-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

Prueba de resonancia magnética para encefalopatía en jugadores de fútbol

Primera prueba de resonancia magnética que detecta encefalopatía traumática crónica en jugadores de fútbol desarrollada en Israel.

Actualmente, la encefalopatía traumática crónica (CTE), una enfermedad neurodegenerativa causada por lesiones repetidas en la cabeza.

A menudo afecta a los atletas, y solo puede diagnosticarse mediante análisis de tejido cerebral post-mortem.

Sin embargo, en un nuevo estudio publicado en Brain Journal of Neurology, los investigadores de la Universidad Ben-Gurion del Negev (BGU) presentan una nueva metodología de prueba.

Utilizando técnicas de imágenes cerebrales y métodos analíticos, pueden determinar si los jugadores tienen CTE. Para esto midien la fuga de la barrera hematoencefálica.

La barrera hematoencefálica (BBB) es una interfaz entre la sangre y el entorno cerebral que impide la transferencia de moléculas no deseadas u organismos infecciosos de la sangre al cerebro.

La evidencia muestra que romper la integridad de esta barrera causa muchas enfermedades cerebrales y neurodegeneración.

“Dado que también se encuentra un BBB con fugas en el CTE y causa disfunción y degeneración cerebral, ahora parece que esta prueba podría proporcionar la primera (y hasta ahora la única) evidencia de lesión cerebral en los jugadores que estudiamos en el equipo de fútbol de Israel”.

Esto es lo que nos cuenta el profesor Alon Friedman, MD, neurocirujano e investigador de BGU y la Universidad Dalhousie en Canadá.

“Es importante destacar que creemos que las personas con fugas persistentes que abarcan meses o años tienen más probabilidades de desarrollar CTE.

Muchos jugadores parecen reparar su BBB rápidamente, y si no sufren TBI repetidas (lesiones cerebrales traumáticas) o no son sensibles a la lesión cerebral, no es probable que desarrollen CTE.”

La población del estudio incluyó a 42 israelíes que juegan fútbol americano aficionado en la Liga Israelí (IFL). Junto a ellos un grupo de control compuesto por 27 atletas que practican un deporte sin contacto y 26 no atletas.

También se realizaron exploraciones de resonancia magnética en 51 pacientes con tumores cerebrales malignos, accidente cerebrovascular isquémico o lesión cerebral traumática (LCT).

La herramienta de evaluación de conmoción cerebral de la NFL se utilizó para documentar el historial de lesiones anteriores en la cabeza. Esto incluye conmociones cerebrales, evaluación de síntomas y las pruebas de evaluación estandarizada de conmoción cerebral (SAC).

Los investigadores desarrollaron un protocolo de resonancia magnética mejorada con contraste dinámico (DCE-MRI) y métodos analíticos para investigar la patología vascular y el trastorno de la barrera hematoencefálica (BBBD) asociado con TBI leve repetido en jugadores de fútbol americano.

Por primera vez, utilizando imágenes del cerebro humano, distinguieron entre fugas rápidas y lentas a través del BBB patológico. Mostraron que la patología vascular postraumática específica localizada puede persistir durante meses en un subconjunto de jugadores.

“Generamos mapas que visualizan el valor de permeabilidad para cada sección 3D (vóxel).Nuestros mapas de permeabilidad revelaron un aumento en el transporte lento de sangre al cerebro en un subconjunto de jugadores de fútbol americano aficionados, pero no en el grupo de control”, amplió.

El aumento de la permeabilidad fue específico de la región (sustancia blanca, pedúnculos del mesencéfalo, núcleo rojo, corteza temporal) y se correlacionó con alteraciones en los tractos de materia blanca.
Es importante destacar que el aumento de la permeabilidad persistió durante meses, como se observa en los jugadores que fueron escaneados tanto en y fuera de temporada.

“No menos importante es la observación de que pocos jugadores que no se quejaron de síntomas graves también mostraron un BBB con fugas.

Esto sugiere que la DCE-MRI debe usarse junto con cuestionarios de síntomas antes de que se apruebe el regreso al juego”.

Los jugadores de fútbol mostraron tres veces más probabilidades de un BBB con fugas que los controles. Se detectó BBBD en un subgrupo (27.4%) de jugadores.

Esta diferencia individual puede explicar los déficits cognitivos y neuropsiquiátricos generalizados observados en los atletas, lo que puede reflejar diferencias en las redes cerebrales afectadas.

Por otra parte, el profesor Friedman resaltó: “Nuestros hallazgos muestran que la DCE-MRI puede usarse para diagnosticar patología vascular específica después de una lesión cerebral traumática y otras patologías cerebrales”.

Los investigadores señalan que si bien el presente estudio se realizó en jugadores aficionados que de otra manera serían saludables, se recomiendan estudios futuros para determinar la prevalencia y las características espacio-temporales de BBBD en jugadores profesionales y / o jugadores retirados con y sin signos y síntomas clínicos de CTE.

Si se encuentra una diferencia, puede mejorar la comprensión de los efectos de la fuerza y ​​la frecuencia del impacto, la edad de inicio y el grado de lesión vascular.

Imágenes típicas del cerebro de un jugador de fútbol americano (a la derecha) y un no jugador. Las regiones coloreadas muestran áreas del cerebro con un BBB permeable. Tenga en cuenta que el cerebro del jugador muestra más regiones cerebrales con fugas en comparación con el control saludable del no jugador.

Con información de LatamIsrael.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni