-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

El mundo de las tradiciones de Rosh Hashana

En pocos días más estaremos viviendo Rosh Hashaná y más allá de la observancia que rigen estos días, existen costumbres, que suelen ser diferentes, según se trate de judíos askenazíes o sefardíes. Una de las tradiciones sefardíes más típica es la de la realización del Seder de Rosh Hashaná, que se conoce como Yehi Ratsones, en el que cada uno de los alimentos de la mesa, representa un presagio de bondad y bendición para el año venidero.

De la mano de Graciela Tevah, experta en cultura sefardí, ingresamos al mundo de sus tradiciones para conocer sobre lo litúrgico y todo lo que propone una mesa sefardí.

“La entonación de las tefilot (plegarias) es totalmente diferente, si bien la mayoría de las oraciones son las mismas, hay algunos agregados y algunas que no se hacen en el rito sefardí”, dijo y comentó que muchas de las tefilot típicas de los sefardíes, a lo largo del tiempo, se fueron incluyendo en servicios de sinagogas conservadoras, tal vez porque los rabinos más jóvenes, la han incorporado por la belleza de sus melodías.

La mesa sefaradí está vinculada muy directamente con las comidas orientales, sencillamente porque los antepasados provienen de países de la cuenca del Mediterráneo, Norte de África, Turquía, Siria. La típica mesa de “platitos” similar las tapas en España nunca faltan, tampoco el arroz y las legumbres. El pollo y las cebollas rellenas, los niños envueltos en hojas de parra, siempre están presentes en una celebración.

Ya comimos, ya bebimos y al D´s bendecimos”, nos recuerda Graciela la frase de agradecimiento a las comidas, y nos cuenta sobre los tan tradicionales dulces sefaradíes que se degustarán con un café (turco) de alegría: “Cafés alegres sin mankura de ninguno”, una costumbre muy típica para marcar la diferencia de cuando se lo bebe en ocasiones de duelo. Lo acompañan con baklabá (con mucho almíbar), mostachudos, masitas de almendras, maruchinos, mamules. Estos dulces, nos cuenta Tevah, se encuentran entre todos las culturas orientales:  los griegos, sirios, turcos, armenios.

Destaca Graciela que todas estas “dulcerías” se bañan en almíbar como símbolo de dulzura, lo que se desea para el nuevo año.

Tevah opina que la tecnología de estos últimos veinte años acercó culturas, porque se convirtió en un gran instrumento de divulgación, y que posibilitó que llegaran cada vez a más gente de todo el mundo; dijo que se percibe, especialmente entre los jóvenes un gran interés por saber sobre cultura sefardí, sus tradiciones y sobre el idioma judeo español.

Anyada buena ke tengamos, pujados, no menguados, enfloresidos kon salud kumplida”, fue el deseo que nos brindó Graciela como saludo, que significa algo así como: “Buen Año y que nadie diezme en la familia, que esta crezca y que sea un año dulce con salud para todos”.

 

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni