-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

“Brasil está inmerso en un desastre sanitario”

Brasil es el segundo país del mundo con mayor cantidad de contagios por coronavirus. Desde que inició la pandemia se registraron más de dos millones de infectados, de los cuales casi 80 mil han fallecido. Guido Nejamkis, es corresponsal en aquel país y analizó en diálogo con Radio Jai, cómo sigue la situación.

“El país está inmerso en un desastre sanitario. Por ser un país  de grandes dimensiones continentales,  hay realidades diferentes. Lo que está ocurriendo es que hace dos meses Brasil tiene un promedio de mil muertos diarios”, dijo Nejamkis y agregó que “el Presidente tiene un problema, ya que la gente no le cree”.

“En algunas regiones hay una curva en descenso del número de muertos, más que nada en la región norte. El principal lugar es Manaos donde en marzo y abril hubo un colapso de sus hospitales y los servicios funerarios. En el noreste también se ve un descenso, otra región muy afectada. En cambio, en el centro este, donde está Brasilia la capital federal del país, y en la región fronteriza con Argentina, se ve un aumento en el número de fallecidos”.

“La región sudeste, que fue el epicentro de la epidemia en Brasil, todavía tienen altos niveles de contagios que se van amesetando, pero lo positivo es que hay una caída en el número de fallecidos”, aseguró.

“Los gobernadores de Brasil han enfrentado esta catástrofe solos, ya que desde el gobierno federal hubo un discurso de desorganización de las cuarentenas y el distanciamiento social, porque el Presidente no creía en eso. Se habla de ‘inmunización del rebaño’ por incompetencia. Hay un presidente que lo único que hace es predicar sobre las supuestas bondades de la cloroquina, que no han sido comprobadas para atender al COVID19. Está dando un pésimo ejemplo a la población”.

Además, el corresponsal desde Brasil afirmó que “hay un choque de información entre el errado presidente y los gobernadores que dicen que hay que aislarse y usar barbijo. Todo esto confundió a los ciudadanos, muchos de ellos sin capacidades de discernir o sin responsabilidad ciudadana, se ve mucha gente sin barbijo”.

“Hay quienes acusan a Bolsonaro de negacionista y quienes fueron más allá. Bolsonaro niega que el virus sea letal y todo lo que la ciencia dice sobre esto. El Presidente echó al médico que venía conduciendo el tema del COVID de manera muy eficiente y tenía la confianza de la población. En Brasil se desmadró la situación por el terraplanismo de Bolsonaro y porque quiso imponerle al resto del gobierno su visión primitiva sobre este tema. Entonces echó al ministro Mandetta. Este ministro dijo que el Ministerio de Salud estaba bajo ocupación militar, y que estaban cumpliendo una misión casi genocida manchando la historia del Ejército de Brasil, y esto lo dijo el exministro de salud de Bolsonaro, no un periodista o alguien de izquierda”.

“Por otro lado, un juez del Supremo Tribunal Federal dijo, objetando la presencia de los militares, que el ejército se está asociando a un genocidio. Esto causó mucho escándalo. Hay una gran preocupación en las fuerzas armadas de Brasil de que todo esto llegue al Tribunal Penal Internacional. La política del gobierno de bolsonaro ha gastado menos del 30% de los recursos presupuestarios del Ministerio de Salud destinados a la pandemia, es decir, gente que está ahí para gastar el dinero y enfrentar la pandemia, no lo gasta porque no sabe qué está haciendo en un catástrofe como esta”.

“Bolsonaro defendió la presencia de los militares en el Ministerio de Salud, y dijo que estaba haciendo las cosas muy bien. También hay reportes que indican que en general cumplió republicanamente con los secretarios de salud de los diferentes Estados resolviendo todo lo que ellos les fueron pidiendo, pero todo llegó tarde, no hay campañas de salud del gobierno federal llamando a la gente a cumplir el distanciamiento social o usar barbijos”.

“Lentamente las ciudades están volviendo a su forma de vida normal, por lo menos reabriendo algunas actividades”.

“El uso de la palabra ‘negacionismo’ o genocidio es un tema que seguirá siendo tratado, porque hubo una decisión deliberada de no recomendar lo que la ciencia recomendaba: el distanciamiento, el aislamiento, el uso de barbijo, campañas de lavado de manos, el uso del alcohol en gel. También es verdad que Brasil tiene aproximadamente un 22% de la población muy pobre, en muchas ciudades hay problemas de vivienda estructurales y el acceso al alcohol en gel puede ser un lujo. Y ahí tiene que estar el Estado con políticas públicas eficientes para entregar ayuda, para mucha gente es muy dificil quedarse en sus casas”, finalizó.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni