-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

Como hacer el pan trenzado de Shabat

La Jalá es el pan trenzado (dulce o no) que comemos los judíos por tradición en Shabat y en días festivos (salvo Pesaj). El origen de su nombre no es muy claro aunque el más aceptado es su parecido a la palabra “jal” o dulce.
La palabra Jalá aparece como tal por primera vez en el libro Números 15:20 de la Torá mientras se levantaba un pedazo de ella como ofrenda a D´s en el Gran Templo, acto llamado “Afrashat Jaláh ” (separación de la Jalá) llevado a cabo por los Cohanim (plural de Cohen)
Ese acto se suele hacer hasta hoy en recuerdo al Gran Templo que fue destruido. La mitzvá o precepto de “separar Jalá” tiene un profundo mensaje espiritual. La Jalá es la porción de Divinidad en nuestro pan, en nuestra vida. A través de Jalá demostramos nuestra creencia de que todo nuestro sustento proviene directamente de la mano de D´s. No podemos utilizar la masa a menos que hayamos separado Jalá, de la misma forma que una porción de nuestros ingresos debe ser reservada para caridad. Los judíos menos religiosos pero tradicionalistas, también bendecimos y comemos Jalá los viernes. No hay leyes de acuerdo a cuantas trenzas o la forma que debe tener. Eso sí, debe ser un pan especial, el más lindo y rico de todos los panes.
Durante el Shabat, los judíos debemos comer tres comidas, es considerada comida toda aquella que es acompañada por un trozo de pan y por eso, según nuestra tradición, comemos Jalá por lo menos tres veces durante el Shabat. La bendición se hace con dos Jalot (por eso en el video ella nos enseño a cocinar un par) y recuerda el pan que comimos durante la época del Desierto y los dos panes que preparaban los viernes para que hubiera pan el Sábado (en Shabat no se puede cocinar).
Se acaban de ir todos los invitados de casa y mi cuñado nos envió en el grupo de WhatsApp este video que filmo mientras bendecimos las velas, el vino, el pan de Shabat y a mi hijo y su novia que cumplieron años ayer y hoy. Siempre les cuento que mi casa esta llena de invitados en las cenas de  Shabat, que si bien nuestros invitados favoritos son nuestros propios hijos soldados (lástima pero hoy no estaban todos), pero en la mesa jamás falta el Olé Jadash (Nuevo inmigrante), algún familiar o una excusa para brindar y levantar ña copa con un “Lejaim”.
Como nos lo enseño la tradición judía, antes de reunirnos alrededor de la mesa en mi casa, cantamos canciones de Shabat, luego Nira bendice las dos velas, yo hago el Kidush y algún invitado bendice el pan. Después, a cenar.
Como en Israel no hay sirvientes o gente que te ayuda, todos nos sentamos a comer al mismo tiempo pero nadie se salva a la hora de levantar los platos sucios, traer el próximo plato, servirle al que se sienta lejos o a su propio hijo y así cada uno tiene un rol o busca la manera de ayudar. Nadie se sienta a comer sin levantarse hasta el final de la comida.
Hoy en casa éramos 16 personas (no todos pueden ser filmados) y todos, incluso los invitados ayudaron en todo hasta que se fueron y dejaron la cocina y el salón ordenado.

Bueno, como muchas veces amigos de la página me habían pedido que querían ver como era un Shabat en alguna casa de Israel hoy recibí este material y me atreví a compartirlo. Hay de todo, gente de 80 años nacida en Palestina antes de la creación del Estado, soldados, solteros, invitados, no judíos (israelíes) y algo que nos une cada viernes, nuestra tradición y la comida más rica de la semana.

Mostrar más
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni