-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

Judíos ortodoxos de NY representan la mitad de los donantes voluntarios de plasma en EE.UU.

Los judíos ortodoxos de Nueva York representan la mitad de todos los donantes voluntarios de plasma de EE.UU.  para ayudar a tratar a los pacientes con COVID-19 mientras la comunidad convierte la “tragedia en una superpotencia”

  • Más de 12.000 donantes se han inscripto en varios programas comunitarios que donan plasma sanguíneo desde el 4 de abril, dijeron organizadores de donantes al New York Times.
  • Miles de estadounidenses que se han recuperado del coronavirus están donando su sangre a clínicas de plasma para que pueda usarse para tratar a otros.
  • Los judíos ortodoxos de Nueva York están ‘haciendo lo máximo posible’ cuando se trata de donar, dijo un médico
  • Han surgido varias iniciativas de base en las comunidades locales de Nueva York, y se ha corrido la voz a través de sinagogas y boletines comunitarios.
  • Expertos y líderes dicen que el impulso proviene del enfoque tradicional de la comunidad y la importancia que la religión le da a la vida humana.
  • Borough Park, Williamsburg y Crown Heights en Brooklyn son el hogar de grandes comunidades jasídicas y todos han registrado altas tasas de infección por virus

Los judíos ortodoxos de Nueva York representan la mitad de todos los donantes voluntarios de plasma de EE.UU. que ofrecen sangre para ayudar a tratar a los pacientes con COVID-19, según un experto médico.

El Dr. Michael Joyner, de la Clínica Mayo, que está realizando un estudio sobre los efectos del plasma para tratar el virus, dijo que hasta el momento a más de 5.000 pacientes en los EE. UU. se les ha administrado tratamiento con plasma y, cuando se trata de donantes, “por lejos el grupo más grande son nuestros amigos ortodoxos en la ciudad de Nueva York ‘.

“Me sorprendería que fueran menos de la mitad del total”, dijo Joyner al  New York Times.

Miles de estadounidenses que se han recuperado del coronavirus están donando su sangre a clínicas de plasma con la esperanza de que pueda usarse para tratar a otras personas afectadas por el virus.

Y los judíos ortodoxos constituyen una proporción significativa de los voluntarios a medida que la famosa comunidad unida se adhiere en medio de la crisis de salud y muchos ven su salud recién recuperada como una ‘bendición’, según médicos y miembros de la comunidad.

Esto se produce cuando la comunidad judía ha sido especialmente devastada por la pandemia en el epicentro del virus de Nueva York, hogar de la comunidad judía más grande fuera de Israel.

Más de 12.000 judíos ortodoxos de Nueva York se han registrado en varios programas comunitarios que donan plasma sanguíneo desde el 4 de abril y los organizadores esperan que esto llegue a 30.000 pronto, informó el Times.

Los judíos ortodoxos de Nueva York están “haciendo lo máximo posible” cuando se trata de donar, dijo al Times el Dr. Shmuel Shoham, quien dirige un estudio en la Universidad Johns Hopkins sobre el uso de plasma para tratar a las personas expuestas al virus.

“La comunidad ha tomado una tragedia y la ha convertido en una superpotencia”.

Han surgido varias iniciativas de base en la comunidad local, y se ha corrido la voz a través de sinagogas y boletines comunitarios.

“Lo que me sorprendió inicialmente fue que todos teníamos la misma idea”, dijo Avrohom Weinstock al Times, quien organizó un plan a través de su compañía Agudath Israel.

“Resonó entre todos en la comunidad y es por eso que realmente lo impulsaron y donaron”.

Weinstock dijo que los rabinos han dado permiso a los seguidores para conducir a los bancos de sangre en sábado para donar si este es el único horario de turnos disponible, para que se puedan salvar tantas vidas como sea posible.

“Desde una perspectiva moral y religiosa, tenemos toda la obligación de hacer lo que podamos”, dijo Weinstock.

“Si luego descubrimos que salvó 50 vidas o 100 o 20 vidas, cualquiera que sea el caso. Si son 20 vidas, vale la pena cada esfuerzo, cada minuto”.

Muchos miembros de la comunidad se han ofrecido como voluntarios, y los bancos de sangre de Nueva York ya no pueden satisfacer la demanda, informó el Times, lo que lleva a muchos a viajar hasta Pensilvania y Delaware para donar.

“Probablemente nunca hubo tantos jasidim en Belén, Pensilvania, en la historia del mundo, y aquí van literalmente a salvar vidas”, dijo Mordy Serle, una abogada judía ortodoxa que el mes pasado viajó desde Brooklyn a un banco en Pensilvania para donar sangre y quién ha ayudado a organizar donaciones.

El impulso para donar se debe en gran parte a la comunidad tradicionalmente unida y la importancia que la religión le da a la vida humana, según los expertos en salud pública y los líderes de la comunidad.

‘Lo vemos como un regalo que nos hayamos recuperado, porque muchas personas en nuestra comunidad no se recuperaron. Y para nosotros un regalo no es algo para sentarse y disfrutar y solo hablar, es un regalo que tenemos que usar ‘, dijo Serle.

“Creo que proviene de nuestra educación y de la forma en que nos criamos, la idea de la amabilidad, o el jesed, como uno de los fundamentos sobre el cual el mundo está construido y cómo se sustenta”, dijo Weinstock.

Sin una cura conocida para el coronavirus o una vacuna lista, los médicos de los EE. UU. están probando el uso de anticuerpos de virus que contienen plasma sanguíneo de pacientes recuperados.

Es un tratamiento que aún se encuentra en la etapa experimental, con varios ensayos clínicos en curso para determinar su efectividad.

Joyner dijo que es “cautelosamente optimista” de que tal tratamiento funciona porque es un método que se ha utilizado durante mucho tiempo para tratar enfermedades infecciosas.

El impulso para encontrar un tratamiento efectivo se produce cuando la comunidad judía ha sido duramente afectada por el brote en Nueva York.

En todo el estado, se han infectado un total de 337.055 personas y 21.835 personas fallecieron por el virus.

Las cifras exactas del número de víctimas en la comunidad judía no están disponibles, pero los datos del Departamento de Salud de la Ciudad de Nueva York muestran una fuerte correlación entre las áreas más afectadas y los vecindarios jasídicos de la ciudad.

Borough Park, Williamsburg y Crown Heights en Brooklyn son el hogar de grandes comunidades jasídicas y todas han registrado altas tasas de infección.

Solo a mediados de abril se registraron más de 700 muertes en la ciudad y las muertes en el hogar en Borough Park y Williamsburg en marzo y principios de abril aumentaron más de 10 veces en comparación con la misma época del año pasado, según el Times of Israel.

Sin embargo, las tensiones han aumentado entre la comunidad y las autoridades de la ciudad, luego de que el alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, fuera acusado de señalar a los judíos ortodoxos por las prácticas de distanciamiento social.

Las fotos mostraban a cientos de miembros de la comunidad judía ortodoxa reunidos en Williamsburg para un funeral en abril, y de Blasio viajó personalmente por la ciudad para disolverlo.

El alcalde criticó en Twitter a los participantes , llamando a sus acciones “absolutamente inaceptables”, pero se enfrentó a una reacción violenta por atacar a la comunidad, mientras que otros también fueron fotografiados burlando la orden del estado de  quedarse en casa.

Traducido por Alicia Weiss.

Fuente: Daily Mail.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni