-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

¿Si no es ahora cuándo?

En el juego de ajedrez de la geopolítica internacional nunca fue un mejor momento para que Israel anexe parte de los territorios conquistados en la guerra de los 6 días de 1967, hace más de 40 años.

Comencemos por decir que, en la mayoría de las guerras y conflictos de la humanidad, hay ganadores y perdedores.

Habitualmente, luego de una contienda bélica clásica se expanden y modifican las fronteras.

Sostener el status de territorios en disputa y bajo administración militar por 4 décadas, es una extrañeza que sólo ha sido aplicable al siempre cuestionado Estado Judío.

Lo que se cuestiona luego de 72 años de independencia, no es esa porción tan pequeña de tierra, sino la legitimidad misma de la existencia de un Estado Judío en su tierra ancestral. Que Israel haya logrado sobrevivir a los constantes ataques de sus guerreros enemigos y transformarse en una nación poderosa, es un milagro que va en contra de la historia y los designios de las naciones, donde nuestro pueblo fue perseguido, humillado y asesinado.

El proceso de auto emancipación y soberanía judía que logró concretar el sueño milenario de retorno a su propia tierra en el concierto de los movimientos nacionales que crearon decenas de países en las primeras décadas del siglo 20, tiene la oportunidad de seguir avanzando en su soberanía, más allá del deseo y o voluntad de países a los que nunca le importó la dignidad y bienestar del pueblo de Israel.

La luz verde para avanzar en una normalización otorgada por la principal potencia del mundo, los intereses comunes con Rusia, China y parte de los países musulmanes, sumados a la fortaleza y atractivo de Israel para todos los actores internacionales son un momento inédito e inmejorable.

El mundo se encuentra ocupado en la pandemia y sus consecuencias globales y particulares. El mentado tema Palestino, inventado luego de la guerra del 67 como una forma alternativa de combate, se haya debilitado por su propia falta de liderazgo, su guerra intestina y su incapacidad o falta de voluntad para concretar un Estado propio.

Tal vez es el momento en que Israel deba definitivamente velar por sus intereses, incorporar definitivamente a su territorio las ciudades propias construidas en Judea y Samaria y establecer sus fronteras definitivas, lo que significará, entre otras cosas, la creación de facto de un estado palestino vecino que deberá hacerse responsable por sus actos, desarrollo y destino.

Los antisemitas / antisionistas de derecha e izquierda siempre encontrarán motivos para expresar y vociferar su oposición a cualquier cambio y solución que defina el Estado Judío, excepto una que signifique su desaparición. No debería ser esta una cuestión que detenga resolver un tema necesario.

Si algo debemos aprender de la historia es que nadie solucionará tus problemas y que debes hacerte cargo de las decisiones. ¿Si no es ahora cuando?

Miguel Steuermann
Director General

5 Comments

  • Dardo Esterovich
    Dardo Esterovich

    La anexión es absolutamente ilegal. La incorporación de territorios por medio de las guerra de rapiña es parte del pasado de la humanidad. La actual legalidad internacional no lo admite. Tampoco son territorios en disputa. La resolución del Consejo de seguridad 2334 del 23 de diciembre de 2016 califica a Israel de “poder ocupante” por lo que son territorios OCUPADOS, todos los asentamientos ilegales igual que la anexión de Jerusalén Este. Toda la argumentación posterior de la nota, QUE SE ESTRUCTURA SOBRE UNA AFIRMACIÓN FALSA que ignora la ley internacional, no pueden servir de justificación para la anexión. Deberían mejorar la calidad de periodismo que practican, aunque sea como preservación inteligente de supervivencia de la confianza del lector en el medio, que después de todo es el mayor capital con que cuenta.

    Responder
    • msteuermann
      msteuermann

      Estimado Sr. Esterovich, le puedo traer cientos de casos donde la ley internacional ha sido violada (puede preguntarle a rusos y ucranianos, chinos, indios, etc). Lo determinado por el Consejo de seguridad de la ONU indefectiblemente será contrario a los intereses de Israel. No hay res. alguna que no sea contraria a Israel. La ONU hace mucho ha dejado de ser una organización que sirva para algo excepto para blanquear a las peores dictaduras.

      Responder
      • Dardo Esterovich
        Dardo Esterovich

        Estimado Sr. Steuermann
        Estaba seguro que me iba a traer esos ejemplos. Esos países que lo hicieron, aunque las circunstancias sean distintas, también violaron la ley internacional y si no fuera por el poder de veto que tienen algunos de ellos habrían sido condenados por la ONU. Pero su razonamiento nos lleva al absurdo que como otro transgredió la ley yo también puedo hacerlo.¿Se imagina lo que sería el mundo si eso fuera el patrón generalizado de la conducta de los países? Además los 700.000 judíos que viven en Cisjordania y Jerusalén Este fueron “importados” después de la ocupación. Ni eso ni algunas tumbas de patriarcas que hay en los territorios ocupados justifican la anexión. ¿recuerda cuál fue el argumento de la Alemania nazi para reclamar los sudetes a la
        antigua Checoesloviaquia?

        Responder
  • roberto
    roberto

    Micky como tanto personaje q nunca estuvo en esa zona, no tiene idea de lo q habla sentado en su computadora, habla de anexar, como el no estuvo en el ejercito en esos lugares, habla. anexar millones de arabes, y hacer de policia en esos lugares para toda la vida. Aprovechando la pandemia dice, como aprovechemos q estan distraidos…si hubieras caminado por ahi alguna vez en tu vida te darias cuenta q no es nuestro, ni aunque lo hayamos conquistado, ni aunque haya una tumba historica. Son los tiempos que nos tocan post Rabin y hasya hoy, lideres sin imaginacion ni horizonte. anexemos y listo. Y antes q me digan nada, estuve ahi meses, vestido de verde

    Responder
    • msteuermann
      msteuermann

      Querido Roberto, comienzo por contarte que viví un mes y medio en Kiriat Arba y caminaba a Maarat hamajpelá por el medio de Hebrón. También he vivido en Maalé Adumim, Beitar Ilit, Gush Etzión y otros, con lo cual conozco algo.De paso también he caminado mucho por Jerusalem oriental. Si lees lo que he escrito no he planteado anexar toda Judea y Samaria, sino algunos lugares como Maale Adumim, Ariel y otros que hoy son ciudades que no desaparecerán.
      Rabín ni Peres a quién conocí personalmente no eran ningunos ingenuos que pensaran que por arte de magia se resolverían los conflictos.

      Responder
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni