Roisentul U$100 - Eugenio Guzman U$10 - Anónimo U$360 - Si por algún motivo su aporte no aparece publicado por favor envíenos un mail a [email protected] - Gracias por su donación, la misma es imprescindibles para sostener nuestra tarea - Rabino Marcelo Kormis U$500 - En memoria del Juez Simón Kupchik Z.L, Simja leíble Ben Asher Zelig Z.L, Fanny Shajris de Spak, Feiga bat Guershon Z.l. y Kowa Spak, Yaacov ben Leizer Z.L U$240 -

Que buen 5780 que tuvimos

Seguramente ud se sorprenderá del título de esta editorial en medio de la pandemia. Si leyó bien, que buen año que finaliza.

Este año donde 5780 hemos crecido mucho más que otros.

El hombre es un animal que aprende solo con el rigor. El Coronavirus vino a despertarnos de nuestras falsas ilusiones. Vino a mostrarnos como un imperceptible y minúsculo virus puede deshacer de un saque toda nuestra soberbia. Recordarnos que somos mortales, que no controlamos nuestra salud y que somos sumamente vulnerables. Que la aglomeración no significa estar juntos y que la soledad no significa estar solo. Que la seguridad económica, social, política, cultural, geográfica, religiosa, étnica, son solo una defensa mentirosa en nuestra pequeñez. Que todos sin excepción estamos en un mismo barco y destino como humanidad y mundo.

Cuántas veces lo que parece una maldición se transforma en una bendición y viceversa. Es cosa de mirar con inteligencia las experiencias de nuestra vida. Ya nos enseñaron nuestros maestros a bendecir por lo bueno y lo que entendemos como malo. No hay solo bueno o solo malo. Lo bueno y lo malo dependen de nuestra actitud ante lo que nos ocurre.

A esta altura alguno dirá pero que insensibilidad ante el sufrimiento y angustia de tanta gente, ante la muerte y la crisis económica. Nada de eso, muy por el contrario.

Este año hemos recordado lo que realmente es esencial. La salud y el milagro diario de la vida. Con cuánto menos de lo superfluo y de la histeria consumista se puede vivir.

Estamos aprendiendo a reciclarnos a superar nuestros miedos al cambio, a salir del espacio de confort,  a encontrar nuevos recursos, capacidades y paradigmas. Hay un mundo nuevo que está surgiendo lleno de misterios y posibilidades. Bienvenidos a él con coraje y fe en que siempre puede y debe ser mejor.

La pandemia nos ha hecho tomar conciencia del trabajo sagrado de aquellos que se dedican a lo humano, especialmente los médicos y personal de la salud, científicos, docentes y terapeutas de todo tipo.

Las transformaciones son procesos largos y dolorosos. Nos falta mucho para internalizar las verdaderas prioridades. Es verdad hay mucha más pobreza y muchos sufren las carencias, también es verdad que ha surgido en muchos una solidaridad que hay que ejercitar permanentemente como un músculo hasta que se haga cuerpo. No es solidario dar de lo que te sobra, solidario es dar de lo tuyo, de lo que necesitas.

Mire que bueno fue este año y que paradójica que es la vida que incluso en medio de la pandemia al concluir este año  se pudieron reunir los hijos de Abraham y comprender que en el mundo hay lugar para ambos y que la fraternidad es siempre algo que nos beneficia a todos.

Nos encontramos a horas de iniciar Shabat y un nuevo año, el llamado del shofar no es a las cenas compartidas, no es al culto sinagogal, es a la verdadera religiosidad, esa que se da en la soledad y en la toma de conciencia. Tiempos de Teshuvá, de retorno y respuesta. Rosh Hashaná es el aniversario de la creación del hombre, es decir de todos los hombres sin distinción.

Que en el caminar del 5781 tengamos la sabiduría de aceptar con humildad los desafíos de la vida sabiendo que en todo obstáculo se puede encontrar la posibilidad de realizar el sentido de nuestra existencia.

Shabat Shalom y Ketivá Bejatimá Továh. Que seamos inscriptos y sellados con una buena firma.

 

Miguel Steuermann                                                                                                                                               Director General                                                                                                                                  [email protected]

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni