Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

“El coronavirus no es un asunto político ni populista, es un asunto de vida o muerte”

“No permitiré que se negocie el programa”, subrayó el ministro de Salud, Yuli Edelstein, al inicio de la reunión. “Digo claramente al comienzo de esta discusión: si no se acepta el plan, lo retiraré y no traeré planes alternativos”.

“El coronavirus no es un asunto político ni populista, es un asunto de vida o muerte”, continuó. “Sugiero a cualquiera que diga lo contrario que recorra las salas de coronavirus y vea la situación por sí mismo”.

Agregó que, si se retiraba el plan, para el próximo martes no habrían restricciones públicas, cuyo precio sería de varios miles de muertos. “No cederé a la presión sólo para complacer a tal o cual gente”, enfatizó.

Altos funcionarios en la reunión filtraron que era probable que cualquier cierre inminente sea “suavizado significativamente”. Estalló una pelea entre los directores generales de los ministerios de Salud y Finanzas mientras se preparaba para comenzar la reunión, sobre si permitir que las empresas permanezcan abiertas o no. Según el plan, se supone que deben estar cerrados, excepto los servicios esenciales, durante las dos primeras semanas del cierre.

Los ministros se turnaron para atacar al Ministerio de Salud por no hacer lo suficiente para detener la propagación del virus.

El ministro de Finanzas, Israel Katz, dijo que se estaban tomando decisiones difíciles porque el Ministerio de Salud no hizo su trabajo correctamente.

“Es bueno que estén levantando la bandera roja ahora, cuando los hospitales se están llenando, pero tuvo que levantar esa bandera roja hace uno o dos meses”, dijo el ministro de Energía, Yuval Steinitz.

El ministro del Agua, Ze’ev Elkin, acusó al comisionado del coronavirus, el profesor Ronni Gamzu, de “zigzaguear todo el tiempo” y no presentar criterios claros sobre cómo terminará el cierre.

“En el gabinete del coronavirus, nos dijeron que para que un bloqueo sea efectivo, se necesitan de tres a cuatro semanas y no dos”, dijo Elkin. “Necesitamos decir esto honestamente al público”.

Mientras tanto, el ministro de Vivienda y Construcción y ex ministro de salud, Ya’acov Litzman (Judaísmo Unido de la Torá) anunció más temprano en el día que renunciaría a la coalición, y escribió en su carta de renuncia que creía que el primer ministro Benjamín Netanyahu tenía la intención desde el principio de tener un cierre total durante las fiestas por falta de aprecio por la observancia religiosa en comparación con otros temas que no se ven perjudicados en la lucha contra el coronavirus.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni