Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Los sucios autobuses de Israel se han convertido en un foco de infección

Los autobuses públicos extremadamente sucios de Israel se han convertido en una fuente importante de infección por coronavirus –admitido por el propio Ministerio de Salud–, pero las compañías de transporte público continúan descuidando el problema mientras los ministerios se pasan la responsabilidad.

Según el Ministerio de Salud, en las últimas dos semanas ha habido 1.032 incidentes de exposición a portadores de coronavirus confirmados en el transporte público.

El grupo Movimiento por la Libertad de Información solicitó al Ministerio de Transporte que responda a la acusación de que no han aplicado las órdenes de salud pública a los operadores de autobuses. Sin embargo, el ministerio dijo que la responsabilidad de hacer cumplir las regulaciones recae en el Ministerio de Salud.

El Ministerio de Salud, mientras tanto, señaló que la responsabilidad recae exclusivamente en el Ministerio de Transporte.

El último incidente ocurrió en Tel Aviv el lunes, en un autobús de la línea 18 operado por Dan Public Transportation. Ese mismo día se informaron exposiciones a portadores de virus confirmados en la línea 7, en Bnei Brak; las líneas 3, 26 y 10 en Tel Aviv y la línea 13 en Hadera.

El primer ministro Benjamin Netanyahu anunció al comienzo del brote de coronavirus en marzo que todos los vehículos de transporte público deben desinfectarse regularmente, y el Ministerio de Transporte emitió una serie de pautas para los operadores de transporte público poco después.

Las pautas incluían desinfectar las superficies, manijas, botones e interruptores después de cada viaje en autobús. Hasta ahora, estas órdenes que potencialmente pueden salvar vidas no se han cumplido, y los operadores de autobuses admiten que no tienen los recursos para desinfectar los autobuses después de cada viaje.

Al mismo tiempo, algunos conductores de autobuses afirman que los autobuses a veces pueden viajar durante varios días sin desinfección.

“Recientemente hubo un caso de un conductor que se contagió coronavirus y le dijeron que se fuera a su casa, y otro conductor lo reemplazó en el mismo autobús”, informó Baruch Kovlin, conductor de autobús que trabajaba para Dan. “No hay desinfección ni higiene, y ahora con las nuevas instrucciones que permiten hasta 32 personas en el autobús, todos los asientos estarán ocupados, no habrá forma de mantener la distancia entre ellos”.

Según Kovlin, la compañía Dan solía limpiar cada autobús durante el almuerzo del conductor, pero por el momento, “debido a consideraciones económicas, casi todos los limpiadores fueron retirados de las terminales de autobuses. El nivel de limpieza, tanto de los autobuses como de los terminales, es pobre”.

Por otra parte, el profesor Ronit Calderón-Margalit, del Departamento de Salud Pública de la Universidad Hebrea, sostuvo que el problema principal es la falta de limpieza básica. “No estoy seguro de que desinfectar sea lo más importante que hacer. En los países del este de Asia, eso es lo que hacen, pero no estoy convencido de su efectividad. Sin embargo, los lugares, que la gente suele tocar, definitivamente deberían limpiarse”.

La abogada Ya’ara Winkler-Shalit, del Movimiento por la Libertad de Información, dijo que le sorprende el traslado de responsabilidad entre el Ministerio de Transporte y el de Salud.

“Aunque creemos que el Ministerio de Transporte es la autoridad relevante para recopilar y publicar estos datos, también hemos realizado una consulta al Ministerio de Salud y esperamos su respuesta, esperando que al menos una de las autoridades haya monitoreado y recopilado los datos relevantes sobre el asunto “.

Con información de Ynet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni