-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

Hadassa Ben-Itto: La jueza que desmontó la falacia de “Los protocolos de los sabios del Sión”

Hadassa Ben-Itto era juez de carrera y formó parte de la delegación israelí en asambleas de la ONU entre muchos otros importantes cargos. Dejó su brillante carrera judicial con la intención de desmontar el mito de «El Protocolo de los Sabios de Sión», seguramente el embuste antisemita más extendido de la historia. Este libro fue publicado en ruso a finales del verano de 1903, y cuenta la falsa historia de un sanedrín judío que habría diseñado un plan oculto para dominar el mundo, también conocido como «conspiración judeo-masónica». Los argumentos eran totalmente falaces pero depararon consecuencias dramáticas: el contenido de «El Protocolo de los Sabios de Sión» sirvió de referencia a las persecuciones antisemitas del siglo XX, empezando por la llevada a cabo en Alemania por Adolf Hitler y sus secuaces.

Lo que preocupaba a Ben-Itto era que el horror generado por el holocausto de seis millones de judíos durante la Segunda Guerra Mundial no fue suficiente para anular la influencia que siguió teniendo este libro anónimo, como lo vemos en la dialéctica aún utilizada, hasta el día de hoy, por grupos de extrema derecha.

Hadassa Ben-Itto dedicó siete años de su vida a desmontar definitivamente esta mentira. Investigó en distintos archivos del planeta, analizó la bibliografía existente y entrevistó a expertos. El resultado de su labor fue la publicación, en 1998, de «La mentira que no ha querido morir», traducido a varios idiomas, el castellano entre ellos. Ben-Hitto desentraña la trama hasta el final, demostrando de forma inapelable que su urdidor fue Piotr Rachkovsky, un espía de la Rusia zarista. Asimismo prueba, sin lugar a dudas, cómo el Rachkovsky no hizo sino adaptar a su conveniencia un panfleto del autor satírico Maurice Joly contra Napoleón III. El rigor de su investigación le hizo merecedora de un reconocimiento a nivel mundial.

La jueza Hadassa Ben-Itto fue vicepresidenta de la Corte del Distrito de Tel Aviv. Sufrió un atentado en su casa mientras investigaba a una red de delincuentes. Ben-Itto combinaba el tratamiento de delitos comunes con tareas de más envergadura como el haber formado parte de la delegación israelí en varias asambleas generales de la ONU o en su calidad de miembro –y única mujer– del tribunal arbitral que dirimió el caso del dinero de las víctimas del Holocausto que habían depositado su patrimonio en bancos suizos.

Sin embargo, su mayor orgullo fue haberse alistado, siendo adolescente, como soldado raso en la «Hagana» para luchar –recordaba incluso haber ocultado granadas en su ropa interior– por la creación de un Estado judío desde una perspectiva sionista laica, pues se consideraba agnóstica y de izquierdas.

Biografía:
Ben-Itto nació el 16 de mayo de 1926 en Brzeziny , Polonia. La familia emigró al Mandato Palestina en 1935. Ben-Itto obtuvo su título de abogado en la Universidad de Tel Aviv en 1954 y tomó cursos de posgrado en derecho y criminología en la Universidad Northwestern de Chicago y la Universidad de Denver . Fue admitida en el Colegio de Abogados de Israel en 1955. Durante los siguientes cinco años, trabajó como abogada en la práctica privada, especializándose en derecho penal

Ben-Itto fue nombrada jueza en el Tribunal de Magistrados de Tel Aviv en 1960. En 1970 se mudó al Tribunal de Distrito de Tel Aviv. Entre 1971 y 1974 también enseñó derecho penal en la facultad de derecho de la Universidad Bar-Ilan . Mientras realizaba un juicio por robo a un banco en julio de 1980, sobrevivió a un ataque con bomba en su casa, que pudo haber estado relacionado con el juicio. En 1980 fue nombrada jueza interina en la Corte Suprema de Israel , y en 1988 se convirtió en vicepresidenta de la Corte de Distrito de Tel Aviv. Se retiró anticipadamente de la corte en 1991 para escribir su libro, La mentira que no moriría: los protocolos de los ancianos de Sión .

Durante su mandato como juez, Ben-Itto fue nombrada para encabezar varios comités gubernamentales, incluido un comité de prostitución en Israel convocado por el Ministerio de Justicia y un comité de derechos de los pacientes convocado por el Ministerio de Salud . Fue miembro de comités que se ocupan de la reforma de la prisión, la libertad condicional y los derechos del paciente.

En 1965 y 1975 fue miembro de la delegación de Israel en la Asamblea General de las Naciones Unidas , ocupando el rango temporal de embajadora. También representó a Israel en eventos internacionales, incluida la Conferencia de la UNESCO sobre Derechos Humanos de 1982 en París.

De 1988 a 2004, se desempeñó como presidenta de la Asociación Internacional de Abogados y Juristas Judíos. En 2004 fue elegida presidente honorario, así como jefe de un comité para combatir el antisemitismo.

De 1998 a 2002, Ben-Itto fue uno de los 17 árbitros internacionales (y única mujer) en el Tribunal de Resolución de Reclamaciones en Zurich , que adjudicó reclamaciones contra bancos suizos en nombre de depositantes judíos asesinados en el Holocausto.

Fue la ganadora del Premio Zeltner de 1999 por destacados juristas israelíes, y una citación al mérito de 2003 por parte del Colegio de Abogados de Israel.

Ben-Itto comenzó a investigar Los Protocolos de los Ancianos de Sión durante sus años en el banco, utilizando su tiempo libre y sus vacaciones en la corte para examinar el tema en estudios académicos con notas al pie de página. Ella descubrió que no solo el tema era poco conocido por los judíos en general, sino que el antisemitismo histórico y moderno se basa en los Protocolos. Deseando escribir un libro para el público en general, se jubiló anticipadamente en 1991 y pasó siete años escribiendo La mentira que no moriría: Los protocolos de los ancianos de Sión.

El libro fue publicado en hebreo en 1998 y desde entonces ha sido traducido a diez idiomas, incluidos alemán, ruso,holandés, húngaro, rumano, búlgaro, español, inglés, árabe y persa.

Ben-Itto centra el libro en el juicio de 1934 en Berna , Suiza , donde la comunidad judía local llevó al partido nazi local a los tribunales por publicar los Protocolos. Mientras que el juez de la corte inferior dictaminó que los Protocolos eran una obra de plagio y constituían literatura indecente, una corte de apelaciones rechazó el reclamo de obscenidad al acordar con la corte inferior que los Protocolos eran “insultos y difamaciones absolutamente injustificados e indignantes”.

Después de la publicación de su libro, Ben-Itto frecuentemente hablaba y escribía sobre la relación entre el antisemitismo y los eventos actuales, como la Guerra del Líbano de 2006 y las protestas del mundo árabe de 2010-2011.

Ben-Itto murió el 15 de abril de 2018 en Jerusalén a la edad de 91 años.

Artículo cedido a Radio Jai por el grupo de Facebook “PERSONALIDADES JUDÍAS DE TODOS LOS TIEMPOS”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni