Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

¿Si no es ahora cuándo?

En el juego de ajedrez de la geopolítica internacional nunca fue un mejor momento para que Israel anexe parte de los territorios conquistados en la guerra de los 6 días de 1967, hace más de 40 años.

Comencemos por decir que, en la mayoría de las guerras y conflictos de la humanidad, hay ganadores y perdedores.

Habitualmente, luego de una contienda bélica clásica se expanden y modifican las fronteras.

Sostener el status de territorios en disputa y bajo administración militar por 4 décadas, es una extrañeza que sólo ha sido aplicable al siempre cuestionado Estado Judío.

Lo que se cuestiona luego de 72 años de independencia, no es esa porción tan pequeña de tierra, sino la legitimidad misma de la existencia de un Estado Judío en su tierra ancestral. Que Israel haya logrado sobrevivir a los constantes ataques de sus guerreros enemigos y transformarse en una nación poderosa, es un milagro que va en contra de la historia y los designios de las naciones, donde nuestro pueblo fue perseguido, humillado y asesinado.

El proceso de auto emancipación y soberanía judía que logró concretar el sueño milenario de retorno a su propia tierra en el concierto de los movimientos nacionales que crearon decenas de países en las primeras décadas del siglo 20, tiene la oportunidad de seguir avanzando en su soberanía, más allá del deseo y o voluntad de países a los que nunca le importó la dignidad y bienestar del pueblo de Israel.

La luz verde para avanzar en una normalización otorgada por la principal potencia del mundo, los intereses comunes con Rusia, China y parte de los países musulmanes, sumados a la fortaleza y atractivo de Israel para todos los actores internacionales son un momento inédito e inmejorable.

El mundo se encuentra ocupado en la pandemia y sus consecuencias globales y particulares. El mentado tema Palestino, inventado luego de la guerra del 67 como una forma alternativa de combate, se haya debilitado por su propia falta de liderazgo, su guerra intestina y su incapacidad o falta de voluntad para concretar un Estado propio.

Tal vez es el momento en que Israel deba definitivamente velar por sus intereses, incorporar definitivamente a su territorio las ciudades propias construidas en Judea y Samaria y establecer sus fronteras definitivas, lo que significará, entre otras cosas, la creación de facto de un estado palestino vecino que deberá hacerse responsable por sus actos, desarrollo y destino.

Los antisemitas / antisionistas de derecha e izquierda siempre encontrarán motivos para expresar y vociferar su oposición a cualquier cambio y solución que defina el Estado Judío, excepto una que signifique su desaparición. No debería ser esta una cuestión que detenga resolver un tema necesario.

Si algo debemos aprender de la historia es que nadie solucionará tus problemas y que debes hacerte cargo de las decisiones. ¿Si no es ahora cuando?

Miguel Steuermann
Director General

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN