-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

Un ejemplo de ciudadanía y patriotismo

Los beduinos son un 3.5% de la población del país, y de ellos, el 20% de los hombres voluntariamente van al ejército (los musulmanes por ley están eximidos de alistarse). El FDI hace uso de la mejor cualidad de esta minoría: rastrear huellas. La vida de los beduinos en el desierto les llevó a desarrollar de una manera única el sentido del olfato y el reconocimiento de huellas, especialmente en la oscuridad. Ellos además son expertos en el sentido de orientación, trabajo bajo toda condición climática, silenciosos al moverse como los mejores animales desérticos y por lo general son muy fieles a la patria. Cuando ellos defienden las fronteras del país, defienden también sus asentamientos y familias.
El batallón al que ellos pertenecen es de las unidades de tierra, que junto a soldados musulmanes y cristianos conforman un grupo único y especial en las fronteras de todo el país. Se llaman “patrulla beduina” y se fundó en los años ’80 para proteger la frontera del sur con Egipto, que estaba siendo invadida por terroristas que llegaban a pie, atacaban y volvían caminando sin ser descubiertos. Hoy por hoy, están dispersos por todo el país y en el video vemos los que trabajan en las fronteras norte.

Ellos son quienes están en primera línea durante días rutinarios, expuestos a fuego o bombas que ponen en la frontera para hacerlas explotar cuando pasa una patrulla a pie o en Jeep.
Muchos de los soldados voluntarios deciden después de los tres años de servicio quedarse en el ejército ya que este les brinda sueldos muy atractivos y se llenan de prestigio ante sus clanes al recibir estudios universitarios, un nivel de vida moderno y apoyo por parte del gobierno para el bienestar social de sus familiares. El Estado, contribuye además con los soldados que deciden dejar el servicio a los tres años, ayuda económica en los últimos 6 meses para que estos puedan mejorar los logros de los estudios secundarios que les facilitaría estudiar en la universidad, les regala plata (1000 dólares) para sacar registro de conducir y para prepararse al examen psicométrico (otros 1000 dólares).
Dentro de la sociedad beduina, no hay todavía una ideología clara con respecto al tema y muchos clanes aún están en desacuerdo, lo que trae problemas a los voluntarios que muchas veces son echados de las casas; otros hacen el servicio en silencio (cada vez que vuelven a sus casas no visten la ropa militar) y en el peor de los casos son considerados “traidores”. Es que su principal lucha es contra árabes beduinos del otro lado de la frontera.

Para la mayoría de la gente, quienes conocemos su contribución a la sociedad, verlos los viernes volviendo a sus casas (o carpas) con las boinas violetas y las botas rojas es sonreírles, decirles gracias y bendecirlos por todo lo que nos brindan. En Israel cualquier soldado o soldada son “patrimonio” sagrado; imagínense cómo tratamos a aquellos que como los ortodoxos lo hacen a pesar de sus dilemas o conflictos internos; los cristianos, druzos o musulmanes que lo hacen voluntariamente, los lisiados, deficientes mentales o aquellos que recibieron eximición por bajo coeficiente pero que, de todas formas decidieron alistarse.

Aclaración: para los que se quejan que los subtítulos pasan rápido, hay una manera que permite leerlos bien y es bajando la velocidad del video.
En la ruedita de configuración que dice en rojo HD (debajo del video, al lado del volumen) hay una lengua para bajar o subir la velocidad del video sin que le baje la calidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni